X
La diputada de Entre Ríos habla sobre las presiones del Gobierno a las provincias por fondos y defiende la posición de Argentina Federal. Pide un acuerdo “sin exclusiones” para vencer a Macri.
Por 10/01/2019 9:22

Lejos del kilómetro cero, Mayda Cresto se calza zapatillas y sale a entrenar cada día para el triatlón en el que tiene previsto competir el 10 de febrero. Bicicleta, running, natación, la diputada entrerriana alterna la rutina deportiva diaria en la ciudad donde vive, Paraná, con charlas sobre las definiciones del peronismo local y nacional para el año electoral. Enrolada en Argentina Federal, el espacio al que abona el gobernador de su provincia, Gustavo Bordet, Cresto aboga por la unidad del PJ para derrotar a Mauricio Macri en la Nación y para sostener el gobierno en Entre Ríos.

Nieta de Enrique Tomás Cresto, gobernador peronista de Entre Ríos entre 1973 y 1976, y hermana del intendente de Concordia que lleva el mismo nombre que su abuelo, la diputada tuvo su debut en la Cámara de Diputados en diciembre de 2017, en la escandalosa sesión fallida por la reforma previsional, que finalmente fue aprobada días después. Desde Paraná, en diálogo con Letra P, Cresto hace un balance sobre su primer año en el Congreso, el rol del interbloque Argentina Federal, la presión de la Rosada sobre las provincias y manda un mensaje hacia el interior del PJ. “No tenemos que perder de vista el objetivo que es ganar las elecciones a nivel nacional: Macri se tiene que ir”, dice.

 

DE VACACIONES. El 5 de enero corrió la 40° Maratón de Reyes de Concordia, que tiene 10 kilómetros, y ahora entrena para el triatlón que se celebrará en Villa Urquiza, Entre Ríos, el 10 de febrero. Todos los días corre, nada o anda en bicicleta. Pasará casi todo el verano en su casa de Paraná -con escapadas a Concordia, donde viaja a visitar a sus padres y hermano– y viajará cuatro o cinco días a la Costa Atlántica para pasar unos días con su hija. Recién terminó “El Alquilmista”, de Paulo Coelho, y tiene pendientes de lectura otras obras del mismo autor, que alterna con libros sobre economía. Además dedica tiempo al cuidado de las plantas y la huerta que tiene en el jardín de su casa.

 

-En lo personal, ¿cómo evalúa su primer año en el Congreso?

-Fue un año muy difícil, con muchos nervios, porque cambié mi actividad de toda la vida. Hacía 22 años que trabajaba en el Instituto Autárquico Becario Provincial, un organismo educativo que se dedica a acompañar a estudiantes con becas. Tenía una tarea ejecutiva y digamos que siempre estaba dando buenas noticias. Pero el Congreso es diferente, uno hace lo que puede, pero no ve el resultado de su trabajo. Da un poco de bronca todo lo que demora el proceso legislativo cuando uno quiere resolver algún problema. Igual rescato mucho el funcionamiento del interbloque Argentina Federal, donde se respetan las diferencias y se trabaja en equipo pese a eso.

"Mi provincia tiene la caja de jubilaciones totalmente deficitaria desde hace mucho tiempo. Necesitaba de los fondos que la Nación tiene que mandar mes a mes para paliar ese déficit. Si nosotros no hubiéramos votado la reforma, nuestro gobernador no hubiera podido pagar las jubilaciones, es así de claro."

-¿A qué diferencias internas se refiere puntualmente?

-Todos pertenecemos a diferentes provincias, cada provincia tiene sus necesidades y su propia idiosincrasia. Hay votaciones en las que cada uno debe tomar en cuenta la opinión del gobernador de su provincia. Pero al margen de eso, también hubo mucho respeto en el tratamiento de otros temas como el aborto, donde cada uno votó según su conciencia.

-Este año se va a volver a presentar el proyecto sobre interrupción voluntaria del embarazo. En caso de que llegue al recinto, ¿usted va a repetir su voto en contra o podría reconsiderarlo?

