X

El flujo de los votos en las provincias de 2015 a 2019

La consultora Estrategia y Soluciones desarrolló un estudio comparativo entre los resultados electorales de las 14 provincias que ya eligieron gobernador este año.
La consultora Estrategia y Soluciones desarrolló un estudio comparativo entre los resultados electorales de las 14 provincias que ya eligieron gobernador este año.
Por 05/07/2019 16:36

En lo que va del año, 14 provincias que desdoblaron sus comicios de los nacionales ya eligieron gobernador para el mandato 2019-2023 y marcaron las primeras tendencias del proceso electoral. El primer caso fue el de Neuquén, que ratificó a Omar Gutiérrez al frente del ejecutivo provincial el 10 de marzo, y la última contienda previa a las PASO nacionales la compartieron Santa Fe, San Luis, Formosa y Tierra del Fuego el 16 de junio, con las victorias de Omar Perotti, Alberto Rodríguez Saá, Gildo Insfrán y Gustavo Melella, respectivamente. 

La consultora Estrategia y Soluciones desarrolló un estudio comparativo -VER AQUÍ- entre los resultados electorales de las provincias en cuestión en 2015 y en 2019. Con los datos obtenidos se pudo reflejar cómo se modificó en cada caso el mapa de alianzas, partidos y candidatos y cómo se redistribuyó a partir de eso el caudal de votos de cada fuerza política de un proceso electoral al otro. 

Es importante tener en cuenta que no sólo desde un punto de vista de construcción política cada provincia argentina es un mundo, sino que, además, especialmente en aquellas que toman la determinación de separar sus calendarios electorales de los del resto del país, suele haber fuerzas provinciales de peso significativo y procesos de características fuertemente localistas. Podemos hacer el ejercicio de mirar tendencias y analizar los procesos, que sin dudas arrojan datos interesantes, pero no hay que confundir los resultados locales con predicciones nacionales. 

Por ejemplo, en las elecciones provinciales de 2015, se cometió el error de querer proyectar el escenario nacional desde los resultados de los distritos que habían desdoblado sus comicios y en las que en muchos casos había triunfado ampliamente el peronismo. En consecuencia se instaló una idea de preponderancia del entonces oficialismo, que finalmente en la instancia nacional terminó siendo derrotado por la alianza Cambiemos. 

En este estudio comparativo se puede observar cómo cambió de un período al otro la oferta electoral en cada provincia en base al reacomodamiento de las relaciones entre las distintas fuerzas, las alianzas y los enfrentamientos, así como también los candidatos que encabezan las listas; que es un factor de especial importancia en un contexto en el que el electorado tiende a dar más consideración a los nombres propios que los partidos. Todas esas cuestiones, sumadas a la transformación de la realidad política, social y económica característica de todo período de cambio en el modelo de gestión nacional, puesta en relación con las particularidades de cada provincia, da como resultado modificaciones en los caudales de votos de cada fuerza política que acá podemos mirar claramente. 

LOS DATOS COMPARATIVOS, PROVINCIA POR PROVINCIA


NEUQUÉN. En 2015, Omar Gutiérrez fue electo gobernador con 141 mil votos dentro del Movimiento Popular Neuquino, que hoy lleva casi 60 años ininterrumpidos al frente de la provincia. En sus primeros cuatro años de gestión mantuvo una estrecha relación con el gobierno nacional, pero sostuvo su identidad provincial para las últimas elecciones, en las que consiguió su segundo mandato con 8 mil votos más que en la contienda anterior. 

El candidato del oficialismo nacional fue, en las dos oportunidades, el radical Horacio “Pechi” Quiroga, aunque en la campaña de este año estuvo marcado por la interna del radicalismo dentro de Cambiemos a nivel nacional. Tuvo una diferencia negativa de 16 mil votos con respecto a 2015. En ambas contiendas, el candidato del kirchnerismo fue Ramón Rioseco, que también obtuvo una baja de 12 mil votos en 2019 con respecto a 2015. 

