X

La TV abierta argentina modelo 2018

Pese a los malos augurios, el formato resiste. Alianzas en un ecosistema cambiante. La competencia de las nuevas plataformas. Lo que dejó 2018.

La TV abierta argentina modelo 2018

06/01/2019 10:54

 

Aunque hace más de una década se anuncia y escribe sobre el fin de la televisión abierta, lo cierto es que todavía logra captar la atención de las audiencias y de los anunciantes, al punto que en sus versiones abierta y de pago concentra en la Argentina aproximadamente el 39% de la inversión publicitaria por industria. 

La televisión tradicional está inserta en un ecosistema de medios y ha logrado realizar alianzas estratégicas y revisar su modelo de negocio para garantizar su existencia. Los responsables de la industria televisiva se han unido para realizar y exhibir contenidos, por lo que no es raro que un producto de Telefe se emita por Flow (Cablevisión) o que Pol-Ka realice coproducciones con TNT o Fox. Al mismo tiempo, las empresas de televisión han diseñado productos para diversas pantallas y dispositivos. Los programas ya no se piensan solamente para su emisión en la ahora mal llamada pantalla chica, sino que se diseñan para ser consumidos donde, como y cuando el público los requiera.

La programación de la televisión en abierto argentina experimentó continuidades y cambios durante 2018. Analicemos un poco el año de los canales.

TANQUES. Las dos emisoras líderes son Telefe y El Trece TV, señales que forman parte de los principales conglomerados mediáticos del país. El primero integra desde 2016 el grupo internacional Viacom. La empresa realizó la compra al grupo Telefónica por un monto de 345 millones de dólares para posicionarse en el mercado latinoamericano. El segundo es parte del Grupo Clarín, el mayor editor de diarios del país, propietario de las principales radios, entre ellas AM Mitre y FM La 100, accionista de Papel Prensa SA, posee varias señales de televisión de pago y es dueño de Cablevisión, la principal empresa operadora de televisión de pago y acceso a internet en Argentina. Además, en julio de 2018 la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), al igual que el ente regulador del sector comunicacional ENaCom, aprobó de modo inédito en América Latina la fusión de Cablevisión y Telecom favoreciendo los intereses de los accionistas más importantes, Héctor Magnetto y David Martínez (Fintech). 

Históricamente, ambas señales han concentrado los mayores niveles de producción propia y de canales en el interior del país. Esta combinación (no menor) de factores les permite alcanzar los índices de audiencia más elevados del mercado televisivo.

PROGRAMACIONES. Aunque la pantalla de Telefe tuvo varias transiciones, las constantes de la emisora de Martínez continúan siendo las series de origen turco, que cubren diversas franjas horarias. La particularidad de la grilla semanal fue encadenar programas nacionales con estas producciones para sostener los números y el promedio general del canal. La fórmula pareció ser exitosa, aunque dos desaciertos hicieron tambalear las emisiones vespertinas. El primero fue la repetición de la novela turca ¿Qué culpa tiene Fatmagül?, que en su reestreno concentró solo 6 puntos, y el segundo fue reemplazar esta ficción por el programa Pampita Online, con un formato incierto que giró en torno a las entrevistas en vivo y el debate de temas de actualidad. La propuesta concluyó con una salida estrepitosa y poco clara de la conductora Carolina Ardohaín

 

 

Una de las características del canal de las pelotas es exhibir abundante programación local. Durante 2018 produjo entretenimiento y noticias (¿En qué mano está?; Morfi, todos a la mesa; Morfi Kids; Corta por Lozano; La Voz Argentina; Buen Telefe; El noticiero de la gente; Telefe Noticias y Staff).

Un párrafo aparte merecen las ficciones. Telefe tuvo dentro de su programación Golpe al corazón, 100 días para enamorarse, Morir de amor, Sandro de América y Rizhoma Hotel. Dentro de los aciertos, se pueden mencionar Sandro de América  y 100 días para enamorarse, que respondieron con un promedio de 16 y 15 puntos, siendo las ficciones más vistas en esta pantalla. Mientras que Morir de amor tuvo un inicio de 10,6 puntos, la tira protagonizada por Griselda Siciliani terminó con 4,7 puntos en su última emisión. Rizhoma Hotel tuvo un destino parecido, ya que empezó con un promedio de 13,4 puntos y, con el paso de las emisiones, se fue quedando con entre 6 y 7 puntos. 

