Medios

5RTV, otro modelo es posible

El canal provincial de Santa Fe se encargó de la producción integral de los Juegos Suramericanos de Playa, que tomó TyC Sports. Se trata de una señal emergente que se expande y amplía sus misiones.

Como fue analizado en una nota publicada hace unos días, asistimos a uno de los peores momentos para los medios estatales en Argentina. La situación de ajuste en RTA y los conflictos que afrontan sus trabajadores hace difícil pensar experiencias inspiradoras. 5RTV es una señal local y pública que contradice, en parte, la tendencia a nivel nacional sobre la administración de los medios públicos.

 

La breve historia del canal provincial santafesino cuenta con una serie de particularidades. Surge de una norma sancionada en 2013, que recibió el apoyo de todas las fuerzas políticas en la Legislatura. Según reconocen sus impulsores del socialismo, la Ley 13.394 que creó Radio y Televisión Santafesina (RTS) Sociedad del Estado pudo ser discutida y apoyada luego de las condiciones políticas generadas por la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA), a la cual tomó como modelo. La importancia del texto legal se explica en la definición de una estructura institucional, objetivos, modos de financiamiento, y controles para la gestión.

 

Tras años de diseño y puesta a punto de su estudio principal en El Recreo, en septiembre de 2016 nació 5RTV, con el objetivo de diversificar la escena mediática local en una provincia que, con la excepción de la TV Pública, no conocía otro modelo de pantalla estatal. La señal apareció, al mismo tiempo, con la intención de conformar una propuesta informativa que pudiera integrar el territorio más allá de Rosario y Santa Fe, ciudades con canales dependientes de los contenidos producidos en la Capital Federal, que se encuentran escindidas en su limitada oferta televisiva.

 

En 2018 la señal provincial cumplió dos años, tiempo en el que pasó de producir de 6 a 17 horas diarias y de poner al aire un noticiero central a realizar tres ediciones. Hasta tanto, pudo consolidar una grilla, el canal se nutrió de producciones del BACUA y otras redes de contenidos y nunca desatendió estándares de calidad para su pantalla. En este camino, sus directores siempre elogiaron a las señales ministeriales y especialmente al canal Encuentro.

 

 

IDENTIDAD PROPIA. 5RTV apuesta por contenidos propios y por la asociación con productoras locales. En su carácter de canal generalista, destacan programas informativos, de debate político y entrevistas, de entretenimiento, infantiles, ficciones, y contenidos vinculados con temáticas educativas y de género. Además de esto, la señal supo capitalizar transmisiones exclusivas de eventos culturales, así como citas deportivas que incluyeron al fútbol -Copa Santa Fe-, disciplinas amateurs y deportes como el rugby, el básquet, o el hockey, en competiciones locales de varones y mujeres. Producciones inéditas para Santa Fe que registraron buenos niveles de visualizaciones por streaming en Livestream, Facebook y Youtube.

 

 

 

Su desarrollo no fue lineal. tuvo -y tiene- que sortear problemas, como la exclusión de la grilla de Cablevisión y otros sistemas de televisión paga –una constante para los medios públicos locales-, que en una última instancia la incorporaron dentro de paquetes digitales, pero no en sus grillas básicas. También afrontó, en esta línea, un conflicto por su incorporación a la olvidada plataforma de la Televisión Digital Abierta (TDA), una reclamo que ENACOM nunca atendió.

 

Contó, a pesar de esto, con distribución a través de cooperativas y otros cableoperadores que desde un comienzo le dieron visibilidad. De esta manera, el canal incrementó su alcance inicial de nueve localidades a más de 200, con llegada a poblaciones de Entre Ríos, Chaco, Corrientes y Córdoba. Bajo la consigna “territorio, identidad y pluralismo”, 5RTV contribuyó con contenidos locales que reforzaron la pertenencia a una provincia amplia y problemática para abordar en términos técnicos. Como señalara Danilo Lujambio, uno de los directores de RTS, “Santa Fe a nivel televisión tiene bajísima cobertura local. Tenés el canal 13, y en Rosario el 3 y el 5, que han perdido su red de repetidoras, ahí nos estamos posicionando”.

 

 

 

PRESUPUESTO BAJO CONTROL. En el escenario de achicamiento de los medios estatales descripto por Alejandro Linares, la TV Pública ha ido progresivamente perdiendo producción y audiencia. El canal santafesino gestionado por otra fuerza política, en cambio, muestra que, con planificación y voluntad política, la pantalla pública puede avanzar y tornarse viable.

 

La cuestión presupuestaria se resuelve año a año mediante votaciones en la Legislatura santafesina. Según lo informado, además de la inversión inicial para instalar el canal, los fondos provinciales para 2016 fueron de 33 millones, 82 millones en 2017, mientras que para 2018 se aprobaron 62 millones. Los números son parejos y representan erogaciones medidas, acordes al tamaño de la empresa y la planta de trabajadores, que no supera los 70 cargos fijos. Una ecuación que por la devaluación se complica y lleva a impulsar ventas y acuerdos comerciales. En una entrevista de diciembre pasado con otro de los directores, Daniel Canabal afirmaba que “las restricciones presupuestarias ahogan y uno se acostumbra a flotar o surfear esa angustia, pero queremos crecer”.

 

Con esfuerzos de producción y la movilización de recursos técnicos, que obligan a asociarse, 5RTV muestra que, en pocos años al aire, pudo formar una pantalla atractiva, que requiere aún un periodo para consolidarse. Un caso original en la medida que exhibe un armado institucional poco frecuente, conducciones consistentes con objetivos pre-diseñados, y actuaciones respetuosas de la diversidad cultural y política. Ejemplos de ello son la composición del directorio de RTS, integrado tanto por el socialismo como por la primera minoría política, así como la elaboración periódica de informes sobre la empresa, una situación que hoy no se verifica para RTA y los medios nacionales.

 

 

 

Adicionalmente, la experiencia expone el protagonismo de un actor político diferente que busca incidir con propuestas para la federalización y democratización de los medios, y contaba ya con otro antecedente: la presentación en 2017 de un proyecto de ley en comunicaciones convergentes. Un dato que debería llamar a ampliar el debate alrededor de los medios públicos, sin enfrascarnos en la fórmula de oponer siempre las gestiones del kirchnerismo y del macrismo.

 

¿Pueden los canales públicos interpretar los consumos actuales, cobrar relevancia y asumir un papel diferencial respecto a los medios privados? Con recursos escasos, institucionalidades dañadas por malas prácticas de la política, y ante la falta de trayectorias en determinadas geografías, los medios públicos son en definitiva, lo que los actores políticos con capacidad de decisión quieren que sean. Y lo que la ciudadanía con algún grado de articulación, pueda demandarles. En su propia escala, sin plantear un ideal para su conceptualización, la señal santafesina genera cada vez más contenidos, y se vuelve así un lugar dónde mirar.

 

(*) El autor es miembro del Programa de Industrias Culturales y Espacio Público (UNQ).

 

Temas

Las Más Leídas

También te puede interesar