X
En Olivos, el Presidente volvió a pedir perdón ante sus ministros y legisladores. "Reaccioné mal cuando vi la Bolsa", confesó. El adelanto del tuit y los números de Dujovne.
Por 14/08/2019 17:29

Minutos después de hablar telefónicamente con el precandidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, el presidente Mauricio Macri convocó a su gabinete a la Quinta Presidencial de Olivos. Ante sus ministros, el Presidente ensayó un mea culpa por su enojo en la conferencia de prensa del lunes y brindó detalles de su diálogo con el candidato que lo venció por más de 15 puntos el domingo de las PASO.

“Reaccioné mal cuando vi la Bolsa y la respuesta del mercado”, confesó Macri ante su plantel de ministros, el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó; el presidente del BICE, Francisco Cabrera, y los jefes legislativos de Cambiemos en Diputados y el Senado, los radicales Mario Negri y Luis Naidenoff, respectivamente.

 

 

El Presidente volvió a ensayar una autocrítica, aceptó que se equivocó y subrayó, para argumentar su enojo visceral del lunes por la tarde, que es “humano”. También, admitió que no vio venir la derrota y, mucho menos, la brecha de 15 puntos que lo separó de Fernández.

Al comienzo de la reunión, Macri les leyó el tuit que publicaría minutos despúes para comunicar su conversación "buena y larga" con Alberto. Bajo esa lógica, el Presidente detalló que se trató de un "diálogo sincero" y "respetuoso". En el gabinete respiraron aliviados tras la conversación entre ambos candidatos para bajar la tensión y encontrar un camino común para frenar o amortiguar la crisis económica, que este miércoles volvió a batir un nuevo récord nominal: el dólar llegó a $63 en el Banco Nación y el Riesgo País quedó en 1.946 puntos.

INFORME Y CAMPAÑA. Tras los detalles de Macri sobre su charla con Alberto Fernández, el gabinete se concentró en la gestión y hubo discusión política. Cada ministro dejó su bocadillo. El de Hacienda, Nicolás Dujovne, brindó un reporte sobre el estado de los bonos argentinos y la deuda.

Pero también hubo tiempo para hablar de campaña y elecciones. En ese sentido, parte de los presentes volvió a insistir con levantar la cabeza y trabajar para lograr un "milagro" en octubre y forzar un ballotage con el kirchnerismo. "Al menos, daremos la batalla para tener un buen resultado y ser una oposición robusta con peso en el Congreso por si ganan ellos", confesó uno de los presentes a Letra P.

"Vamos a dejar todo en la cancha", replican fuentes gubernamentales.