 



RÍO NEGRO. En 2015, Alberto Weretilneck fue reelegido gobernador, luego de haber quedado al frente de la provincia tras la muerte de Carlos Soria. Había sido aliado del PJ y luego de Sergio Massa, pero se presentó a la contienda con un proyecto netamente provincial en la alianza Juntos Somos Río Negro y cosechó más de 192 mil votos. Miguel Ángel Pichetto, que lo enfrentó en 2015 representando al Frente para la Victoria, quedó segundo con poco menos de 124 mil votos. Sin boleta de Cambiemos, tanto la Coalición Cívica como la UCR llevaron candidatos propios, pero en una elección tan polarizada, entre los dos se llevaron menos del 15% de los votos. 

En 2019, Arabela Carreras se presentó por Juntos Somos Río Negro para suceder a Weretilneck y su caudal fue de 12 mil votos más que en 2015. Por el kirchnerismo se presentó Martín Soria, hijo del gobernador fallecido, y obtuvo 12 mil votos más que los que había cosechado Pichetto. Cambiemos esta vez sí presentó una candidata –Lorena Matzen- pero obtuvo 22 mil votos (menos de la mitad que la combinación entre CC-Ari y UCR en 2015).

 



CÓRDOBA. En 2015, Schiaretti ganó la elección a gobernador como parte del armado provincial de Unión por Córdoba, referenciado con José Manuel de la Sota y también a nivel nacional con Massa –ambos encaminados a competir de una interna presidencial dentro de un frente que dieron por llamar “Unión por la Nueva Argentina”-. En esa oportunidad, obtuvo 745 mil votos, dejó en segundo lugar a Oscar Aguad, el candidato de la alianza PRO-UCR, que obtuvo casi 629 mil votos, y en tercer lugar al candidato del kirchnerismo, Eduardo Accastello, con 320 mil. 

Cuatro años más tarde, Schiaretti –que atravesó sus primeros cuatro años de gestión con una cercanía muy fuerte con el presidente Mauricio Macri- se presentó por la reelección siendo parte del esquema nacional de “Alternativa Federal”, alianza “antigrieta” que tenía también como referentes a Massa, Juan Manuel Urtubey y Pichetto, pero que terminó desarticulándose en el camino al cierre de candidaturas nacionales. En esa oportunidad, obtuvo arriba de 350 mil votos más que en 2015. 

Por su parte, el kirchnerismo en 2019 no presentó candidato, mientras que los radicales referenciados a nivel nacional con la alianza Cambiemos no lograron un acuerdo y compitieron por separado: Mario Negri, con el sello local Córdoba Cambia, obtuvo 362 mil votos, y Ramón Mestre, con el de la UCR, 223 mil. Combinados, sacaron casi 44 mil votos menos que Aguad en 2015. 

 



LA PAMPA. Carlos Verna ganó las elecciones en 2015 bajo el sello del PJ y con 97 mil votos, en una provincia que está gobernada por el peronismo desde el regreso a la democracia. En esa contienda también participó Franco Catalani con la boleta del Frente para la Victoria a nivel nacional, y salió cuarto con 11 mil votos. Segundo quedó el radical Francisco Torroba, en alianza con el PRO, que cosechó poco menos de 73 mil votos. 

En 2019, apoyado por Verna y como candidato de un frente peronista, se impuso Sergio Ziliotto con 10 mil votos más que los que había obtenido su predecesor. El radical Daniel Kroneberger jugó y ganó la interna de Cambiemos, pero se mostró siempre localista y despegado del gobierno nacional. Quedó en segundo lugar, con 8 mil votos menos que los que había sacado Torroba en 2015. 

 



MISIONES. En 2015 Hugo Passalacqua fue electo gobernador con 400 mil votos, en el armado oficialista provincial del Frente Renovador de la Concordia y acompañando la candidatura a presidente de Daniel Scioli. Dejó muy atrás a Alex Ziegler, candidato del PRO, que sacó 85 mil votos. El radicalismo, que no acordó con el PRO, presentó a Gustavo Gonzáles bajo el sello del Frente Cívico y Social y obtuvo poco menos de 57 mil votos. 

