X

Fuego amigo: Etchevehere atajó las críticas del campo por el acuerdo con Europa

La Mesa de Enlace le planteó al secretario de Agroindustria su preocupación por la posible pérdida del mercado brasileño. “Lo definen los parlamentos”, respondió. Rebelión de granjeros en Francia.
La Mesa de Enlace le planteó al secretario de Agroindustria su preocupación por la posible pérdida del mercado brasileño. “Lo definen los parlamentos”, respondió. Rebelión de granjeros en Francia.
Por 02/07/2019 19:44

“Son ambientalistas, y algunos otros que, lógicamente, están preocupados, pero en todo caso eso es porque el acuerdo es favorable a la Argentina”, dijo Luis Miguel Etchevehere, el secretario de Agroindustria. Ante la atenta mirada de los dirigentes de la Mesa de Enlace, explicó lo que ocurrió en la jornada en algunos países de Europa, como Francia. Grupos de empresarios del agro y terratenientes protestaron por los alcances del acuerdo Mercosur-Unión Europea, cerrado el fin de semana en Bruselas. Tanto que la propia vocera de Emmanuel Macron expresó que “Francia no está lista para ratificar el tratado”.

 

 

No casualmente, lo que París quiere es lo mismo que quieren los empresarios del agro nacional. ¿Qué? Garantías de que la llegada masiva de productos extranjeros como ganado, azúcar, frutas, ajos y cebolla no termine depredando a los mercados a ambos lados del océano.

Lo puso en palabras Carlos Ianizzotto, de Coninagro, una de las entidades presentes, que fue un paso más allá y marcó el tono de la preocupación, que compartieron la Federación Agraria (FAA), la Sociedad Rural (SRA) y Confederaciones Rurales (CRA). El dirigente le pidió al funcionario que no se afecte la relación comercial que Argentina tiene con Brasil, primer destino de las exportaciones agropecuarias y generales. “Esto lo definen los parlamentos y hay cláusulas de revisión”, respondió Etchevehere.

 

Presionado en su país, Macron pide revisión integral del acuerdo. 

 

¿Por qué le temen a Brasil? Es una idea que viene flotando en el empresariado en general, incluso dentro de la Unión Industrial (UIA), que en su reunión de este martes le dio apoyo político al acuerdo pero pidió ver los detalles. En el caso del campo, el arancel que se paga por vender a Brasil va de entre el 5% y el 27% según el producto. De cerrarse el acuerdo con Europa, habría arancel cero entre bloques pero se mantendrá el arancel argentino con Brasil. “Nosotros creemos que los europeos no nos quieren a nosotros, quieren al mercado de Brasil”, disparó otro de los representantes del campo, que pidió reserva.

La conversación fue en términos amistosos, pero la preocupación se marcó. La idea de perder tanto con Brasil sin compensarlo con Europa no es ajena a otras industrias, como la del vino. La cámara COVIAR estima que es un problema el acuerdo, mientras que Bodegas de la Argentina (que engloba a grandes exportadores como Peñaflor) apoyó sin condicionamientos.

La intención del campo, marcada en una reunión en la que además participaron el propio Macri y el ministro de Producción, Dante Sica, no es dinamitar el acuerdo, sino tener en claro los alcances. Un punto que no parece estar claro para nadie. Para alejar fantasmas, el Gobierno publicó en redes un informe de 14 páginas en los que especifica algunos puntos.