FILTRACIÓN Y ESCÁNDALO

Ganó la pueblada de Ricky Martin: se va el gobernador de Puerto Rico

Ricardo Rosselló cedió a la presión popular desatada por la difusión de unos chats con sus colaboradores de contenido machista y homofóbico. El Estado Libre Asociado de EE.UU. sufre una severa crisis.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, renunció en la madrugada de este jueves después de dos semanas de encendidas protestas ciudadanas provocadas por la filtración de unos mensajes de chat homofóbicos y machistas entre él y sus principales colaboradores.

 

Miles de personas celebraron frente a la residencia del gobernador en el Viejo San Juan, después de su anuncio en Facebook.

 

"A pesar de que esperaba cumplir con el tiempo de mandato para el que la gente me eligió democráticamente, hoy siento que continuar en esta posición representa una amenaza para el éxito que hemos logrado", dijo Rosselló en un mensaje grabado en el que explicó que dejará efectivamente el poder de este Estado Libre Asociado de los Estados Unidos el 2 de agosto.

 

 

Las expresiones filtradas de Rosselló generaron un rechazo generalizado, del que participaron activamente los principales artistas internacionales puertorriqueños, como Ricky Martin, Bad Bunny, Olga Tañón, Kany García, Tommy Torres y Rene Pérez Joglar "Residente" (ex Calle 13).

 

 

 

Rosselló, de 44 años e hijo de un ex gobernador, es el primer jefe de gobierno que dimite en la historia moderna de Puerto Rico.

 

Su reemplazante será la hasta ahora secretaria de Justicia, Wanda Vázquez, quien se convertirá en la segunda mujer en ocupar el cargo de gobernadora.

 

El anuncio de Rosselló llegó después de amenazas de juicio político por parte de los legisladores de la oposición y después de que miles de personas abarrotaran las calles de la ciudad para exigir su salida.

 

Durante toda la tarde del miércoles la multitud esperó en las calles un prometido mensaje que tardó casi siete horas más de lo anunciado.

 

La espera se puso tensa en un momento, cuando decenas de policías con equipos antidisturbios salieron de la residencia del gobernador y amenazaron a los manifestantes en medio de reclamos de la multitud: "¡Queremos la paz y ellos quieren la guerra!", gritaban.

 

La filtración de unas conversaciones insultantes entre el gobernador y 11 de sus colaboradores, junto con el hartazgo social por la corrupción, la mala gestión y la lenta recuperación tras el huracán María, que pasó hace casi dos años, provocaron la reacción de la ciudadanía, que hace dos semanas se volcó masivamente a las calles a pedir su renuncia.

 

Las manifestaciones son las más grandes desde las protestas que pusieron fin al entrenamiento de la Marina estadounidense en la isla portorriqueña de Vieques hace más de 15 años.

 

Más de una docena de funcionarios del gobierno local renunciaron desde que se conocieron las conversaciones, entre ellos el ex jefe de personal Ricardo Llerandi, el ex secretario de Estado Luis Rivera Marín y el ex director financiero Christian Sobrino.

 

Según la Constitución de Puerto Rico, el secretario de Estado es el que normalmente asumiría la gobernación, pero como ese puesto estaba vacío, la misma recaerá en la secretaria de Justicia.

 

El revuelo se produce en medio de un intento de la isla de reestructurar parte de la deuda de 70.000 millones de dólares y ante una recesión que lleva 13 años y que forzado a casi medio millón de personas a abandonar Puerto Rico en la última década.

 

 

Según la Constitución de Puerto Rico, el secretario de Estado es el que normalmente asumiría la gobernación, pero como ese puesto estaba vacío, la misma recaerá en la secretaria de Justicia.

 

 

La crisis económica se le endilga a administraciones anteriores, incluida la de Rosselló padre, que tomó préstamos millonarios sobreestimando los ingresos y arrastró al territorio a una crisis tocó su piso más bajo en 2017, cuando la administración presentó el equivalente a la quiebra de una empresa.

 

El Congreso estadounidense aprobó un paquete financiero, y una junta federal está supervisando las finanzas de la isla.

 

Desde su llegada el poder, en 2017, Rosselló ha luchado contra las medidas de austeridad derivadas de ese movimiento y ha intentado conseguir fondos para hacer frente a la devastación que dejó el huracán María.

 

Casi dos años después, unas 30.000 viviendas siguen viviendo bajo techos de lona, los apagones siguen siendo la norma y el dinero prometido por Estados Unidos ha llegado a cuentagotas.

 

Donald Trump, blanco de un magnicidio fallido.

Las Más Leídas

También te puede interesar