-Mi postura la voy a mantener porque tiene que ver con que hay vida desde la concepción. Lo reconsideraría si algún estudio científico demostrara que no es así.

-Usted asumió en diciembre de 2017 y poco después votó la reforma previsional. Dijo en ese momento que lo había hecho condicionada. ¿Las provincias tienen presiones del Gobierno nacional?

-Lo de la previsional fue muy duro. Mi provincia tiene la caja de jubilaciones totalmente deficitaria desde hace mucho tiempo. Necesitaba de los fondos que la Nación tiene que mandar mes a mes para paliar ese déficit. Si nosotros no hubiéramos votado la reforma, nuestro gobernador no hubiera podido pagar las jubilaciones, es así de claro. Lamentablemente hubo que acompañar la ley. La provincia tenía que seguir funcionando. Entre Ríos depende de la Nación en el mes a mes, otras provincias tienen mucha más independencia. Terminamos siendo rehenes.

 

Cresto hace deportes desde chica. Fue nadadora, corre y se entrena para un triatlón.  

 

-Pasó lo mismo con el Presupuesto y otras leyes como el consenso fiscal, la reforma tributaria...

-Nosotros sabemos que tenemos que poner la provincia sobre todo, para eso nos votaron los entrerrianos. Somos parte del equipo del gobernador Bordet y tenemos que garantizarle al gobierno provincial que pueda llevar adelante la gestión. El gobernador tiene una gestión muy ordenada y una muy buena imagen. Entre Ríos es una de las provincias en las que se pudo minimizar bastante el impacto de medidas nacionales, ha salido a paliar las consecuencias negativas.

 

 

-Como pasa en lo nacional, en Entre Ríos también el peronismo debate si irá a la elección unido o dividido. ¿Cuál es su posición al respecto?

-Nosotros no tenemos que perder de vista el objetivo que es ganar las elecciones a nivel nacional: Mauricio Macri se tiene que ir. Y en Entre Ríos tenemos que mantener el gobierno provincial. La única salida para esto es mantenernos todos unidos. Si hay PASO está perfecto, esa instancia es parte de la democracia. Tenemos que permitir que todos aquellos que tengan aspiraciones políticas puedan participar y también ser hábiles para sentarnos a cerrar acuerdos. No solamente no vamos a ganar las elecciones divididos sino que vamos a tener cuatro años más de Macri, con todo lo que eso significa para el país.

-En Argentina Federal, el espacio del que usted forma parte, hay dirigentes como Juan Manuel Urtubey o Miguel Ángel Pichetto que plantean que no irían a una primaria con Cristina Fernández de Kirchner ni con el kirchnerismo.

-Los argentinos ya no quieren escuchar discusiones sobre kirchnerismo sí o no. En todos los sectores hay compañeros y personas valiosas que tenemos que rescatar y sumar. En Argentina Federal tenemos que abrir el espacio a que se sumen todos los compañeros que tengan la visión de federalismo, de poner en valor a las provincias. No nos podemos dar el lujo de excluir a nadie si pensamos que Macri es la persona que tenemos enfrente. Hay que terminar con este gobierno.

“No vamos a ganar las elecciones si vamos divididos”

La diputada de Entre Ríos habla sobre las presiones del Gobierno a las provincias por fondos y defiende la posición de Argentina Federal. Pide un acuerdo “sin exclusiones” para vencer a Macri.

Lejos del kilómetro cero, Mayda Cresto se calza zapatillas y sale a entrenar cada día para el triatlón en el que tiene previsto competir el 10 de febrero. Bicicleta, running, natación, la diputada entrerriana alterna la rutina deportiva diaria en la ciudad donde vive, Paraná, con charlas sobre las definiciones del peronismo local y nacional para el año electoral. Enrolada en Argentina Federal, el espacio al que abona el gobernador de su provincia, Gustavo Bordet, Cresto aboga por la unidad del PJ para derrotar a Mauricio Macri en la Nación y para sostener el gobierno en Entre Ríos.

