X
El candidato del Frente de Todos negó que la agrupación que conduce Máximo Kirchner haya copado las nóminas de candidatos. Y reconoció que las negociaciones, en general, fueron “muy difíciles”.
Redacción 27/06/2019 11:14

El precandidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández, dijo este jueves que la agrupación La Cámpora “tiene peso en Buenos Aires”, aunque “no tanto por fuera” de la provincia.

De esa manera, el compañero de fórmula de Cristina Fernández refutó la teoría -expresada fundamentalmente por medios aliados al Gobierno- de que la agrupación que conduce el diputado Máximo Kirchner “se quedó con todo” en la confección de las listas de la coalición que tiene al PJ y al Frente Renovador como principales actores.

Como informó Letra P, la cosecha de La Cámpora no fue tanta ni tan poca. En virtud de la distribución de los lugares en las nóminas de candidatos a diputados y senadores nacionales, cedería posiciones en la Cámara baja, pero crecería en el Senado, donde CFK busca armarse un bloque de leales.

 

 

En las listas seccionales de la provincia de Buenos Aires, en tanto, la agrupación kirchnerista no crece, aunque consigue, como en el balance de los cargos nacionales, retener lo que tenía, lo que no es poco en virtud de que los sectores aspirantes a acceder a las listas se multiplicaron en relación a los anteriores procesos electorales.

"La realidad es que La Cámpora tiene peso en Buenos Aires y no tanto por fuera", evaluó Alberto F. en una entrevista con María O'Donnell en radio Metro.

Fernández reconoció que "el acuerdo del cierre de listas fue muy difícil" porque "fue una disputa de muchos sectores: Movimiento Evita, (Fernando) Pino Solanas, (Victoria) Vicky Donda, los que migraron del espacio de Massa…” y señaló que “todos cedieron".

Además, envió un mensaje a futuro: "Nunca el presidente diseña las lista, como nadie se mete en el Gobierno que va armar el presidente".

 

Enjabonado. Schiaretti no quiere saber nada con los Fernández y le tira centros a la Casa Rosada.

 

CORDOOBESISMO BIPOLAR. El candidato gambeteó definciones sobre la postura ambigua del gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, que irá a las elecciones nacionales con una boleta corta, es decir, sin engancha a sus postulantes al Congreso de ninguna fórmula presidencial.

"¿Qué me importa quién va a ser el diputado de Córdoba? No es mi problema. Quiero diputados que sean socios conmigo, no obedientes", afirmó y agregó: "Si quieren saber por qué Schiaretti va con boleta corta, hay que preguntarle a él".

Como informó este medio, el peronismo cordobés vive momentos de fuerte tensión interna. Mientras Schiaretti le hizo un guiño al Gobierno al reunirse esta semana con el compañero de fórmula del presidente Mauricio Macri, Miguel Pichetto, un amplio sector, referenciado en el senador Carlos Caserio, avisó que trabajará para los Fernández.