X
Sin un solo dato escrutado y por la información que llega desde Buenos Aires, el comando electoral PRO busca instalar el esquema que lllevó a Macri al ballotage.
Por 11/08/2019 21:31

Con preocupación, el Gobierno aguardaba los datos oficiales para hablar en concreto sobre su performance en las PASO. Sin embargo, los primeros guarismos que arrojan las mesas testigos de la provincia de Buenos Aires no llevaron buenas noticias hacia el búnker de Costa Salguerom que a las nueve y media de la noche de este domingo aún no estába colmado en su capacidad como en las últimas dos elecciones.

Por estas horas, el comando electoral de campaña, bajo las órdenes de Marcos Peña, bajó una clara linea discursiva a sus dirigentes: "Es la misma elección que 2015". Bajo esa lógica, Juntos por el Cambio saldrá a buscar mimetizar el resultado de estas PASO con las que se realizaron hace cuatro años, cuando Mauricio Macri ganó la interna de Cambiemos pero perdió por más de 10 puntos de manera individual sobre Daniel Scioli.

 

 

Si bien el Gobierno no imaginaba esa diferencia en estas PASO frente al Frente de Todos, en Costa Salguero se respiraba un clima de incertidumbre y preocupación a la espera de una tendencia confirmada. Por la tarde, Peña pidió a los fiscales PRO que no caigan en la "tentación" de responder a los bocas de urna que, con aire triunfalista, hacía girar el kirchnerismo.

Según la versión de Peña, Macri perderá las PASO y luego tomará una curva ascendente. Esa lectura se engrosa con un eventual ballotage, aunque el escenario de estas internas no marcaría esa probabilidad y adelanta, como teme el Gobierno, una definición final para octubre.