X

"Ya no es responsabilidad de los sindicatos que Macri termine el mandato"

El líder de Aeronavegantes señala la "gobernabilidad" que dio la CGT, que se tradujo en "inactividad". Dice que no puede apoyar a Lavagna porque su plan aerocomercial es una continuidad del actual.
Por 07/04/2019 10:49

Pasada la movilización del 4 de abril, en la que sindicatos de todos los sectores confluyeron con entidades pyme para cuestionar la política económica oficial, el mundo sindical vuelve a analizar la posibilidad de convocar el quinto paro general contra el Gobierno, reclamado por las organizaciones alejadas de la conducción de CGT. El éxito o el fracaso de una medida de fuerza de estas características estará dado, como siempre, por la postura que adopten los gremios del transporte, hoy divididos por su identificación con las diferentes corrientes del movimiento obrero, pero unidos en su participación de en la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT). 

"Lo que hace falta es un plan de lucha, que tiene que terminar con un gran paro nacional", sostiene Juan Pablo Brey, el secretario general de la Asociación de Aeronavegantes (AAA), que además anticipa que desde la CATT están analizando la posibilidad de lanzar un paro general sectorial, centrado en la falta de respuestas oficiales a dos reclamos sensibles de los transportistas: el impacto del impuesto a las Ganancias y el plan gubernamental para reformar los regímenes jubilatorios diferenciales.

 

 

La centralidad de los gremios del transporte, sin embargo, no se reduce exclusivamente al plano sindical. Diez días atrás, Roberto Lavagna visitó la sede de la CATT, como parte de su recorrido en el que busca apoyos para una candidatura que no termina de confirmarse. Allí, Brey, que esta semana buscará su tercer mandato al frente de la AAA, le cuestionó que haya ponderado de manera positiva la política aerocomercial de Cambiemos. "No podemos apoyar su candidatura porque está anticipando, al menos en este punto, que va a ser una continuidad de la política de Macri", remató.

Por último, apuntó al rol de la CGT durante el gobierno de Cambiemos. "Una cosa es ser responsable y otra es pasar de la responsabilidad a la inactividad. Yo creo que a esta altura ya no es responsabilidad nuestra que este gobierno termine el mandato", explicó. "La responsabilidad de gobernar -cerró- es de los políticos."

 

BIO. Tiene 42 años y hace poco menos de una década comenzó a trabajar en Aerolíneas Argentinas. En 2012 fue electo delegado de base y, menos de un año después, en julio de 2013, desbancó a la entonces conducción de la Asociación Argentina de Aeronavegantes, un gremio aeronáutico con 2700 afiliados. Para derrotar a la oficialista lista Verde, que conducía la ex embajadora ante el Reino Unido Alicia Castro, contó con el respaldo de Facundo Moyano. Ese triunfo la valió la integración a la constelación gremial del moyanismo y, una vez que Facundo se corrió de la función gremial, comenzó a reportar directamente a Hugo Moyano. Cuando el moyanismo rompió definitivamente con la actual conducción de CGT, durante el año pasado, Brey se retiró del Consejo Directivo de la central pero retuvo la conducción de la Juventud Sindical y si participación en la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT).

 

(Foto: AGLP)

 

-Concluyó la marcha del 4, muy masiva, y con la participación de prácticamente todos los sectores sindicales. ¿Fue suficiente? ¿Cumplió las expectativas?

-No, de ninguna manera es suficiente. De hecho, desde el Frente Sindical por un Modelo Nacional se planteó durante la movilización que lo que hace falta es un plan de lucha, que tiene que terminar con un gran paro nacional.

-Los gremios del transporte tienen un rol fundamental en una medida de fuerza de ese tipo. ¿Lo vienen evaluando en ese sector?

