X

Al negarse a tomar el caso, definió que el juicio por la nacionalización de la petrolera debe ser llevado adelante en los tribunales de Nueva York.

Redacción 24/06/2019 11:42

A contramano de lo que esperaba el gobierno de Mauricio Macri, la Corte Suprema de los Estados Unidos decidió este lunes que no tomará el juicio contra la Argentina por la expropiación de la petrolera YPF, por lo que la causa seguirá en los tribunales de Nueva York y no pasará a jurisdicción nacional.

El proceso -en el que el país podría ser condenado a pagar unos 3.000 millones de dólares por la expropiación de 2012- comenzará así en el tribunal del Distrito Sur de Manhattan a cargo de Loretta Preska, una jueza de primera instancia que anteriormente ya falló en contra de los intereses de la Argentina hace tres años. Las cortes de esa zona de Nueva York son conocidos por sus posturas favorables a los planteos de las empresas y los acreedores, tal como ocurriò en el caso de los fondos buitres que litigaron contra el país por la deuda en default.

El presidente Macri, a través del Procurador del Tesoro, Bernardo Saravia Frías, había pedido que la Corte estadounidense analizara la demanda por la nacionalización de la empresa, pero el tribunal rechazó el planteo.

El Gobierno nacional había presentado un recurso de certiorari (presentación directa) ante la Corte Suprema en el que planteó que la jurisdicción no correspondía a los tribunales norteamericanos sino a los argentinos. Antes de tomar esta decisión contra la estrategia oficial, el máximo tribunal estadounidense le había pedido opinión al solicitor general (equivalente al procurador argentino) de los Estados Unidos, Noel Francisco, quien desairó las expetativas fundadas en la buena relación entre los gobiernos de ambos países y se expresó en contra el país.