El Trece TV se caracterizó por emitir programas y tiras locales. La señal de Constitución fortaleció sus emisiones matutinas con Nosotros a la mañana y Los ángeles de la mañana, mientras que a la tarde consolidó los ciclos El diario de Mariana, Pasapalabra, Los especialistas del show y La tribuna de Guido. Además de continuar con los clásicos noticieros Arriba Argentinos, Noticiero El trece, Telenoche  y En Síntesis.

En el plano de la ficción nacional, los números acompañaron parcialmente a Las Estrellas y Simona. La primera osciló entre los 8 y 11 puntos, compitiendo de forma directa con la tira turca El Sultán (Telefe). La segunda promedió los 13 puntos hasta el estreno de la tira 100 días para enamorarse y a partir de allí el rating se estancó en los 9 puntos. En tanto que la producción Mi hermano es un clon, estrenada en septiembre, no tuvo mayor repercusión.

Asimismo, la serie El Lobista se emitió por El Trece TV y la señal de cable TNT. En la señal de aire obtuvo en su día de estreno 13 puntos de rating, y en su emisión final 6 puntos. Showmatch, el programa insignia de la emisora regresó en septiembre. En esta nueva entrega del certamen, denominado Bailando 2018, se enfrentó a la competencia del ciclo La Voz Argentina y la tira 100 días para enamorarse (ambos de Telefe). Mientras que en su debut cosechó 20,9 puntos de rating, el promedio general fue de 11 puntos, con picos de 13 y 15. Esto le alcanzó para ser lo más visto de la señal entre septiembre y diciembre.

 

 

LA AVENIDA DEL MEDIO. América TV es propiedad de los empresarios Daniel Vila, José Luis Manzano y Claudio Belocopitt, de Swiss Medical Group. En julio del año pasado, el Grupo América vendió Supercanal, el principal cable operador del interior detrás de Cablevisión, con más de 800 mil abonados, pese a lo cual mantiene un conglomerado de medios en 17 provincias. En la pantalla chica, América TV sostuvo varios de los ciclos históricos. La grilla semanal del canal se compuso de formatos de talk show, vinculados con el mundo del espectáculo y la política, magazines y noticieros. Cuenta con fuerte programación local, pero de bajo presupuesto, entre los clásicos se destacaron: Intrusos, Infama, Intratables, Pamela a la tarde, Animales sueltos, Polémica en el bar e Incorrectas. Además, emitió la producción norteamericana House of cards. El rating base semanal fue de 3 puntos, con picos de 4 y 5. 

Canal 9,  el cuarto canal en audiencia, es propiedad del empresario mexicano Remigio Ángel González, quien concentra en su poder al menos 45 estaciones de televisión en 16 países de la región,  más de 70 estaciones de radio, salas de cine y restaurantes. La grilla semanal de 2018 combinó telenovelas latinoamericanas y magazines locales.

En los primeros meses, se programaron en la tarde las novelas Mi marido tiene familia, Sin tu mirada, La doble vida de Estela Carrillo, Mujeres de negro y La esclava blanca. El rating promedio fue de 2 puntos, aunque los programas El Show del problema, Confrontados y Todas las tardes elevaron el número a 3.

En tanto, la edición del noticiero Telenueve Central y Bendita concentraron los índices más altos de audiencia con 4 puntos, con picos que rondaron los 5 y 6 puntos durante el prime time

En el caso de la TV Pública, probablemente, el Campeonato Mundial de Fútbol Rusia 2018 interrumpió su tensa calma y agitó el rating de la emisora estatal, que desde la asunción de la gestión de Lombardi parece estar confinada al destierro. La programación semanal de la TV Pública se basó, prácticamente, en documentales y películas (nacionales y clásicos internacionales). Al mismo tiempo, mantuvo algunos programas de años anteriores, entre los que se destaca Cocineros Argentinos por su rating promedio de 1,5 a 2. Además, emitió en continuidad ciclos de cine (Filmoteca), de interés general (Todo tiene un porqué, Cada noche, Ambiente y Medio, Ronda de editores) y programas deportivos (Somos futboleros, Generación NBA, Maratón). En tanto que durante enero de 2018 se cancelaron los noticieros del fin de semana y en el año los trabajadores de prensa tuvieron varios conflictos por la falta de presupuesto y de cobertura para realizar los informativos.

