X

Conservarán y transferirán activos digitales del Gobierno

Será preservado el contenido de más de 300 cuentas institucionales de redes sociales. Es la primera experiencia de este tipo en el país.
Redacción 28/11/2019 11:53

Por primera vez en la historia argentina, un gobierno conservará los contenidos de más de 300 activos digitales de la Administración Pública Nacional y transferirá esos usuarios a la gestión siguiente, informó el Ministerio del Interior.

El 9 de diciembre de 2019, cuando la gestión del presidente Mauricio Macri esté concluyendo, más de 300 cuentas de redes sociales institucionales pasarán a formar parte del patrimonio nacional a cargo del Archivo General de la Nación y quedarán disponibles en una cuenta “espejo” en las mismas plataformas para que la ciudadanía pueda acceder al contenido.

El proyecto de conservación de activos digitales es una iniciativa inédita que pone al país a la vanguardia en el mundo en lo que refiere al tratamiento y preservación de los canales digitales utilizados por un gobierno durante su gestión.

Parte de las cuentas que se van a conservar son las referentes a las de los ministerios, secretarías de gobierno y otras áreas u organismos que administran cuentas oficiales, por ejemplo la DINE, PAMI, AFIP, ANSES, etc.

 

 

El proyecto, encabezado por la cartera de Interior, es el resultado de más de un año de trabajo de organismos gubernamentales, universidades, organizaciones de la sociedad civil vinculadas a la información, al cuidado de datos, a la preservación de documentos, archivos provinciales, fundaciones, empresas vinculadas a la comunicación digital y especialistas de diferentes áreas que aportaron al proyecto desde su experiencia y su conocimiento.

A lo largo de este tiempo se generaron cuatro áreas de trabajo (Comunicacional, Archivístico, Tecnológico y Normativo) donde se extrajeron conclusiones y recomendaciones que permitieron llegar a un consenso acerca de qué, cómo y dónde se debe conservar.

Del ámbito gubernamental se destaca la participación de funcionarios de Secretaría General de la Presidencia (encargados de administrar las cuentas de Presidencia y de Casa Rosada), Secretaría Legal y Técnica, Jefatura de Gabinete de Ministros, Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Secretaría de Modernización, Archivo General de la Nación, la Cámara de Diputados, el Senado de la Nación, la Agencia de Acceso a la Información y las empresas Facebook, Twitter y Google, entre otros tantos.

El proyecto estuvo a cargo del director de Comunicación del Ministerio del Interior, Pablo Pérez Paladino, y se basa en el proceso de transición que se dio en Estados Unidos entre la administración Obama y la de Trump. En el caso local, la diferencia se da en que se decidió solo conservar y transferir las cuentas institucionales y dejar afuera las personales.

"En esta nueva era de comunicación digital, debemos tener en claro que las redes sociales han transformado en gran medida cómo se genera y distribuye la información, llevándonos de un modelo vertical con los medios como piedra fundamental, a un modelo horizontal donde cada individuo tiene la capacidad de generar información y emitir mensajes", destacó Pérez Paladino.

"Como instituciones públicas -agregó- tenemos el deber de aggiornarnos a estos nuevos escenarios, entender que estos contenidos les pertenecen a todos los argentinos y ser los garantes de preservar parte de lo que es su patrimonio".

El proyecto, explicó el funcionario, contempla la conservación y transición de los activos digitales institucionales a través de dos vías:

1) Espejar los contenidos digitales de la gestión 2015-2019 para que el gobierno siguiente pueda continuar utilizando la cuenta institucional original y que en otra cuenta estén disponibles a la ciudadanía los contenidos de la gestión que termina.

2) Descargar los contenidos de las plataforma para que el Archivo General de la Nación los conserve y formen parte de la historia de nuestro país, dándole libre acceso a la ciudadanía a los mismos.

Pérez Paladino afirmó que “es la primera vez en la historia de nuestro país que se hace un proceso de transición de activos digitales institucionales” y resaltó que “la comunicación y el intercambio con los ciudadanos a través de las redes sociales tiene que formar parte del patrimonio histórico nacional para que las actuales y futuras generaciones puedan consultar”.

A diferencia de los procesos de transición que se dieron en otros países de la región como México, Colombia o Chile, en el caso argentino interviene el Archivo General de la Nación como garante y custodio de la información y ARSAT, que cuenta con el data center más grande de Latinoamérica y donde se alojarán los activos digitales a conservar.