X
Aunque en 2015 había roto la continuidad de gobiernos radicales, perdió su reelección empantanado en una muy débil campaña. En modo manotazo de ahogado, denuncia fraude.
Redacción 11/11/2019 9:54

La boleta del Frente de Todos arrasó en Ramallo y en la Segunda sección electoral, a la que pertenece dicha localidad de la provincia de Buenos Aires. Sin embargo, el intendente peronista Mauro Poletti perdió la elección y, con ella, la chance de ser reelecto. El corte de boleta en su contra es el ejemplo palmario de que la gente le dio la espalada a él, pese a que acompañó al resto de la tira del Todos. Perdió por 44 votos contra Gustavo Perié, el dirigente de Cambiemos que en diciembre asumirá la jefatura comunal.

Los motivos de la derrota, que desconcertó ante el escenario de victoria peronista nacional y provincial, se encuentran, para muchos, en la tibia campaña que puso en marcha y la escasa fiscalización. Acaso también la idiosincrasia local de una comuna que históricamente fue gobernada por el radicalismo haya dado un empujón.

 

 

 

Como respuesta, o recurso desesperado, el oficialismo local presentó una denuncia por supuestas irregularidades en los comicios ante la Junta Electoral de la provincia de Buenos Aires.

En dicha presentación se destacan como “irregularidades” un audio difundido durante la campaña para la elección general, y en la que suponen que uno de los candidatos a concejal por la lista de Juntos por el Cambio, Cristian Cardozo, reconocía el reparto de boletas de manera irregular para provocar la nulidad de votos. También, aparentes desprolijidades en el voto emitido por las fuerzas de seguridad afectadas a los comicios.

 

 

Lo cierto es que el recurso, presentado por el apoderado de la lista local del Frente de Todos, Leonardo Cejas, no parece que vaya a revertir lo que a las claras es una derrota y en un escenario que parecía propicio para la reelección.

Según los números, Perie, actual concejal PRO, obtuvo el 47,79% de los votos (11.106) contra el 47,60% (11.062) que alcanzó Poletti.

En el distrito, Axel Kicillof logró el 50,15% (11.647) y la gobernadora María Eugenia Vidal, el 43,51% (10.105). Alberto Fernández llegó al 50,40% (11.890) por sobre el presidente Mauricio Macri, que alcanzó el 40,18% (9.503).

En el tramo correspondiente a la nómina de diputados nacionales, el Frente de Todos alcanzó el 50,90% (11.597) por sobre el 42,74% (9.738) de Juntos por el Cambio.

Mientras que para la categoría de senadores provinciales, la lista de Todos obtuvo el 49,98% (11.455) por sobre el 43,41% (9.950) de Juntos por el Cambio.

De acuerdo a estos resultados, a partir del 10 de diciembre Ramallo tendrá por primera vez un intendente del PRO, aunque en el formato de Cambiemos donde también participa la UCR.

 

 

En la historia del municipio, el radicalismo fue el partido dominante, con los gobiernos de los boinas blancas, Roberto Filpo (1999- 2003) y Ariel Santalla (2003-2015), una racha que había cortado el justicialista Poletti cuando logró la intendencia, en 2015, pero que duró apenas un mandato.

Parece un casi similar, aunque cambiando de colores partidarios, al que le sucedió a Jorge Nedela, el intendente que cuatro años atrás logró la primera victoria del radicalismo en Berisso, pero que el pasado 27 de octubre perdió la reelección a manos del peronista Fabián Cagliardi.