-Estamos analizando un paro nacional en el transporte. Una posibilidad es no trabajar el 1 de mayo, para que nuestros compañeros puedan gozar de un feriado, dado que no hemos tenido soluciones en el impacto que tiene el impuesto a las Ganancias en nuestro sector. Desde el Frente Sindical también se está hablando de llevar adelante un paro nacional, todavía sin fecha.

-En ese escenario, ¿considera que podría sumarse la CGT?

-Ojalá se ponga al frente y pueda encaminar este paro nacional que se viene. Pero si no es la CGT, yo creo que de todas maneras el paro se va a llevar adelante porque lo están pidiendo los trabajadores, las bases y el pueblo argentino.

"La inactividad de la CGT produce que surjan otros frentes, donde confluyen dirigentes que quieren defender a los trabajadores de otra forma."

-Extraoficialmente, varios dirigentes de la CGT dicen que una medida de fuerza podría precipitar una salida o un debilitamiento mayor del Gobierno. ¿Coincide?

-No, a esta altura no, porque la situación ya es muy grave. Esa frase se viene utilizando desde el principio del mandato de Cambiemos y la realidad es que el movimiento obrero ha sido muy responsable en cuanto a la gobernabilidad. Ahora, una cosa es ser responsable y otra es pasar de la responsabilidad a la inactividad. Yo creo que a esta altura ya no es responsabilidad nuestra que este gobierno termine el mandato. Ojalá lo haga, porque es un gobierno que ha llegado por el voto popular. A esta altura está en manos del Gobierno. Nosotros tenemos que defender a los trabajadores, que son quienes confían en nosotros y ponen su voto y confianza en nosotros. La responsabilidad de gobernar es de los políticos.

-¿Por qué apelan a esta muletilla en la CGT?

-Dentro del movimiento obrero hay compañeros que tienen gremios con miles o hasta millón de afiliados que no se los ve nunca dando la pelea en la calle y hay otros que la dan. Mi posición es que hay que darla en las mesas y, cuando las mesas se agotan, hay que salir a la calle. La inactividad de la CGT produce que surjan otros frentes, donde confluyen dirigentes que quieren defender a los trabajadores de otra forma.

-Hace algunos días, los gremios del transporte se reunieron con Roberto Lavagna. ¿Qué impresión le quedó del encuentro?

-La reunión fue buena, vino a contarnos lo que propone como posible candidato. Claro que, como dirigente, no puedo no preguntarle sobre qué mirada tenía sobre las low cost, Aerolíneas Argentinas y el sector aeronáutico.

-¿Y que respondió?

-Me dio la misma respuesta que me dio Mauricio Macri, cuando vino como candidato a presidente a visitar la CATT. La diferencia fue que Macri habló de poner la plata de Aerolíneas en jardines de infantes y Lavagna habló de ponerla en ciencia y tecnología. Está todo dicho.

 

(Foto: AGLP)

 

-¿No reivindicó la necesidad de contar con una aerolínea de bandera o dijo que no tiene que poner tanta plata?

-No llegamos a ese punto. Le dije: “muchas gracias, me quedó clarísima su mirada”. No fue buena la comparación. Con otros dirigentes le cuestionamos que él había dicho que hubo una "flexibilización interesante" en Vaca Muerta y en las aerolíneas low cost. Le dijimos que no era así, porque se están cambiando puestos de trabajo en las empresas tradicionales por empleos flexibilizados en las low cost y con representación de gremios creados por el Gobierno.

 

 

-¿La sensación general de los integrantes de la CATT cuál fue?

-Hubo compañeros que salieron diciendo que lo iban a apoyar y otros que se fueron criticándolo. En nuestro caso, el de los Aeronavegantes, no vamos a apoyarlo, porque creemos que es la continuidad de la política que se está llevando adelante hoy.

-La política aerocomercial del Gobierno unificó una parte de los sindicatos aeronáuticos. ¿Por qué no los unifica a todos?

