X
Guillermo Pereyra (MPN) avanza en una propuesta que contenga al sector laboral. Maneja un poderoso sindicato en la Patagonia.
Redacción 03/10/2019 18:19

El senador de la Nación y candidato a renovar su banca por el Movimiento Popular Neuquino (MPN), Guillermo Pereyra, presentó un proyecto de ley que deroga el Decreto 669/19, firmado por el presidente Mauricio Macri, que reduce el monto de las indemnizaciones por accidentes laborales.  De esta forma, el legislador patagónico busca contener una medida que apuntó al corazón del sistema laboral.

Pereyra, quien conduce el Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, afronta una dura campaña luego de ser relegado en las elecciones primarias por las listas que llevan a Alberto Fernández (Todos) y Macri (Juntos por el Cambio).

En los argumentos expresa que el decreto “significa una reducción significativa del monto indemnizatorio que recibirán los trabajadores en caso de incapacidad definitiva o muerte”, y muestra nuevamente que el Poder Ejecutivo Nacional “gobierna en función del lucro de las empresas -en este caso, de las aseguradoras- y no en función del bienestar de los trabajadores y sus familias”.

 

 

 

El senador neuquino aseguró que se trata de una situación de suma gravedad institucional, donde el Poder Ejecutivo Nacional toma la prerrogativa de legislar del Congreso Nacional a través de un decreto de necesidad y urgencia, “sobre un tema en el que no existe necesidad ni urgencia”.

“El Decreto 669/19 atenta visiblemente contra uno de los derechos fundamentales de los trabajadores que es la indemnización por incapacidad definitiva o muerte del trabajador, reduciendo sensiblemente su monto debido a un reemplazo del índice de actualización del ‘ingreso base’ de los trabajadores; suma que se utiliza para determinar cuánto se le paga al trabajador accidentado en concepto de indemnización”, precisa en los fundamentos.

El Decreto 669/19 establece que el cálculo de actualización de dicho ‘ingreso base’ se realice siguiendo la variación del índice Remuneraciones Imponibles Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE), cuando hasta ahora aplicaba la tasa activa anual vencida a treinta días del Banco de la Nación Argentina. Esto representa un cálculo a la baja que perjudica visiblemente a todos los trabajadores que afrontan esta situación.