 

 

En relación a las ficciones, se emitieron Bichos raros, Nuestros días felices, La caída, El marginal II, La chica que limpia, Roxi y Encerrados, mientras que repitieron la primera temporada de El marginal, Estocolmo e Historia de un clan. Se destacó, en ese sentido, las segunda temporada de El Marginal, que empezó con 10,4 puntos y dejó un promedio base de 8 puntos con picos de 11. 

PLATAFORMAS. Las audiencias y los jugadores emergentes necesitan de la televisión, de su experiencia y de sus relatos. Ejemplo de esto lo constituyen Netflix y Flow, que se alimentan de la tele y la necesitan como condición de  su propia existencia. Mientras que Netflix busca afianzarse en la producción local y se alió con Pol-ka para realizar su tercera producción conjunta, que se estrenará en 2019, Flow busca generar contenidos para agrandar su oferta y trabajar con productoras relacionadas con la televisión abierta. 

 

 

Los dueños de estas plataformas saben que ofrecer producciones originales y nacionales forma parte de su valor agregado. Internet funciona como una gran pantalla para acceder a productos globales, por este motivo las estrategias de diversificación implican tener socios locales para desarrollar contenido vernáculo. La recompensa es para las dos partes: la TV abierta exhibe esas producciones en su programación y las plataformas la ponen a disposición paras su clientes. 

Si bien la televisión abierta sufre las bajas de audiencia, Rusia 2018 demostró que el encendido aún está vigente para eventos en vivo. En tanto, los emergentes digitales copian el know how y las modalidades de trabajo de la tradicional tele porque necesitan controlar la incertidumbre frente al público, relacionarse con su idiosincrasia y generar contenido original para diferenciarse de la competencia.

La TV abierta argentina modelo 2018

Miembro del Programa de Industrias Culturales y Espacio Público (UNQ).

Pese a los malos augurios, el formato resiste. Alianzas en un ecosistema cambiante. La competencia de las nuevas plataformas. Lo que dejó 2018.

 

Aunque hace más de una década se anuncia y escribe sobre el fin de la televisión abierta, lo cierto es que todavía logra captar la atención de las audiencias y de los anunciantes, al punto que en sus versiones abierta y de pago concentra en la Argentina aproximadamente el 39% de la inversión publicitaria por industria. 

La televisión tradicional está inserta en un ecosistema de medios y ha logrado realizar alianzas estratégicas y revisar su modelo de negocio para garantizar su existencia. Los responsables de la industria televisiva se han unido para realizar y exhibir contenidos, por lo que no es raro que un producto de Telefe se emita por Flow (Cablevisión) o que Pol-Ka realice coproducciones con TNT o Fox. Al mismo tiempo, las empresas de televisión han diseñado productos para diversas pantallas y dispositivos. Los programas ya no se piensan solamente para su emisión en la ahora mal llamada pantalla chica, sino que se diseñan para ser consumidos donde, como y cuando el público los requiera.

La programación de la televisión en abierto argentina experimentó continuidades y cambios durante 2018. Analicemos un poco el año de los canales.

TANQUES. Las dos emisoras líderes son Telefe y El Trece TV, señales que forman parte de los principales conglomerados mediáticos del país. El primero integra desde 2016 el grupo internacional Viacom. La empresa realizó la compra al grupo Telefónica por un monto de 345 millones de dólares para posicionarse en el mercado latinoamericano. El segundo es parte del Grupo Clarín, el mayor editor de diarios del país, propietario de las principales radios, entre ellas AM Mitre y FM La 100, accionista de Papel Prensa SA, posee varias señales de televisión de pago y es dueño de Cablevisión, la principal empresa operadora de televisión de pago y acceso a internet en Argentina. Además, en julio de 2018 la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), al igual que el ente regulador del sector comunicacional ENaCom, aprobó de modo inédito en América Latina la fusión de Cablevisión y Telecom favoreciendo los intereses de los accionistas más importantes, Héctor Magnetto y David Martínez (Fintech). 

