X
El ministro de Hacienda asegura que se van a cumplir las metas acordadas con el Fondo y que el Tesoro recibirá los U$S 5.400 millones en trámite. También descartó tensiones alcistas sobre el dólar.
Redacción 25/08/2019 11:43

Los interrogantes sobre la llegada del próximo y determinante desembolso del FMI, de 5.400 millones de dólares, están en ascenso. Lo que parecía algo sin trabas, empieza a trabarse. En ese escenario, el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, intentó este domingo llevar algo de tranquilidad. Dijo que las metas acordadas con el organismo internacional de crédito están “sobre cumplidas” y que “no hay razones” para que ese envío de recursos para sostener el dólar y afrontar vencimientos de deuda se suspenda.

Lacunza brindó sendas entrevistas a La Nación, Clarín y Página/12. En las tres tuvo que brindar certezas sobre el pago del FMI en trámite. “Cumplimos con las metas del segundo trimestre, vamos a sobrecumplir las del tercero y vamos a cumplir las del cuarto. No creo que haya un flanco débil por ahí", explicó el ministro. Por eso, aclaró que “No hay razones para que no suceda –el desembolso-. El acuerdo está vigente; si no, el Fondo no vendría”.

"No veo razones objetivas para que no se gire el dinero. Cumplimos con todos los compromisos que asumimos en el acuerdo, fiscales y monetarios en el segundo trimestre", amplió el funcionario.

Lacunza gambeteó definiciones sobre qué tipo de cambio prefiere, si pudiera estabilizar el dólar en algún número fijo. Igualmente, descartó tensiones alcistas sobre la divisa, hoy instalada entre los 57 y los 60 pesos.

“El tipo de cambio real está por encima de su valor de equilibrio”, volvió a aclarar Lacunza, pero dijo que “no hay razones ni argumentos para pensar que haya impulsos alcistas racionales”. “Por supuesto –amplió-, como es un activo puede haber tensiones irracionales. Y para eso están las reservas: no para frenar la tendencia cuando hay causas de competitividad o financieras, pero sí para actuar ante causas meramente especulativas”.

Asimismo, consultado por el nivel de reservas y sus posibilidades de responder ante una corrida, Lacunza se mostró tranquilo y no ocultó la decisión de manotear reservas si son necesarias para enfrentar especulaciones fuertes sobre el dólar. "No tiene sentido tener reservas estables y que el dólar sea un barrilete -graficó-. Las reservas están para usarse. Cumplen esa función. Si no, en lugar de un colchón son un lecho de piedra. Las reservas son 58 mil millones. Yo escucho las cuentas de los analistas pero no hay una cosa que se llame reservas netas, existen las reservas. No tenemos un tipo de cambio fijo, así que esperamos que el tipo de cambio se mueva en el rango de la semana pasada".