X

Fernández asumió con anuncios de alto impacto: hambre, créditos, AFI, Justicia y pauta

El flamante presidente nurtrió su discurso inaugural con medidas concretas que adelantan los primeros ejes de su gobierno.

Por 10/12/2019 14:14

Más allá de las definiciones políticas y de contenido ideológico, el primer discurso del presidente Alberto Fernández ante la Asamblea Legislativa se distinguió por una serie de anuncios de alto impacto para “poner a la Argentina de pie como condición necesaria para que vuelva a caminar”. Para lograrlo buscará “recuperar un conjunto de equilibrios sociales, económicos y productivos que hoy no tenemos”, a partir de las siguientes medidas:

Plan Integral contra el Hambre. “La primera reunión oficial de nuestro Gobierno consistirá en un encuentro de trabajo sobre esta prioridad. Allí todo nuestro gabinete y las personalidades de la sociedad civil que generosamente se han sumado a nuestro llamado, comenzaremos la acción que ponga fin a este presente penoso”.

 

Acuerdos Básicos de Solidaridad en la Emergencia. “En los próximos días estaremos convocando a los trabajadores, a los empresarios y las diversas expresiones sociales, para la puesta en marcha de un conjunto de Acuerdos Básicos de Solidaridad en la Emergencia, que constituyan el cimiento sólido a partir del cual se vuelvan a encender los motores de nuestra economía”, aseguró Macri. La iniciativa “busca resolver esta situación de desorden, para otorgarle consistencia económica y social a nuestra recuperación”, “en materia de todas las variables del plan -precios, salarios, tarifas, tipo de cambio, aspectos monetarios, fiscales y sociales”, que “serán explicitadas en los próximos días, convocando a todos los sectores involucrados”.

 

Nuevo Consejo Económico y Social. Junto con los acuerdos solidarios para la emergencia, enviará al “Parlamento las bases legislativas para institucionalizar un Consejo Económico y Social para el Desarrollo, que será el órgano permanente para diseñar, consensuar y consagrar un conjunto de políticas de Estado para la próxima década”. Tendrá “rango legislativo” y propondrá que “sus máximas autoridades sean elegidas con acuerdo Parlamentario, por un período de gestión que trascienda nuestro mandato”.

 

Plan de créditos no bancarios a tasas bajas. “Hoy nuestros compatriotas tomaron créditos para comprar alimentos y remedios o para pagar las facturas de los servicios públicos. Las abuelas y abuelos se endeudaron para comprar medicamentos y empezaron a comer menos y peor”, repasó Fernández y anticipó que implementará “un sistema masivo de créditos no bancarios que brinde préstamos a tasas bajas”.

 

Plan de empleo joven. Según detalló Fernández, “hoy el desempleo afecta a casi un 30 por ciento de los jóvenes y, aún en tasas más altas, a las mujeres jóvenes”, pero además “hay más de 1.200.000 jóvenes que no estudian ni trabajan”. Para revertir esta situación, la nueva gestión buscará “garantizar el derecho al primer empleo, a través de becas solventadas por el Estado para que jóvenes se capaciten y trabajen en empresas, PyMEs, organizaciones sociales y de la economía popular y la agricultura familiar”.

 

Nuevo Presupuesto Nacional. El Presidente confirmó que no le dará “tratamiento parlamentario al Presupuesto Nacional proyectado por el gobierno saliente para el ejercicio 2020" porque "sus números no reflejan ni la realidad macroeconómica, ni las realidades sociales, ni los compromisos de deuda que realmente han sido asumidos”. Lo hará el año próximo “una vez que la instancia de negociación de nuestras deudas haya sido completada y, al mismo tiempo, hayamos podido poner en práctica un conjunto de medidas económicas, productivas y sociales para compensar el efecto de la crisis en la economía real”.

 

Intervención de la AFI y gastos reservados. “He decidido que sea intervenida la Agencia Federal de Inteligencia, para impulsar así una reestructuración de todo el sistema de inteligencia e información estratégica del Estado”, dijo Fernández. La primera medida de esa intervención será “la derogación del decreto 656 del 2016, que fue una de las primeras y penosas medidas que la anterior administración promovió y que significó consagrar el secreto para el empleo de los fondos reservados por parte de los agentes de inteligencia del Estado”. “Dichos fondos reservados no sólo dejarán de ser secretos, sino que serán reasignados para financiar el presupuesto del Plan contra el Hambre en la Argentina”. La medida incluirá a ”las otras fuerzas armadas y de seguridad, que serán mantenidos como tales en la medida indispensable, sólo cuando necesidades estrictísimas de defensa y seguridad lo exijan, y siempre con un máximo nivel de control parlamentario".

 

Pauta oficial. Fernández informó que “la administración que hoy terminó, gastó un monto total de 9.000 millones de pesos en propaganda oficial”. Definió ese gasto como “un despropósito de propaganda estatal, en un país con hambre de pan y hambre de conocimientos”. El presidente anticipó que va “a reorientar el presupuesto de publicidad del Estado bajo otros criterios” para que “dejen de servir a la propaganda del Estado para que pasen a servir al mejoramiento de la calidad educativa”. Aclaró que no recortará “esta cifra inmensa en su totalidad, porque afectaría el movimiento empresarial de nuestros medios periodísticos. Pero sí vamos a reorientarla”. “No queremos avisos pagos con dinero de todos para que elogien las bondades del gobierno de turno” y, para evitarlo, “vamos a invertir el presupuesto de la publicidad oficial para publicar avisos en los medios que serán herramientas pedagógicas, que nos ayuden a mejorar el rendimiento educativo de nuestros jóvenes en todo el país”.