Históricamente, ambas señales han concentrado los mayores niveles de producción propia y de canales en el interior del país. Esta combinación (no menor) de factores les permite alcanzar los índices de audiencia más elevados del mercado televisivo.

PROGRAMACIONES. Aunque la pantalla de Telefe tuvo varias transiciones, las constantes de la emisora de Martínez continúan siendo las series de origen turco, que cubren diversas franjas horarias. La particularidad de la grilla semanal fue encadenar programas nacionales con estas producciones para sostener los números y el promedio general del canal. La fórmula pareció ser exitosa, aunque dos desaciertos hicieron tambalear las emisiones vespertinas. El primero fue la repetición de la novela turca ¿Qué culpa tiene Fatmagül?, que en su reestreno concentró solo 6 puntos, y el segundo fue reemplazar esta ficción por el programa Pampita Online, con un formato incierto que giró en torno a las entrevistas en vivo y el debate de temas de actualidad. La propuesta concluyó con una salida estrepitosa y poco clara de la conductora Carolina Ardohaín

 

 

Una de las características del canal de las pelotas es exhibir abundante programación local. Durante 2018 produjo entretenimiento y noticias (¿En qué mano está?; Morfi, todos a la mesa; Morfi Kids; Corta por Lozano; La Voz Argentina; Buen Telefe; El noticiero de la gente; Telefe Noticias y Staff).

Un párrafo aparte merecen las ficciones. Telefe tuvo dentro de su programación Golpe al corazón, 100 días para enamorarse, Morir de amor, Sandro de América y Rizhoma Hotel. Dentro de los aciertos, se pueden mencionar Sandro de América  y 100 días para enamorarse, que respondieron con un promedio de 16 y 15 puntos, siendo las ficciones más vistas en esta pantalla. Mientras que Morir de amor tuvo un inicio de 10,6 puntos, la tira protagonizada por Griselda Siciliani terminó con 4,7 puntos en su última emisión. Rizhoma Hotel tuvo un destino parecido, ya que empezó con un promedio de 13,4 puntos y, con el paso de las emisiones, se fue quedando con entre 6 y 7 puntos. 

El Trece TV se caracterizó por emitir programas y tiras locales. La señal de Constitución fortaleció sus emisiones matutinas con Nosotros a la mañana y Los ángeles de la mañana, mientras que a la tarde consolidó los ciclos El diario de Mariana, Pasapalabra, Los especialistas del show y La tribuna de Guido. Además de continuar con los clásicos noticieros Arriba Argentinos, Noticiero El trece, Telenoche  y En Síntesis.

En el plano de la ficción nacional, los números acompañaron parcialmente a Las Estrellas y Simona. La primera osciló entre los 8 y 11 puntos, compitiendo de forma directa con la tira turca El Sultán (Telefe). La segunda promedió los 13 puntos hasta el estreno de la tira 100 días para enamorarse y a partir de allí el rating se estancó en los 9 puntos. En tanto que la producción Mi hermano es un clon, estrenada en septiembre, no tuvo mayor repercusión.

Asimismo, la serie El Lobista se emitió por El Trece TV y la señal de cable TNT. En la señal de aire obtuvo en su día de estreno 13 puntos de rating, y en su emisión final 6 puntos. Showmatch, el programa insignia de la emisora regresó en septiembre. En esta nueva entrega del certamen, denominado Bailando 2018, se enfrentó a la competencia del ciclo La Voz Argentina y la tira 100 días para enamorarse (ambos de Telefe). Mientras que en su debut cosechó 20,9 puntos de rating, el promedio general fue de 11 puntos, con picos de 13 y 15. Esto le alcanzó para ser lo más visto de la señal entre septiembre y diciembre.