Este año, el vice de Passalacqua, Oscar Herrera Ahuad, se presentó también bajo el sello del Frente Renovador de la Concordia y ganó con 95 mil votos más que los que había sacado su predecesor en 2015. Pese a manifestar, posteriormente, el apoyo a la fórmula Fernández-Fernández a nivel nacional, el gobernador electo provincializó fuertemente la campaña e hizo énfasis en que se trató de una victoria local. El candidato del PRO, Humberto Schiavoni, obtuvo 119 mil votos, o sea 25 mil más que el candidato de su espacio en la contienda anterior, pero 19 mil menos que la combinación entre el PRO y el radicalismo en aquella contienda. 

 



SAN JUAN. En 2015, Sergio Uñac recibió 213 mil votos y se consagró gobernador, superando a Roberto Basualdo, que competía bajo el sello Compromiso por San Juan, pero como parte del armado de  Massa (UNA), y a Martín Turcumán, en la alianza Juntos por San Juan pero apoyado por Cambiemos. 

En 2019 Uñac volvió a ganar, esta vez parándose como referente único del “peronismo unido” y con casi 20 mil votos más que en la contienda anterior, aunque muy por debajo de la sumatoria entre sus votos y los del candidato de Massa en 2015. Por su parte Marcelo Orrego, el candidato apoyado por Cambiemos, insistió en provincializar fuertemente su campaña y despegarse de la imagen de Macri y el gobierno nacional, y sacó 93 mil votos más que su par en 2015. 

 



ENTRE RÍOS. Gustavo Bordet ganó en 2015 como candidato del Frente para la Victoria y apoyado por el entonces gobernador, Sergio Urribarri. Obtuvo casi 326 mil votos, sólo 22 mil más que su contrincante de Cambiemos, Alfredo de Ángeli. Adrián Fuentes fue como candidato de Massa con el sello de Unidos por una Nueva Argentina (UNA) y quedó en tercer lugar con poco menos de 121 mil votos. 

En 2019, el gobernador fue reelecto con una victoria mucho más sólida que la anterior, pero también como único candidato peronista. Obtuvo 436 mil votos (110 mil más que en 2015) y le sacó al candidato de Cambiemos una ventaja de 165 mil votos. 

 



CHUBUT. En 2015, Mario Das Neves compitió por la gobernación con boleta corta bajo el sello de Chubut Somos Todos y obtuvo 116.500 votos. Se impuso ante el entonces mandatario, Martín Buzzi del Frente para la Victoria, por apenas 3.500 votos. En tercer lugar quedó el candidato radical de Cambiemos, Carlos Lorenzo, con 41 mil votos. 

En 2019, se presentó para la reelección Mariano Arcioni, que había asumdo como gobernador luego del fallecimiento de Das Neves en 2017, también con un sello provincial (Chubut al Frente) pero identificado a nivel nacional con Massa. Obtuvo 121.500 votos (5 mil más que los que había sacado Das Neves en 2015) y se impuso ante el kirchnerista Carlos Linares, que quedó en segundo lugar con 100 mil votos, y al candidato de Cambiemos, Gustavo Menna, que quedó en tercer lugar con 45 mil. 

 



TUCUMÁN. En 2015 Juan Manzur fue el candidato del Frente para la Victoria y se impuso con 492 mil votos por sobre los 380 mil del radical José Cano, respaldado por Cambiemos. En tercer lugar quedó Ricardo Bussi, hijo del represor Antonio Bussi, con 30 mil votos en su partido provincial Fuerza Republicana. 

En aquella contienda Manzur, que era vicegobernador, había sido apoyado por el entonces gobernador, José Alperovich, pero en 2019 compitieron enfrentados. El gobernador, que se alineó con la fórmula Fernández-Fernández, logró la reelección con 478 mil votos (14 mil menos que en 2015) y su antecesor quedó en cuarto lugar con 106 mil. El segundo puesto fue para la candidata de Cambiemos, la radical Silvia Elías de Pérez, que obtuvo 186 mil sufragios (menos de la mitad de lo que había sacado su par en 2015), y el tercero para Bussi, que obtuvo 95 mil votos más que en la contienda anterior. 

