X
El titular de La Bancaria destacó la necesidad de discutir las nuevas formas de trabajo y habló de una eventual reforma laboral. Además, criticó la política fiscal actual.
Redacción 18/10/2019 13:25

En el marco de la 55° edición del Coloquio de IDEA, el titular del gremio de los bancarios, Sergio Palazzo, dijo estar de acuerdo con discutir un “pacto social” aunque remarcó que no se trata solo de “congelar precios y salarios”.  

“Una reforma laboral planteado en términos de qué cede uno y qué cede el otro no va a llegar nunca a un acuerdo. Sí estamos de acuerdo en discutir cómo se implementan, pero un pacto social no puede ser solo un congelamiento de precios y salarios”, explicó durante su exposición en el evento que se realiza en Mar del Plata.

En este sentido, consideró que “un pacto social tiene que poner la proa hacia al pleno empleo, a la erradicación del empleo en negro y tiene que definir qué sector económico va a liderar el crecimiento”.

Además, el líder sindicalista criticó la política fiscal del gobierno de Cambiemos y dijo que hay  “empresas que valen miles de millones de dólares que pagan menos carga social que una pyme”.

Palazzo también destacó la necesidad de discutir las nuevas formas de trabajo: “Es necesario que la Argentina le dé resguardo a los trabajadores con esas aplicaciones. Detrás de cada aplicación hay un trabajador y detrás de un trabajador hay un derecho”.

 

 

Por su parte, el secretario general en la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), Gerardo Martínez, también planteó la urgencia de alcanzar un pacto social para que Argentina salga de la crisis y advirtió: "Estamos cerca del abismo y con un peligro de desmoronamiento".

“El diálogo social no lo saca por decreto un ministro. Tiene que haber un diálogo institucionalizado. Hay desconfianza y falta de entrenamiento en el diálogo desde hace muchos años. Estamos en una situación peor que hace cuatro años atrás. Nos tenemos que dar la oportunidad", analizó.

El titular de la CTA, Hugo Yasky, rechazo de manera contundente la reforma laboral y dijo que “no puede ser aceptada como un dogma del neoliberalismo que lo aplican casi religiosamente”.

 

 

“Nos quisieron vender que los mercado de por sí resuelven los problemas. Necesitamos refundar el contrato social para poder definir en conjunto metas que tengan que ver con el bienestar general. No hay empresario en una sociedad que pueda realizarse sin un marco de mínimo piso de bienestar general”, agregó.