 

Federalización del Estado Nacional. Otro punto del discurso hizo hincapié en “construir el equilibrio federal y territorial”. Para eso, dijo Fernández, buscará poner “fin a una estructura que muestra un país “central” rico y pujante y un país “periférico” que busca desarrollarse a partir de las mínimas concesiones que el país “central” entrega. Para hacerlo anticipó el traslado al interior de distintos organismos descentralizados y la creación de capitales alternativas.

 

Plan de Obras Públicas. También desplegará “por todo el país un Plan de Reactivación de Obras Públicas”, con “proyectos de ejecución rápida y con gran empleo de mano de obra local, destinados a mejorar la seguridad vial y la accesibilidad, el ordenamiento urbano y territorial, la construcción y el mantenimiento de edificios públicos y la infraestructura hidráulica, entre otros”. Según dijo, buscará “garantizar la absoluta transparencia en la administración de los recursos destinados a la obra pública”. El plan permitirá que “los ciudadanos puedan acceder a toda la información sobre el proyecto de la obra, los costos de la misma, el proceso de licitación y selección de la empresa ejecutora, monitorear los avances y denunciar irregularidades”.

 

Plan de Viviendas. Llevará adelante “un ambicioso plan de regularización del hábitat y de la construcción de viviendas”, porque “es inadmisible pensar que en pleno siglo XXI millones de argentinos no tengan un techo bajo el cual guarecerse”. La tarea estará a cargo del “nuevo Ministerio del Hábitat y la Vivienda”, que “ha sido instituido con el propósito de atender a la solución de esas carencias”.

 

Rejerarquización del área de Salud. Fernández anticipó que el área de Salud volverá a ser un ministerio. “Vamos a atender la salud de los argentinos a través del Ministerio que alguna vez degradaron. La desatención que en estos años ha padecido la salud en Argentina está a la vista. Enfermedades que creíamos desterradas han vuelto a aparecer entre nosotros. De aquí en más, arbitraremos las medidas pertinentes para que nuestros hijos sean vacunados en tiempo y forma, para que en los hospitales no falten insumos y para que los remedios lleguen a nuestros abuelos de menos ingresos de modo gratuito”.

 

Mercosur y Brasil. El Presidente anticipó que robustecerá “el MERCOSUR y la integración regional, en continuidad con el proceso iniciado en 1983 y potenciado desde 2003”. Respecto a Brasil, aseguró que construirá “una agenda ambiciosa, innovadora y creativa, en lo tecnológico, productivo y estratégico, que esté respaldada por la hermandad histórica de nuestros Pueblos y que va más allá de cualquier diferencia personal de quienes gobiernan la coyuntura”.

 

Malvinas. El Presidente reafirmó el “cumplimiento de la Cláusula Transitoria 1ra de la Constitución Nacional” para para potenciar “…el legítimo e imprescriptible reclamo por la soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos e insulares correspondientes…”. Lo hará con la creación de un consejo para generar políticas de estad. “Convocaré en la órbita presidencial a un Consejo donde tengan participación todas las fuerzas políticas, la provincia de Tierra del Fuego, representantes del mundo académico y de los excombatientes. Su objetivo será forjar un consenso nacional para diseñar y llevar adelante las estrategias que permitan conducir con éxito el reclamo más allá de los calendarios electorales”.

 

Reforma de la Justicia. Fernández anticipó que enviará al Congreso un plan de reforma integral de la Justicia Federal. “Nunca Más a una justicia contaminada por servicios de inteligencia, operadores judiciales, procedimientos oscuros y linchamientos mediáticos. Nunca más a una justicia que decide y persigue según los vientos políticos del poder de turno. Nunca más a una justicia que es utilizada para saldar discusiones políticas, ni a una política que judicializa los disensos para eliminar al adversario de turno”, justificó el Presidente.

 

Reforma de Seguridad. Fernández sostuvo que “en las próximas semanas estaremos enviando al Parlamento y sometiendo al debate informado de la sociedad civil y los expertos de todo el país, una propuesta de transformación y coordinación estructural de toda la política de seguridad ciudadana y prevención de la violencia”. Aspira a “que sea no sólo una política de Estado sino también una política de la sociedad. Concertada, plural, integral y co-gestionada, más allá del plazo de nuestro mandato, entre todos los actores del sistema político”.

 

Extensión de la jornada escolar. “Vamos a tener como prioridad avanzar en la extensión de la jornada escolar, una iniciativa fundamental para romper las desigualdades de origen”, anticipó Fernández. La iniciativa estará comprendida en un “gran Pacto Educativo Nacional”, que empezará “por las escuelas a las que asisten niñas, niños y jóvenes de sectores que más necesitan del Estado, que ya no pueden esperar más”.