X
Impulsor de políticas habitaciones durante el kirchnerismo, el escribano cuestiona al macrismo y denuncia: "Este Gobierno desmontó ProCreAr".
Redacción 01/07/2019 11:02

Luciano Scatolini trabaja para que el próximo gobierno provincial reflote la dinámica de construcción de viviendas que, dice, la actual administración ha roto. “No hay presupuesto para el tema y todo lo que hay se ha entregado al sistema financiero”, denuncia.

“Procrear es un ejemplo de cómo el Gobierno rompió un programa que era muy exitoso”, señala a Letra P Scatolini. Y destaca que uno de los impulsores del programa, el ex ministro de Economía Axel Kicillof sea el candidato a gobernador por el Frente de Todos. “Tiene una capacidad intelectual fuera de lo común en la política, que interpela a todos los sectores, que tiene la capacidad de escuchar y de poder representar un modelo de militancia muy de a pie, de compañero a compañero”, resalta.

 

BIO. Abogado y escribano público. Durante 15 años se desempeñó en la Escribanía General de Gobierno bonaerense desarrollando un programa de regularización dominial. Además, colaboró con la redacción de la Ley de Acceso Justo al Hábitat, aprobada en 2012, y participó del diseño del programa ProCreAr. Publicó el libro “Hábitat, hacia un nuevo paradigma urbano”, y en agosto presentará “Habitad, un desafío de todos”, prologado por el jefe de la sección de Políticas de Vivienda de ONU Hábitat, Claudio Acioly. Hace un año se incorporó a trabajar con Jorge Ferraresi en Avellaneda coordinando un programa de integración de barrios informales.

 

 

 

-¿Qué análisis hace de los cambios que hizo este Gobierno con el ProCreAr?

-Procrear es un ejemplo de cómo el Gobierno rompió un programa que era muy exitoso, que estaba ya instalado en el imaginario colectivo como una solución muy eficiente a la necesidad de las familias de poder acceder a una vivienda, de poder construirla, de tener un lote, de mejorar la que ya tenían. Lo que hizo este Gobierno fue desmontar todo ese programa que tenía recursos públicos para orientarlo y entregarle esta política de viviendas al sistema financiero a través de un sistema que es perverso y que hoy configura una estafa que son las UVAS.

-Hay muchas familias endeudadas, ¿cuál sería la solución a este problema?

-Hay dos cuestiones: los que ya están y lo que hay que hacer. Para los que ya están hay algunos proyectos de ley de emergencia dando vueltas. Una de las cosas fundamentales que hay que lograr rápidamente es anclar un capital que se tomó oportunamente, porque aquello que se tomó como crédito viene creciendo con la inflación. Alguien que hace un año atrás tomó 1 millón de pesos, hoy debe 1 millón 600 mil, a pesar que durante todo este año fue pagando una cuota, que también se fue indexando, que fue creciendo. Una de las cuestiones claves es fijar un ancla al capital porque si no es una bola que es imposible de frenar.

La otra tiene que ver con que la cuota no esté ligada a la inflación, sino al salario real que percibe un trabajador en Argentina. Si hoy, anualizada, la inflación está al 60%, el salario en el mejor de los casos puede haber crecido el 30. Hay que sincerar la cuota y vincularla a lo que efectivamente una familia percibe y no a la expectativa inflacionaria o la realidad inflacionaria de un país.

 

 

-Conoce a Axel Kicillof por su trabajo en ProCreAR, ¿cómo ve su postulación como precandidato a la gobernación bonaerense? ¿Va a trabajar en su proyecto si gana las elecciones?

-Me enorgullece que Axel sea nuestro candidato a gobernador. Lo conocí trabajando fuertemente en el programa ProCreAr, donde fue una pieza clave para su desarrollo. Es una persona joven, de una honestidad absoluta, irreprochable, con una capacidad intelectual fuera de lo común en la política, que interpela a todos los sectores, que tiene la capacidad de escuchar y de poder representar un modelo de militancia muy de a pie de compañero a compañero. Después  habrá tiempo para ordenar funciones. Nunca hay que adelantar ningún proceso. Primero tenemos que afrontar una elección muy compleja, donde todas las fuerzas tienen que estar puestas en que nuestros candidatos puedan contarles a la sociedad cuál es el proyecto de provincia, de país que tenemos. Existe la oportunidad de confrontar el modelo.

-Atendiendo las diferencias de modelo que menciona ¿el proyecto de vivienda es eje de campaña?

-Argentina hoy está sufriendo, además de todos los problemas estructurales, son problemas de crecimiento porque no hay ninguna política que esté alimentando el mercado interno, la producción nacional, fuentes de trabajo genuinas. La construcción de viviendas es una de las locomotoras del crecimiento y de generación de empleo. Construir genera cuatro puestos de trabajo en forma directa y tres en forma indirecta. Axel, durante el diseño de ProCreAr, hacia mediciones del éxito del programa, no solo sobre cuántas viviendas hacíamos o cuántos créditos se otorgaban, sino cómo crecería el despacho de cemento mensual, cuántos puestos de trabajo se iban generando, la sinergia que se generaba.En la provincia tenemos una ventaja adicional que es la existencia de la Ley de Acceso Justo al Hábitat. Es la única provincia de Argentina que tiene una ley de este tipo.

 

 

-¿Cómo ha sido la aplicación de esta medida durante el Gobierno provincial actual?

-María Eugenia Vidal se ha ocupado de anularla, que prácticamente no exista. En mi nuevo libro cuento las observaciones que ha hecho el Tribunal de Cuentas bonaerense  ante la utilización de los fondos previstos de la ley. Es escandaloso. Hay observaciones por 600 millones de pesos que debía haberse destinado a las políticas de hábitat establecidas por la ley y el Tribunal de Cuentas dice que no saben dónde están.

-¿Y a nivel nacional cómo es el panorama?

-No hay políticas de viviendas en el país. Desde que asumió hasta la fecha, el gobierno de Mauricio Macri ha hecho 30 mil viviendas sociales, es vergonzoso. No hay presupuesto para el tema y todo lo que hay se ha entregado al sistema financiero a través del mecanismo de las UVAS que es la rentabilidad absoluta del sistema financiero, sin ningún criterio en términos de políticas públicas de cómo llevar adelante un salto de calidad en la necesidad de las familias no solamente de tener una vivienda digna, sino también habitad digno.

-Definidos los candidatos ¿cuál es su perspectiva electoral?

-Hay una mirada desde el mercado que es donde este Gobierno pone su vista y atracción, porque esa mirada los tranquiliza, y hay otra mirada que es la del ciudadano común, la del trabajador, la del que todos los días tiene que salir con su esfuerzo a mejorar su calidad de vida  o a garantizar las necesidades básicas de su familia. Con esa mirada es donde hay una deuda enorme por las políticas de este Gobierno y no hay forma que el mercado la pueda calmar, adormecer. Hay dos países.