-Pueden ser cuestiones generacionales, cuestiones de encarar la resistencia, cuestión de estrategia… Creo que pasa más por ahí que por cualquier otra cosa, porque terminamos pensando todos lo mismo en cuanto a la política oficial. Hoy lo importante es que estemos en la misma lucha, más allá del camino que uno elija.

"Hay compañeros que tienen gremios con miles o hasta millón de afiliados que no se los ve nunca dando la pelea en la calle y hay otros que la dan. Mi posición es que hay que darla en las mesas y, cuando las mesas se agotan, hay que salir a la calle."

-Algunos gremios pareciera que habían dado algún gesto de acercamiento participando en la CATT, ¿no?

-Sí, hay gremios que siguen participando. En la última reunión con Lavagna estuvieron los compañeros de UPSA, vienen participando. También nos une el Frente Sindical hoy. Lo importante como dirigentes, más allá de las diferencias, es saber quién es el enemigo, saber a quién representamos y seguir defendiendo las fuentes de trabajo, el trabajo de calidad.

-La semana que viene hay elecciones en el sindicato, vas por un tercer mandato.

-Así es. Hasta ahora tuvimos mandatos de tres años, pero con la modificación al estatuto que llevamos adelante hace un año, más o menos, ahora van a ser de cuatro.

-La Junta Electoral inhabilitó la lista de la oposición. ¿Qué sucedió?

- La Junta Electoral impugnó la otra lista porque hay una candidata que no cumple con los dos años ni en la actividad ni dos años afiliada, cosa que está clarita en el estatuto y en la ley de asociaciones sindicales. La lista opositora dice que son dos años hasta el momento de asumir pero hay una modificación que no mencionan, de la ley de asociaciones sindicales de 2002, que dice que no se podrá oficializar ninguna lista que no cumpla los siguientes requisitos. Hay que aclarar que es la primera vez en la historia de Aeronavegantes que la Junta Electoral es elegida por asamblea. Esa fue una promesa nuestra de campaña. Por eso hoy la Junta Electoral está elegida en asamblea y fue apoyada por el 93% de los presentes, mientras que el 7% quería otra Junta.

 

(Foto: AGLP)

 

-¿Cuál es la situación actual? ¿Cuándo serían las elecciones?

-El tema está judicializado, nosotros estamos a disposición y, mientras tanto, llevamos adelante todo el proceso con normalidad. La Junta le dio la posibilidad a la lista de cambiar ese candidato y a la hora que fueron notificados vinieron con una carta diciendo que ratificaban a esa candidata, que no la cambiaban. Tuvieron la posibilidad de cambiar ese candidato y presentar una lista que cumpla con todos los requisitos y llevar adelante una elección como corresponde.

-En paralelo, despidieron a otra integrante de la lista opositora.

-Sí, hace dos semana nos informaron que Austral había despedido a una compañera y lo primero que hicimos fue hablar con la empresa diciéndole que era candidata y tenía inmunidad sindical. La empresa dice que no fue notificada porque no se oficializó la lista. Inicialmente, la compañera prefirió salir a denunciarlo públicamente pero finalmente recurrió a nosotros. El miércoles nos reunimos con ella y la vamos a acompañar en la pelea por su reincorporación. De hecho, el lunes, si no tenemos respuestas, vamos a hacer asambleas en la empresa y se afectará el servicio de la empresa.

 -¿La lista oficialista incluye candidatos que trabajan en empresas low cost?

-Tenemos el mismo problema que hablábamos sobre la lista opositora: la antigüedad. Íbamos a tener la compañera delegada de FlyBondi, la idea era que forme parte como candidata a la comisión directiva nuestra, pero no le dio la antigüedad por muy poquito y preferimos no arriesgar. Es una pena, porque es una compañera que se la jugó, que sufre persecución todos los días. Una compañera de Avianca también iba a tener un lugar pero no pudo por la misma razón. Después tenemos presencia de compañeros de Aerolíneas, Austral, Andes, American y Latam

"Ya no es responsabilidad de los sindicatos que Macri termine el mandato"

El líder de Aeronavegantes señala la "gobernabilidad" que dio la CGT, que se tradujo en "inactividad". Dice que no puede apoyar a Lavagna porque su plan aerocomercial es una continuidad del actual.

