X

El 7D consolida el perfil del último Macri: clamor callejero y sí, se puede volver

El presidente saliente pasará todo el sábado en Olivos y después de las 18 llegará al centro. Desfilará entre la gente y hablará desde el balcón de la Casa Rosada.

Por 06/12/2019 16:40

A tres días de entregar los atributos de mando y efectivizar el traspaso, el presidente Mauricio Macri cierra su mandato en la Plaza de Mayo ante su público fiel, que fue convocado insistentemente por redes sociales y bajo el trabajo de la militancia partidaria, que busca colmar los alrededores de la Casa Rosada. El 7D de Macri consolidará el perfil que construyó después de la derrota del 11 de agosto: una apuesta por el calor callejero y una decisión de mostrar músculo político para continuar en la arena política.

Será un mensaje para el electorado, pero también para la tropa interna: Macri hablará otra vez desde el balcón de la Casa Rosada para despedirse del Gobierno y reforzará su aspiración de ser la figura de la oposición al gobierno de Alberto Fernández, aunque todos sus aliados de Cambiemos le reclaman el paso a una conducción horizontal. Lo dirá en la misma línea que sostuvo durante la cadena nacional, la primera de su Gobierno. "Jamás haría algo para entorpecer al gobierno entrante", prometió.

 

 

El Presidente llegará al centro porteño pasadas las 18 y, después del discurso de cierre desde el balcón de la Casa de Gobierno, tiene pensado hacer una especie de pasarela entre la gente. Pasará toda la tarde en la Quinta Presidencial de Olivos -posiblemente el último día que transite allí- y luego llegará junto a la primera dama, Juliana Awada. Al cierre de esta nota, el plan del Gobierno era que Macri hable solo y sin acompañamiento de sus ministros, que estarán desperdigados por la Plaza de Mayo.

Horas antes, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta estarán con los referentes de La Generación, el semillero sub 40 del PRO que despide el año con una asamblea en la Villa Rodrigo Bueno, recientemente urbanizada. Ambos mandatarios de Cambiemos luego irán a Plaza de Mayo, mientras los jóvenes harán lo propio en caravana. Algunos referentes del PRO entablaron contactos con las ligas jóvenes de la Unión Cívica Radical (UCR) y la Coalición Cívica para que sumen columnas a la movilización.

Macri tendrá su plaza del adiós, como Cristina Fernández de Kirchner en 2015. Las comparaciones son odiosas, pero también inevitables. Un colaborador del Presidente intentó persuadirlo para que descartase este tipo de demostraciones de fuerza, pero fue en vano. Macri está convencido de que debe cerrar su gobierno con una foto de apoyo popular en la histórica Plaza de Mayo y con su mensaje dejará pistas de lo que planea para su futuro.

 

 

SÍ, SE PUEDE. El escenario será una réplica de los últimos trazos de la campaña de Macri luego de las PASO. En una apuesta por la política y el clamor de la calle, el Presidente se arrojó a recorrer 32 ciudades en 30 días bajo un esquema proselitista ideologizado y con un norte claro: polarizar con el Frente de Todos desde una lectura eminentemente política, reemplazando la enumeración de obras de infraestructura por un discurso de constraste directo con los Fernández.

El Macri del 7D no será el candidato visceral que recorrió el país durante octubre, pero dejará claro que quiere ser el principal antagonista del peronismo y quien sostenga las banderas del 41% de los argentinos que se inclinó por Juntos por Cambio.