X
Ningún partido quedó ni siquiera cerca de la mayoría. El de los hermanos Keiko y Kenji colapsó en sus reyertas. Y el que liderara Alan García quedó afuera por primera vez desde los años 50.
Redacción 27/01/2020 12:55

Los peruanos votaron el domingo un nuevo Congreso que estará mucho más fragmentado que el anterior a su disolución, indican encuestas a boca de urna y datos parciales.

De confirmarse esas proyecciones, el fujimorismo experimentaría un extraordinario retroceso en el legislativo unicameral y perdería la personería política por no haber alcanzado el piso de votos requerido el histórico Partido Aprista.

La agrupación más votada fue Acción Popular (AP), el partido centrista fundado por el expresidente Fernando Belaunde Terry y liderado por su sobrino Víctor García Belaunde, de acuerdo con el sondeo a boca de urna de la firma Ipsos para la televisora América TV, con 24 bancas.

Detrás de AP se ubican la Alianza Para el Progreso (APP, la formación conservadora del exgobernador César Acuña), con 18 escaños, y la izquierdista Unión por el Perú con 17.

La fujimorista Fuerza Popular (FP), partido que en 2016 obtuvo la mayoría absoluta del Congreso (71 bancas) y que la perdió tiempo después, inmerso en confrontaciones internas que lo desgajaron, incluso entre los hermanos Keiko y Kenji Fujimori, se derrumbó a 12 bancas.

El presidente ejecutivo de Ipsos Perú, Alfredo Torres, dijo que esas proyecciones surgen de un conteo rápido sobre una muestra de 1.600 mesas en todo el país con un margen de error de más-menos un punto porcentual.

 

Fuente: diario La República.

 

Si se confirmara esa proyección, 11 formaciones perderán la personería política por haber obtenido menos de 5% de los votos válidos. Entre ellas se destaca el Partido Aprista Peruano (2,8% de los votos), heredero de la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA) fundada en 1924 por Víctor Haya de la Torre y que en las últimas décadas viró a la centroderecha de la mano del dos veces presidente Alan García, quien se suicidó en abril del año pasado en medio de denuncias de corrupción. Esa agrupación siempre estuvo presente en el Congreso desde los años 1950.

Casi 24,8 millones de ciudadanos estuvieron habilitados para votar y la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) esperaba que los primeros resultados oficiales fueran difundidos a partir de las 20 (las 22 en la Argentina).

Los legisladores consagrados hoy tendrán mandato hasta el 28 de julio de 2021, pues ese día terminará el período quinquenal del parlamento, que constitucionalmente coincide con el mandato presidencial.

El 30 de septiembre, Vizcarra dispuso la disolución del Congreso debido a que este poder nombró a un juez antes de debatir la moción de confianza que el gabinete había solicitado en relación con un cuestionamiento del Ejecutivo al proceso para esa designación.

El jefe del Estado interpretó que se le denegó implícitamente el respaldo y dispuso el cierre del Congreso invocando la facultad que la Constitución confiere a los presidentes para el caso de que el parlamento censure o deniegue confianza al gabinete dos veces dentro de un período de gobierno. Tras la votación, Vizcarra se dijo convencido de poder trabajar con la nueva legislatura.

Fue la primera vez que un presidente disolvió el Congreso desde la caída del régimen de Alberto Fujimori, en 2000 pese a que ninguno de los mandatarios posteriores disfrutó de mayoría parlamentaria.

El Congreso cerrado por Vizcarra había destituido en marzo de 2018 al presidente Pedro Pablo Kuczynski, del que el actual mandatario era hasta entonces vice.