X

Podrían reestructurar su posición frentista tras la partida de un diputado nacional. Argumentan haber sido ninguneados políticamente y no haber recibido respuestas a reclamos.

Por 06/12/2019 15:55

Los dos intendentes del Partido Fe de la provincia de Buenos Aires analizan su futuro político ante el nuevo escenario de conducción. Como socios de Cambiemos, su permanencia en la alianza electoral es parte del debate interno. El antecedente de la ruptura en la Cámara de Diputados de la Nación y las críticas al macrismo por la falta de consideración están en la mesa donde se discute el rumbo a seguir.

A partir del 10 de diciembre, el Partido Fe tendrá dos intendentes en la provincia de Buenos Aires. En San Pedro, Cecilio Salazar logró renovar su mandato y, en Necochea, Arturo Rojas le arrebató el control del municipio al Frente de Todos. El pasado 27 de octubre compitieron en las urnas con el sello de Cambiemos, en el marco del acuerdo que en 2015 el entonces líder gremialista de los trabajadores rurales, Gerónimo “Momo” Venegas, selló con el PRO, la Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica, situándose como la pata peronista de la coalición. 

 

Publicado por Cecilio Salazar en Miércoles, 30 de octubre de 2019

 

Sin embargo, su permanencia en el frente electoral que dejará el gobierno nacional y provincial la próxima semana es tema de debate en el interior del partido y en la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE), estructuras con las que el momismo articula en Cambiemos.

El primer paso hacia la ruptura del espacio con el frente electoral lo dio el dirigente de la UATRE y diputado nacional por la provincia de Buenos Aires Pablo Ansaloni, quien, el miércoles, antes de que se definieran las autoridades de la Cámara baja, abandonó el interbloque de Juntos por el Cambio junto a la tucumana Beatriz Ávila y el santacruceño Antonio Carambia, electos en 2017, quienes se unieron a la bancada Unidad Federal, integrada por otros cinco legisladores.

“No fue una decisión que se tomó de un momento a otro”, señaló a Letra P Salazar ante la salida de Ansaloni del bloque oficialista. “Esto sucede después de intentar tener diálogo, pero el PRO se cerró y el Partido Fe no fue tenido en cuenta”, señaló. Y agregó que muchas veces “estaba presente en actos, reuniones, foros, gabinetes ampliados y escuchaba nombrar a la UCR, a la Coalición Cívica, el PRO y paraban ahí”. “Uno se sentía mal porque teníamos representantes y no nos tenían en cuenta”, destacó.

 

 

En esa línea, resaltó que “la decisión de Ansaloni” no fue en soledad sino de “forma orgánica en la UATRE”. “Pesó el ninguneo y que no nos atendieran reclamos como lo que pasa con los trabajadores de Tucumán y una deuda con la obra social”, indicó. Y detalló que se suspendió el pago de los cosechadores de limones y una deuda con la prestadora médica de más 1200 millones de pesos. “Se fueron sumando situaciones que hicieron que eclosionara todo en este momento”, dijo y, ante las versiones sobre el posible trabajo en interbloque del diputado nacional con el peronismo, aclaró: “Ansaloni no se pasó al Frente de Todos, participa de otro bloque que votará de acuerdo a lo que les parezca correcto”.

Consultado si evalúa abandonar el frente Cambiemos, indicó: “Siendo intendente tengo territorio y hay que pensar qué es lo que hacemos. En San Pedro hemos compartido siempre con el PRO y la UCR y cada espacio tiene cuatro bancas. Nos llevamos muy bien y a diferencia de lo que pasó a nivel nacional y provincial yo le di mucha participación. El Concejo Deliberante es una demostración de la apertura que hemos tenido y, en su momento, se lo he dicho a (Federico) Salvai y (Alex) Campbell”.

 

 

Antes del cierre de listas Salazar esperaba que su espacio pudiera integrar la lista seccional de la Segunda, pero su participación fue vedada. “Pusieron a dos personas que no son de la sección. No hay nada personal, pero no son de la sección y nosotros esperábamos participar con el Partido Fe. No se dio, así que veremos cómo seguimos”, dijo.

Por su parte, el titular del puerto de Quequén, quien en las urnas superó al massista Facundo López, si bien dijo no desconocer la situación denunciada, apuntó que su preocupación inicial es la gestión. “Con los desafíos que tengo por delante me estoy ocupando de lo institucional”, dijo. Y agregó que cuando asuma deberá hacer frente a la crisis económica que padece Necochea: “Nos encontramos con un municipio hundido, en crisis, que debe sueldos desde octubre, horas extras desde julio, ahora arranca el paro de los trabajadores municipales y viene el aguinaldo”.

“Todo mi esfuerzo va a estar en las medidas económicas y en terminar de armar el gabinete. La política partidaria corre por otro carril”, cerró Rojas.