X
Tras sumarse al espacio antiaborto y dar el batacazo, se empezó a mover sola. El PRO la tienta, pero ella por ahora sonríe para la cámara. Sus socios le piden que aclare qué camiseta tiene puesta.
Por 10/11/2019 12:07

¿Es celeste o amarilla?, se preguntan por estas horas los diputados "provida" electos de Santa Fe respecto de su compañera de espacio, Amalia Granata. Una sugerente foto de la mediática con dirigentes de Juntos por el Cambio, en la que insinúa un salto político, generó que el frente por el que fue electa le pida definiciones concretas sobre su futuro legislativo.

“Nos tomó por sorpresa. Estamos esperando reunirnos para ver qué nos dice. No sabemos de qué se trata lo que ocurrió el otro día, si es un pase a otro espacio, si tiene pensado cortarse directamente, o en carácter de qué fue (la foto)”, le explicó a Letra P el pastor y diputado electo Walter Ghione.

 

 

El espacio político-religioso, que tomó impulso a partir de la discusión sobre el aborto en 2018, encontró en la mediática Granata un rostro para encabezar la lista de diputados provinciales bajo el lema “por la familia y la vida”. Con un fuerte arraigo en los pastores evangélicos pentecostales y en menor medida en el catolicismo duro, logró una gran elección al obtener seis bancas, incluso más que Juntos por el Cambio.

Ni bien se conocieron los resultados, Granata se empezó a mover unilateralmente al compartir charlas y fotos con distintos dirigentes de diversos espacios. Sus compañeros de lista hablaban entonces de “libertad de acción” como forma de recoger experiencias para la labor legislativa, pero en el último tiempo el rumor se convirtió en ruido.

Granata traccionó unos 300 mil votos, lo que es una tentación para cualquier dirigente al que no le pesen el conservadurismo y las posturas del espacio. El concejal del PRO y referente del macrismo, Roy López Molina, es un ejemplo.

 

 

Distanciado de la conducción provincial de Federico Angelini, comenzó a frecuentar a Granata e intentar convencerla de pegar el salto a su sector antes de que ponga un pie en la Legislatura con los pañuelos celestes. Como no hay oficialización al respecto, aunque el contexto es más que sugerente, los legisladores electos "provida" le piden una señal sin matices para poder avanzar, o no, en la construcción del bloque.

“Nuestro objetivo es mantener los seis diputados y un espacio independiente, pero dependerá de lo que quiera hacer ella”, sostuvo Ghione, quien fuera armador de la lista junto al abogado de raíz católica  Nicolás Mayoraz.

 

 

Por otro lado, decidieron respaldar a Granata en la denuncia pública en su contra por abuso sexual infantil. Anna Chiara, la hija de la actriz Andrea Del Boca, podría judicializar el caso. Como trascendió, la imputación es porque, según dijo Chiara, su padre, Ricardo Biasotti, y Granata, su expareja, la obligaban a acortarse desnuda junto con ellos, también desprovistos de ropa, para mirar películas pornográficas desde la cama cuando tenía apenas 5 años. Si se judicializa la denuncia, podrían impedirle a la electa asumir su banca.

“Lo vemos como un ataque no solo contra ella sino contra el espacio "provida" en general. Es difícil atravesar un tipo de denuncia de ese tipo. En esa lucha estamos juntos. Más allá de la decisión política que ella tome, la apoyamos”, sostuvo Ghione.