Pasada la movilización del 4 de abril, en la que sindicatos de todos los sectores confluyeron con entidades pyme para cuestionar la política económica oficial, el mundo sindical vuelve a analizar la posibilidad de convocar el quinto paro general contra el Gobierno, reclamado por las organizaciones alejadas de la conducción de CGT. El éxito o el fracaso de una medida de fuerza de estas características estará dado, como siempre, por la postura que adopten los gremios del transporte, hoy divididos por su identificación con las diferentes corrientes del movimiento obrero, pero unidos en su participación de en la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT). 

"Lo que hace falta es un plan de lucha, que tiene que terminar con un gran paro nacional", sostiene Juan Pablo Brey, el secretario general de la Asociación de Aeronavegantes (AAA), que además anticipa que desde la CATT están analizando la posibilidad de lanzar un paro general sectorial, centrado en la falta de respuestas oficiales a dos reclamos sensibles de los transportistas: el impacto del impuesto a las Ganancias y el plan gubernamental para reformar los regímenes jubilatorios diferenciales.

 

 

La centralidad de los gremios del transporte, sin embargo, no se reduce exclusivamente al plano sindical. Diez días atrás, Roberto Lavagna visitó la sede de la CATT, como parte de su recorrido en el que busca apoyos para una candidatura que no termina de confirmarse. Allí, Brey, que esta semana buscará su tercer mandato al frente de la AAA, le cuestionó que haya ponderado de manera positiva la política aerocomercial de Cambiemos. "No podemos apoyar su candidatura porque está anticipando, al menos en este punto, que va a ser una continuidad de la política de Macri", remató.

Por último, apuntó al rol de la CGT durante el gobierno de Cambiemos. "Una cosa es ser responsable y otra es pasar de la responsabilidad a la inactividad. Yo creo que a esta altura ya no es responsabilidad nuestra que este gobierno termine el mandato", explicó. "La responsabilidad de gobernar -cerró- es de los políticos."

 

BIO. Tiene 42 años y hace poco menos de una década comenzó a trabajar en Aerolíneas Argentinas. En 2012 fue electo delegado de base y, menos de un año después, en julio de 2013, desbancó a la entonces conducción de la Asociación Argentina de Aeronavegantes, un gremio aeronáutico con 2700 afiliados. Para derrotar a la oficialista lista Verde, que conducía la ex embajadora ante el Reino Unido Alicia Castro, contó con el respaldo de Facundo Moyano. Ese triunfo la valió la integración a la constelación gremial del moyanismo y, una vez que Facundo se corrió de la función gremial, comenzó a reportar directamente a Hugo Moyano. Cuando el moyanismo rompió definitivamente con la actual conducción de CGT, durante el año pasado, Brey se retiró del Consejo Directivo de la central pero retuvo la conducción de la Juventud Sindical y si participación en la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT).

 

(Foto: AGLP)

 

-Concluyó la marcha del 4, muy masiva, y con la participación de prácticamente todos los sectores sindicales. ¿Fue suficiente? ¿Cumplió las expectativas?

-No, de ninguna manera es suficiente. De hecho, desde el Frente Sindical por un Modelo Nacional se planteó durante la movilización que lo que hace falta es un plan de lucha, que tiene que terminar con un gran paro nacional.

-Los gremios del transporte tienen un rol fundamental en una medida de fuerza de ese tipo. ¿Lo vienen evaluando en ese sector?

