X

Los días aciagos de Vidal camino a octubre

Golpeada y distanciada de Macri, elige el bajo perfil mientras reordena la campaña. Sin anuncios para hacer, mixtura actividades de gestión con recorridas. Agenda secreta y alerta por escraches.
Por 05/09/2019 19:03

María Eugenia Vidal recorre el camino hacia octubre con bajo perfil, limitadas y herméticas actividades de gestión, sin anuncios que ofrecer y recorridas territoriales y encuentros con vecinos sin previo aviso. En ese proceso, que todos en su gabinete reconocen como muy difícil, la gobernadora bonaerense convive con la incertidumbre generada por la crisis económica que dificulta cualquier proyección, los reclamos de los intendentes opositores y el temor a escraches, como el que sufrió el martes en San Fernando. Golpeada y distanciada del Presidente, reperfila su campaña e intenta mantener el control con una agenda que sólo conocen sus íntimos, mientras encabeza reuniones sin arenga en las que pide poner el oído y militancia.

REWIND. Con la mochila cargada con los 17 puntos de diferencia que le sacó Axel Kicillof en agosto y con una economía cada vez más restrictiva, Vidal se lanza a la alquimia de recrear su campaña 2015, cuando recorría sin estructura barrios de los 135 municipios bonaerenses.

La jugada de mostrarse candidata despojada del traje de gobernadora es compleja: en la mochila también lleva -sobre todo- sus propios errores de gestión. En ese camino que intenta recorrer despojada de estructura, la “leona” ya se quitó el salvavidas de plomo, Mauricio Macri, a quien ella y su entorno íntimo señalan como el principal responsable de la derrota electoral.

En voz baja, funcionarios consultados coinciden en algo más respecto del semblante de la jefa política: la ven “más aliviada” tras el distanciamiento del Presidente, una decisión que –afirman– tuvo momentos calientes, de fuertes discusiones, que desembocaron en una “fría distancia”.

 


Vidal, este miércoles, en un acto en San Fernando.


ESCRACHE. Tras una actividad y mientras caminaba algunas cuadras del distrito sanfernandino que gobierna Luis Andreotti (Todos), Vidal fue seguida por un grupo de personas que cuestionan su gestión. La “acompañaron” hasta un bar cercano, adonde ella tenía prevista una reunión con vecinos. Los manifestantes, un pequeño grupo de docentes, esperaron a la gobernadora y la escracharon cuando salió del lugar.

“Eran docentes de Suteba que fueron de manera organizada a escrachar y no dejaban que la gente se acercara a saludarla; un desastre, menos mal que son docentes”, dijo a Letra P un funcionario del gobierno sobre el episodio.

Según pudo saber este medio, durante la reunión de gabinete que mantuvo este miércoles en la Casa de Gobierno, la gobernadora le quitó dramatismo al suceso y aseguró que no desistirá de sus recorridas debido al escrache. Sin embargo, funcionarios de su entorno confiaron que temen que el repudio se extienda, aunque con menos euforia, a otros sectores sociales y hasta a vecinos de a pie.

 

 

Como sea, Vidal no evalúa modificar su agenda pero tampoco compartirla anticipadamente. Solo trasciende cuando desde las redes oficiales se suben algunas fotos del evento. Ejemplo de ello es la visita que a principios de semana hizo al distrito de Pilar que gobierna el macrista Nicolás Ducoté: estuvo en el Concejo Deliberante pero ni los ediles supieron de su visita hasta muchas horas después, cuando se dio a conocer mediante las redes sociales de la propia mandataria.

Las (viejas) medidas maquilladas de nuevos anuncios con las que este jueves Vidal intentó mostrar iniciativa política fueron anticipadas a los medios, pero no se supo en qué lugar de Lanús se darían a conocer hasta el momento mismo de la transmisión oficial. Una hora después de lo anunciado, la mandataria apareció en escena flanqueada por los ministros Marcelo Villegas (Trabajo) y Santiago López Medrano (Desarrollo Social) y el intendente anfitrión, el oficialista Néstor Grindetti.

SIN ANUNCIOS. De junio a septiembre es la temporada de aumentos que, obligada por la inflación, ha puesto en marcha la gobernadora en servicios clave como el Alimentario Escolar (SAE), el Plan Más Vida, la jubilación mínima, las Unidades de Desarrollo Infantil (UDIS), la asistencia en Hogares para Niños (que funcionan en muchos municipios y por acuerdo con ONGs o fundaciones) y la asignación familiar.

“Estas medidas no son aisladas ni son parte de la campaña electoral (…) No estoy acá como candidata”, aclaró la mandataria este jueves en Lanús, donde informó sobre las "nuevas" medidas que tocan a muchos de estos planes de asistencia.

 

 

Consciente de la dificultad de maquillar como salvataje lo que a las claras es una actualización, la gobernadora eligió descartar el discurso proselitista y optó por una más llano y ajustado a la decisión de mostrar gestión. No cuenta con muchas armas para esta batalla, ya que la única medida alentadora que se espera hasta diciembre es un aumento salarial obligado para los estatales. No mucho más.

LOS MISMOS. Tras las PASO, la gobernadora cumplió con una ronda de encuentros con su tropa. Intendentes, legisladores, candidatos sin tierra y funcionarios. A todos alentó a continuar la pelea y les pidió seguir militando, aunque en todos los casos fueron encuentros despojados de arenga. Con optimismo medido, no obstante, les dejó en claro que planea seguir siendo la jefa política si es desalojada de la Casa de Gobierno.

En esa lógica, como adelantó este medio, va a la contienda final con sus titulares de siempre. No planea hacer cambios, seguirá rodeada de su mesa chica, donde continúan conviviendo su jefe de Gabinete, Federico Salvai; el ministro de Asuntos Públicos, Federico Suárez; el secretario de la Gobernación, Fabián Perechodnik; el secretario de Medios, Mariano Mohadeb; y el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo.