X

La libera de autorizar tarifazos hasta fin de año y asume las deudas contraídas por las prestatarias. Pelotazo para la próxima administración: deberá hacerse cargo de la actualización de las tarifas.

Por 02/10/2019 10:49

La gobernadora María Eugenia Vidal concretó este miércoles el traspaso de las prestatarias de energía Edenor y Edesur a la órbita bonaerense, aunque con algunas modificaciones acordadas con el presidente Mauricio Macri con las que se busca evitar un impacto negativo en la campaña de la bonaerense y en su eventual futuro como jefa de la oposición, en caso de perder en octubre.

Según confirmaron a Letra P fuentes de Gobierno, previo al decreto de traspaso que fue publicado este miércoles en el Boletín Oficial, la secretaría de Energía de la Nación firmó con las prestatarias un acuerdo por el cual éstas se comprometen a congelar las tarifas hasta enero de 2020, en tanto que la Nación absorverá las deudas contraídas con el Estado y que son previas al cambio de jurisdicción.

De esta manera, la gobernadora no tendrá que hacerse cargo de deudas que superaban los $40 mil millones, y que, sin duda, iban a desbalancear su ya abrumado presupuesto. Además, se ahorra la mala noticia de autorizar aumentos de tarifas antes del 27 de octubre.

 

 

Según el acuerdo firmado por la Nación, las prestatarias serán liberadas del congelamiento a partir de febrero de 2020, cuando podrán aplicar “actualizaciones” si lo consideran necesario. Es decir, si Axel Kicillof (Frente de Todos) gana la gobernación, habrá heredado de Vidal un futuro tarifazo en el servicio de luz que se presta en el conurbano bonaerense.   

EL TRASPASO. El decreto 1289, publicado este miércoles en el Boletín Oficial, establece la transferencia de jurisdicción del Servicio Público de Distribución de Energía Eléctrica a la Provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma De Buenos Aires en base al acuerdo que se firmó el 28 de febrero pasado. Se trata de la concesión de la energía eléctrica que llega a la región metropolitana (conurbano y Ciudad de Buenos Aires), a través de las concesionarias Edenor y Edesur, y que hasta la fecha eran regenteadas por el Estado Nacional.

La decisión del presidente Mauricio Macri en ese momento respondió a un acuerdo con el resto de las provincias, que reclamaban igualdad de trato. Por eso se traslada la responsabilidad del servicio a las jurisdicciones correspondientes.

 

 

Para el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y para Vidal fue un baldazo de agua fría, que marcó el inicio de las negociaciones que tuvieron un final esta semana, y, a la vez, el comienzo de la guerra fría entre ambos gobernantes y el jefe de Gabinete Marcos Peña, que, por ende, se extendió a Macri.

El convenio suscripto establece además la creación de un Ente Metropolitano Regulador del Servicio Eléctrico (EMSE) que abarcará a la Ciudad y al Gran Buenos Aires, con un directorio compuesto por seis representantes, tres por cada jurisdicción, y que se encargarán en adelante de regular la distribución de la energía en la región y controlar este suministro, según confiaron a este portal fuentes de la gobernación.

El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) continuará conservando la potestad en materia de regulación del transporte y la generación de la energía. En tanto, el Organismo de Control de la Energía Eléctrica de la provincia de Buenos Aires (OCEBA) seguirá a cargo de la asistencia y control del proceso.