-Estamos analizando un paro nacional en el transporte. Una posibilidad es no trabajar el 1 de mayo, para que nuestros compañeros puedan gozar de un feriado, dado que no hemos tenido soluciones en el impacto que tiene el impuesto a las Ganancias en nuestro sector. Desde el Frente Sindical también se está hablando de llevar adelante un paro nacional, todavía sin fecha.

-En ese escenario, ¿considera que podría sumarse la CGT?

-Ojalá se ponga al frente y pueda encaminar este paro nacional que se viene. Pero si no es la CGT, yo creo que de todas maneras el paro se va a llevar adelante porque lo están pidiendo los trabajadores, las bases y el pueblo argentino.

"La inactividad de la CGT produce que surjan otros frentes, donde confluyen dirigentes que quieren defender a los trabajadores de otra forma."

-Extraoficialmente, varios dirigentes de la CGT dicen que una medida de fuerza podría precipitar una salida o un debilitamiento mayor del Gobierno. ¿Coincide?

-No, a esta altura no, porque la situación ya es muy grave. Esa frase se viene utilizando desde el principio del mandato de Cambiemos y la realidad es que el movimiento obrero ha sido muy responsable en cuanto a la gobernabilidad. Ahora, una cosa es ser responsable y otra es pasar de la responsabilidad a la inactividad. Yo creo que a esta altura ya no es responsabilidad nuestra que este gobierno termine el mandato. Ojalá lo haga, porque es un gobierno que ha llegado por el voto popular. A esta altura está en manos del Gobierno. Nosotros tenemos que defender a los trabajadores, que son quienes confían en nosotros y ponen su voto y confianza en nosotros. La responsabilidad de gobernar es de los políticos.

-¿Por qué apelan a esta muletilla en la CGT?

-Dentro del movimiento obrero hay compañeros que tienen gremios con miles o hasta millón de afiliados que no se los ve nunca dando la pelea en la calle y hay otros que la dan. Mi posición es que hay que darla en las mesas y, cuando las mesas se agotan, hay que salir a la calle. La inactividad de la CGT produce que surjan otros frentes, donde confluyen dirigentes que quieren defender a los trabajadores de otra forma.

-Hace algunos días, los gremios del transporte se reunieron con Roberto Lavagna. ¿Qué impresión le quedó del encuentro?

-La reunión fue buena, vino a contarnos lo que propone como posible candidato. Claro que, como dirigente, no puedo no preguntarle sobre qué mirada tenía sobre las low cost, Aerolíneas Argentinas y el sector aeronáutico.

-¿Y que respondió?

-Me dio la misma respuesta que me dio Mauricio Macri, cuando vino como candidato a presidente a visitar la CATT. La diferencia fue que Macri habló de poner la plata de Aerolíneas en jardines de infantes y Lavagna habló de ponerla en ciencia y tecnología. Está todo dicho.

 

(Foto: AGLP)

 

-¿No reivindicó la necesidad de contar con una aerolínea de bandera o dijo que no tiene que poner tanta plata?

-No llegamos a ese punto. Le dije: “muchas gracias, me quedó clarísima su mirada”. No fue buena la comparación. Con otros dirigentes le cuestionamos que él había dicho que hubo una "flexibilización interesante" en Vaca Muerta y en las aerolíneas low cost. Le dijimos que no era así, porque se están cambiando puestos de trabajo en las empresas tradicionales por empleos flexibilizados en las low cost y con representación de gremios creados por el Gobierno.

 

 

-¿La sensación general de los integrantes de la CATT cuál fue?

-Hubo compañeros que salieron diciendo que lo iban a apoyar y otros que se fueron criticándolo. En nuestro caso, el de los Aeronavegantes, no vamos a apoyarlo, porque creemos que es la continuidad de la política que se está llevando adelante hoy.

-La política aerocomercial del Gobierno unificó una parte de los sindicatos aeronáuticos. ¿Por qué no los unifica a todos?

