X

La desazón de "Pechi", el velorio K con Sabbatella y un amigo a los gritos

Los tres búnkers vivieron climas diferentes este domingo en Neuquén, cuando se oficializaba la continuidad del partido provincial.
Los tres búnkers vivieron climas diferentes este domingo en Neuquén, cuando se oficializaba la continuidad del partido provincial.
Por 11/03/2019 9:47

DESAZÓN. Poco después de las 18, en el hotel Comahue de la avenida Argentina había más gente en el café del subsuelo que en el primer piso, donde Cambiemos tenía su salón. A un costado llamaba la atención una pantalla gigante en blanco, allí donde pasadas las 20 se iba a ver plasmado lo inevitable: los números de la derrota, los datos oficiales de la elección en la que los amarillos quedaron relegados al tercer puesto. “No hicieron una bien”, acotó un dirigente que iba y venía. “Le dije a Pechi: sólo le faltó una devaluación el viernes”, dijo en un tiro por elevación a quien muchos ya llaman un salvavidas de plomo. Y uno de sus asesores históricos largó la carcajada.

“El responsable soy yo”, lanzó Horacio "Pechi" Quiroga al reconocer el triunfo del Movimiento Popular Neuquino (MPN). Intentaba poner a resguardo al Presidente. En el arranque de la jornada electoral, cuando estaba por votar junto a su nieta, "Pechi" le dijo a este cronista que hacía tiempo no hablaba con Mauricio Macri y que con Marcos Peña tuvo contacto a través de la secretaria del jefe de Gabinete.

 

 

VELORIO. “No, que hablen los candidatos”, respondió el ex titular del AFSCA Martín Sabbatella, quien se metió por equivocación en la sala de prensa que armó Unidad Ciudadana en el hotel Tower de Neuquén. Minutos después, publicaron los contundentes números que borraron de un plumazo la expectativa del batacazo.

“¿Es definitivo?”, consultaron los cronistas a los responsables de prensa ante la ausencia de referentes. “Y… no hay nadie acá”, respondió un dirigente de la capital ante el silencio de radio.

 

 

AMIGO.  “Vamos, Omar. Aguante el MPN. ¿Qué es esto, un velorio?”, gritó un colado en la sala de prensa de la junta de gobierno partidaria, en la avenida Olascoaga de Neuquén capital, interrumpiendo el discurso de Gutiérrez. Ante las risas, el reelecto gobernador agradeció el respaldo. “Es conocido, un amigo de la casa”, devolvió en agradecimiento. Al instante, antes del cierre, miró a su compañero de fórmula Marcos Koopmann y lanzó: “Mañana, los encuestadores van a tener que devolverle la plata a todos”.