X
Esperaba un tratamiento express del proyecto que giró en Nochebuena, pero Juntos por el Cambio no cedió. El envío de coroneles al Senado no alcanzó para destrabar la situación. Sigue la discusión.
Por 26/12/2019 21:41

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, volvió a sentir la resistencia de la oposición en la Legislatura, un terreno donde –hasta el momento- no tiene el poder que desea. El mandatario esperaba tener en la noche de este jueves aprobada la ley fiscal impositiva 2020, pero Juntos por el Cambio pidió modificaciones al texto desde temprano y obligó al ministro de Hacienda, Pablo López, y al titular del ARBA, Cristian Girard, a recurrir al Senado a una reunión de urgencia con diputados y senadores.  El porcentaje de la actualización al inmobiliario urbano y rural fue el principal foco de un conflicto que se jugó en cancha legislativa y mediática al mismo tiempo.

En medio de las negociaciones, una de las opciones que Juntos por el Cambio tiró sobre la mesa en la tarde de este jueves fue poner un tope a la actualización del impuesto inmobiliario, que el proyecto actual establece en 75% aunque solo para las propiedades de mayor valuación fiscal. El Ejecutivo sostiene que es apenas el 7% de quienes poseen grandes propiedades quienes tendrán una actualización a ese porcentaje. La oposición propone un tope del 50% a ese tributo. El oficialismo podría bajar las pretensiones: una actualización del 55%. De hecho, el grueso del paquete de la actualización del inmobiliario y el impuesto rural ronda del 35 al 54%, atado a la inflación.

“El 86% de los contribuyentes –del impuesto inmobiliario urbano- afrontarán aumentos menores a 3.500 pesos para todo el año, se trata de cerca de 3,8 millones de contribuyentes de los 4,5 millones que afrontan el impuesto”, aseveró el ministro de Hacienda en defensa de la iniciativa.

La discusión es política y discursiva. En la oposición saben que el resultado final repercutirá de manera directa en “el bolsillo de los bonaerenses”, tal como repiten diputados y senadores de Juntos por el Cambio. Y con esa carta jugaron desde el jueves 24 de diciembre, cuando el gobernador giró el proyecto, hasta la noche de este jueves.
 

 

La iniciativa, como ocurrió con las emergencias aprobadas días atrás, tendrá modificaciones hechas por la oposición. Al cierre de esta nota, todo seguía empantanado.

"Este bloque mostró y seguirá mostrando siempre su vocación de diálogo, nuestro objetivo no es entorpecer el desarrollo del gobierno,  pero nuestro límite es el avasallamiento de los intereses de nuestros vecinos. No vamos a permitir un impuestazo disfrazado de progresivo", dijo el presidente del bloque de Juntos por el Cambio en el Senado, Roberto Costa, luego de la reunión en la que ministros y Girard intentaron convencerlos de que acompañen. 

Además de negociar con la oposición, el gobierno de Kicillof debió domar la atención mediática de la sesión. Desde la tarde del jueves móviles de distintos canales de TV se instalaron entre el edificio de la Legislatura y Casa de Gobierno. En el medio, el mandatario se reunió con docentes e intendentes del Frente de Todos.

El jefe de Gabinete, Carlos Bianco, ofició de vocero. No fue el único que salió a responder ante la tapa de los medios de comunicación que titularon con la suba mayor que se propone. “Kicillof propone de hasta 75% en los impuestos bonaerense”, tituló, por caso, el diario Clarín. Además de Bianco, López, Girard y el ministro Augusto Costa salieron a contrarrestar la difusión de la noticia.



.
Bianco y Girard, al ingresar a la reunión de urgencia, en el Anexo del Senado, con legisladores opositores (Foto: AGLP)


En declaraciones a radio La Red, Bianco se quejó por el tratamiento que la prensa le dio al tema: "Hubo un 2.000% de aumento en los servicios públicos en los últimos cuatro años y le decían sinceramiento. Nosotros ajustamos por debajo de la inflación a la mayoría y lo llaman impuestazo".

Irónico, un senador del Frente de Todos advirtió luego de salir de la reunión: “Algunos están en contra del aumento del inmobiliario rural, será por los campos que tienen. Lo que pide el Ejecutivo es sensato”.

Cómo fuere, la oposición logró trabar el proyecto de ley y como ocurrió con las emergencias votadas la semana pasada, el gobernador debió nuevamente ceder ante el virtual control que Juntos por el Cambio tiene en el Senado bonaerense, donde con 26 bancas tiene la mayoría de un cuerpo de 46.