-Pueden ser cuestiones generacionales, cuestiones de encarar la resistencia, cuestión de estrategia… Creo que pasa más por ahí que por cualquier otra cosa, porque terminamos pensando todos lo mismo en cuanto a la política oficial. Hoy lo importante es que estemos en la misma lucha, más allá del camino que uno elija.

"Hay compañeros que tienen gremios con miles o hasta millón de afiliados que no se los ve nunca dando la pelea en la calle y hay otros que la dan. Mi posición es que hay que darla en las mesas y, cuando las mesas se agotan, hay que salir a la calle."

-Algunos gremios pareciera que habían dado algún gesto de acercamiento participando en la CATT, ¿no?

-Sí, hay gremios que siguen participando. En la última reunión con Lavagna estuvieron los compañeros de UPSA, vienen participando. También nos une el Frente Sindical hoy. Lo importante como dirigentes, más allá de las diferencias, es saber quién es el enemigo, saber a quién representamos y seguir defendiendo las fuentes de trabajo, el trabajo de calidad.

-La semana que viene hay elecciones en el sindicato, vas por un tercer mandato.

-Así es. Hasta ahora tuvimos mandatos de tres años, pero con la modificación al estatuto que llevamos adelante hace un año, más o menos, ahora van a ser de cuatro.

-La Junta Electoral inhabilitó la lista de la oposición. ¿Qué sucedió?

- La Junta Electoral impugnó la otra lista porque hay una candidata que no cumple con los dos años ni en la actividad ni dos años afiliada, cosa que está clarita en el estatuto y en la ley de asociaciones sindicales. La lista opositora dice que son dos años hasta el momento de asumir pero hay una modificación que no mencionan, de la ley de asociaciones sindicales de 2002, que dice que no se podrá oficializar ninguna lista que no cumpla los siguientes requisitos. Hay que aclarar que es la primera vez en la historia de Aeronavegantes que la Junta Electoral es elegida por asamblea. Esa fue una promesa nuestra de campaña. Por eso hoy la Junta Electoral está elegida en asamblea y fue apoyada por el 93% de los presentes, mientras que el 7% quería otra Junta.

 

(Foto: AGLP)

 

-¿Cuál es la situación actual? ¿Cuándo serían las elecciones?

-El tema está judicializado, nosotros estamos a disposición y, mientras tanto, llevamos adelante todo el proceso con normalidad. La Junta le dio la posibilidad a la lista de cambiar ese candidato y a la hora que fueron notificados vinieron con una carta diciendo que ratificaban a esa candidata, que no la cambiaban. Tuvieron la posibilidad de cambiar ese candidato y presentar una lista que cumpla con todos los requisitos y llevar adelante una elección como corresponde.

-En paralelo, despidieron a otra integrante de la lista opositora.

-Sí, hace dos semana nos informaron que Austral había despedido a una compañera y lo primero que hicimos fue hablar con la empresa diciéndole que era candidata y tenía inmunidad sindical. La empresa dice que no fue notificada porque no se oficializó la lista. Inicialmente, la compañera prefirió salir a denunciarlo públicamente pero finalmente recurrió a nosotros. El miércoles nos reunimos con ella y la vamos a acompañar en la pelea por su reincorporación. De hecho, el lunes, si no tenemos respuestas, vamos a hacer asambleas en la empresa y se afectará el servicio de la empresa.

 -¿La lista oficialista incluye candidatos que trabajan en empresas low cost?

-Tenemos el mismo problema que hablábamos sobre la lista opositora: la antigüedad. Íbamos a tener la compañera delegada de FlyBondi, la idea era que forme parte como candidata a la comisión directiva nuestra, pero no le dio la antigüedad por muy poquito y preferimos no arriesgar. Es una pena, porque es una compañera que se la jugó, que sufre persecución todos los días. Una compañera de Avianca también iba a tener un lugar pero no pudo por la misma razón. Después tenemos presencia de compañeros de Aerolíneas, Austral, Andes, American y Latam