 



JUJUY. En 2015, el radical Gerardo Morales compitió bajo el sello Frente Cambia Jujuy, en una alianza que tuvo el apoyo a nivel nacional del PRO, Progresistas de Margarita Stolbizer y el frente UNA de Massa. En lo que fue considerada una elección histórica en una provincia que estaba bajo mando peronista desde hacía 32 años, obtuvo 227 mil votos y le arrebató la gobernación al entonces mandatario Eduardo Fellner, que con el Frente para la Victoria quedó más de 87 mil votos abajo. 

Este año Morales, ya identificado con Cambiemos, volvió a ganar frente a un peronismo dividido, a pesar de haber obtenido 50 mil sufragios menos que en la contienda anterior. En segundo y tercer lugar quedaron los peronistas Julio Ferreyra con 132 mil votos y Guillermo Snopek con 42 mil. 

 



SANTA FE. La competencia santafecina en 2015 fue muy ajustada y dio por ganador al socialista Miguel Lifschitz con 584 mil votos, con una diferencia de apenas 1.500 votos sobre el candidato del PRO, Miguel del Sel. Tercero y con 558.500 sufragios (solamente 24 mil menos que Del Sel), quedó Perotti en representación del entonces oficialismo nacional: el Frente para la Victoria. 

En 2019, Perotti se presentó como la síntesis de todos los espacios del peronismo y aumentó su caudal de votos en 180 mil con respecto a 2015. Se impuso ante el socialista Antonio Bonfatti, que logró 78 mil sufragios menos que Lifschitz en 2015 y quedó segundo, y al representante de Cambiemos, el radical José Corral, que con casi 237 mil votos menos que los que había sacado Del Sel en 2015 quedó tercero. 

 


SAN LUIS. En 2015, Alberto Rodríguez Saá se convirtió en gobernador de San Luis por tercera vez al obtener 134 mil votos, por encima de los 69 mil que cosechó el candidato de Cambiemos, el radical José Luis Riccardo. Tercero quedó, en esa oportunidad, el representante del Frente para la Victoria, Daniel González Espíndola, que obtuvo 32 mil sufragios. 

En 2019, el predecesor de Alberto, Claudio Poggi, decidió enfrentarlo pero no pudo ganarle. El gobernador consiguió la reelección pese a haber perdido 12 mil votos con respecto a 2015. Poggi obtuvo 99 mil votos y quedó segundo, seguido por Adolfo Rodríguez Saá, que por primera vez fue enfrentado con su hermano a las urnas y consiguió 63 mil votos. 

 



FORMOSA. Insfrán gobierna Formosa desde 1995. En 2015, cuando fue por su sexto mandato, obtuvo 233 mil votos. En esa oportunidad, casi toda la oposición a nivel nacional (Cambiemos, UNA y Progresistas) se encolumnó en Formosa debajo de la candidatura de Luis Naidenoff, en el Frente Amplio Formoseño, que sin embargo quedó en segundo lugar, muy por debajo de Insfrán, con menos de 83 mil votos. 

En 2019 le tocó enfrentar a otro peronista, pero aliado con el macrismo y el radicalismo (Adrián Bogado, hijo de su ex vicegobernador fallecido). Obtuvo 13 mil votos menos que en 2015 y se impuso nuevamente por un margen muy amplio, ante Bogado que obtuvo 7 mil votos más que lo que había logrado la oposición provincial en la contienda anterior. 

 



TIERRA DEL FUEGO. En 2015 Rosana Bertone, candidata del Frente para la Victoria, se consagró gobernadora tras obtener 45 mil votos en segunda vuelta y sacarle casi 4 mil votos de ventaja a su contrincante de Unir TDF, el radical Federico Sciurano

Luego de cuatro años de gestión en los que se alejó del kirchnerismo y se acercó al armado de Alternativa Federal, Bertone se presentó a la reelección y finalmente manifestó su apoyo a la fórmula Fernández-Fernández. Mantuvo el caudal de votos que había conseguido en 2015 en primera vuelta, pero fue enfrentada por el radical kirchnerista Gustavo Melella del partido Forja que obtuvo 12.500 sufragios más que ella y triunfó en primera vuelta.

 

(*) El autor es director ejecutivo de la consultora Estrategias y Soluciones.