 

 

LA AVENIDA DEL MEDIO. América TV es propiedad de los empresarios Daniel Vila, José Luis Manzano y Claudio Belocopitt, de Swiss Medical Group. En julio del año pasado, el Grupo América vendió Supercanal, el principal cable operador del interior detrás de Cablevisión, con más de 800 mil abonados, pese a lo cual mantiene un conglomerado de medios en 17 provincias. En la pantalla chica, América TV sostuvo varios de los ciclos históricos. La grilla semanal del canal se compuso de formatos de talk show, vinculados con el mundo del espectáculo y la política, magazines y noticieros. Cuenta con fuerte programación local, pero de bajo presupuesto, entre los clásicos se destacaron: Intrusos, Infama, Intratables, Pamela a la tarde, Animales sueltos, Polémica en el bar e Incorrectas. Además, emitió la producción norteamericana House of cards. El rating base semanal fue de 3 puntos, con picos de 4 y 5. 

Canal 9,  el cuarto canal en audiencia, es propiedad del empresario mexicano Remigio Ángel González, quien concentra en su poder al menos 45 estaciones de televisión en 16 países de la región,  más de 70 estaciones de radio, salas de cine y restaurantes. La grilla semanal de 2018 combinó telenovelas latinoamericanas y magazines locales.

En los primeros meses, se programaron en la tarde las novelas Mi marido tiene familia, Sin tu mirada, La doble vida de Estela Carrillo, Mujeres de negro y La esclava blanca. El rating promedio fue de 2 puntos, aunque los programas El Show del problema, Confrontados y Todas las tardes elevaron el número a 3.

En tanto, la edición del noticiero Telenueve Central y Bendita concentraron los índices más altos de audiencia con 4 puntos, con picos que rondaron los 5 y 6 puntos durante el prime time

En el caso de la TV Pública, probablemente, el Campeonato Mundial de Fútbol Rusia 2018 interrumpió su tensa calma y agitó el rating de la emisora estatal, que desde la asunción de la gestión de Lombardi parece estar confinada al destierro. La programación semanal de la TV Pública se basó, prácticamente, en documentales y películas (nacionales y clásicos internacionales). Al mismo tiempo, mantuvo algunos programas de años anteriores, entre los que se destaca Cocineros Argentinos por su rating promedio de 1,5 a 2. Además, emitió en continuidad ciclos de cine (Filmoteca), de interés general (Todo tiene un porqué, Cada noche, Ambiente y Medio, Ronda de editores) y programas deportivos (Somos futboleros, Generación NBA, Maratón). En tanto que durante enero de 2018 se cancelaron los noticieros del fin de semana y en el año los trabajadores de prensa tuvieron varios conflictos por la falta de presupuesto y de cobertura para realizar los informativos.

 

 

En relación a las ficciones, se emitieron Bichos raros, Nuestros días felices, La caída, El marginal II, La chica que limpia, Roxi y Encerrados, mientras que repitieron la primera temporada de El marginal, Estocolmo e Historia de un clan. Se destacó, en ese sentido, las segunda temporada de El Marginal, que empezó con 10,4 puntos y dejó un promedio base de 8 puntos con picos de 11. 

PLATAFORMAS. Las audiencias y los jugadores emergentes necesitan de la televisión, de su experiencia y de sus relatos. Ejemplo de esto lo constituyen Netflix y Flow, que se alimentan de la tele y la necesitan como condición de  su propia existencia. Mientras que Netflix busca afianzarse en la producción local y se alió con Pol-ka para realizar su tercera producción conjunta, que se estrenará en 2019, Flow busca generar contenidos para agrandar su oferta y trabajar con productoras relacionadas con la televisión abierta. 

 

 

Los dueños de estas plataformas saben que ofrecer producciones originales y nacionales forma parte de su valor agregado. Internet funciona como una gran pantalla para acceder a productos globales, por este motivo las estrategias de diversificación implican tener socios locales para desarrollar contenido vernáculo. La recompensa es para las dos partes: la TV abierta exhibe esas producciones en su programación y las plataformas la ponen a disposición paras su clientes. 

Si bien la televisión abierta sufre las bajas de audiencia, Rusia 2018 demostró que el encendido aún está vigente para eventos en vivo. En tanto, los emergentes digitales copian el know how y las modalidades de trabajo de la tradicional tele porque necesitan controlar la incertidumbre frente al público, relacionarse con su idiosincrasia y generar contenido original para diferenciarse de la competencia.