Nieta de Enrique Tomás Cresto, gobernador peronista de Entre Ríos entre 1973 y 1976, y hermana del intendente de Concordia que lleva el mismo nombre que su abuelo, la diputada tuvo su debut en la Cámara de Diputados en diciembre de 2017, en la escandalosa sesión fallida por la reforma previsional, que finalmente fue aprobada días después. Desde Paraná, en diálogo con Letra P, Cresto hace un balance sobre su primer año en el Congreso, el rol del interbloque Argentina Federal, la presión de la Rosada sobre las provincias y manda un mensaje hacia el interior del PJ. “No tenemos que perder de vista el objetivo que es ganar las elecciones a nivel nacional: Macri se tiene que ir”, dice.

 

DE VACACIONES. El 5 de enero corrió la 40° Maratón de Reyes de Concordia, que tiene 10 kilómetros, y ahora entrena para el triatlón que se celebrará en Villa Urquiza, Entre Ríos, el 10 de febrero. Todos los días corre, nada o anda en bicicleta. Pasará casi todo el verano en su casa de Paraná -con escapadas a Concordia, donde viaja a visitar a sus padres y hermano– y viajará cuatro o cinco días a la Costa Atlántica para pasar unos días con su hija. Recién terminó “El Alquilmista”, de Paulo Coelho, y tiene pendientes de lectura otras obras del mismo autor, que alterna con libros sobre economía. Además dedica tiempo al cuidado de las plantas y la huerta que tiene en el jardín de su casa.

 

-En lo personal, ¿cómo evalúa su primer año en el Congreso?

-Fue un año muy difícil, con muchos nervios, porque cambié mi actividad de toda la vida. Hacía 22 años que trabajaba en el Instituto Autárquico Becario Provincial, un organismo educativo que se dedica a acompañar a estudiantes con becas. Tenía una tarea ejecutiva y digamos que siempre estaba dando buenas noticias. Pero el Congreso es diferente, uno hace lo que puede, pero no ve el resultado de su trabajo. Da un poco de bronca todo lo que demora el proceso legislativo cuando uno quiere resolver algún problema. Igual rescato mucho el funcionamiento del interbloque Argentina Federal, donde se respetan las diferencias y se trabaja en equipo pese a eso.

"Mi provincia tiene la caja de jubilaciones totalmente deficitaria desde hace mucho tiempo. Necesitaba de los fondos que la Nación tiene que mandar mes a mes para paliar ese déficit. Si nosotros no hubiéramos votado la reforma, nuestro gobernador no hubiera podido pagar las jubilaciones, es así de claro."

-¿A qué diferencias internas se refiere puntualmente?

-Todos pertenecemos a diferentes provincias, cada provincia tiene sus necesidades y su propia idiosincrasia. Hay votaciones en las que cada uno debe tomar en cuenta la opinión del gobernador de su provincia. Pero al margen de eso, también hubo mucho respeto en el tratamiento de otros temas como el aborto, donde cada uno votó según su conciencia.

-Este año se va a volver a presentar el proyecto sobre interrupción voluntaria del embarazo. En caso de que llegue al recinto, ¿usted va a repetir su voto en contra o podría reconsiderarlo?

-Mi postura la voy a mantener porque tiene que ver con que hay vida desde la concepción. Lo reconsideraría si algún estudio científico demostrara que no es así.

-Usted asumió en diciembre de 2017 y poco después votó la reforma previsional. Dijo en ese momento que lo había hecho condicionada. ¿Las provincias tienen presiones del Gobierno nacional?

-Lo de la previsional fue muy duro. Mi provincia tiene la caja de jubilaciones totalmente deficitaria desde hace mucho tiempo. Necesitaba de los fondos que la Nación tiene que mandar mes a mes para paliar ese déficit. Si nosotros no hubiéramos votado la reforma, nuestro gobernador no hubiera podido pagar las jubilaciones, es así de claro. Lamentablemente hubo que acompañar la ley. La provincia tenía que seguir funcionando. Entre Ríos depende de la Nación en el mes a mes, otras provincias tienen mucha más independencia. Terminamos siendo rehenes.

 

Cresto hace deportes desde chica. Fue nadadora, corre y se entrena para un triatlón.  

 

-Pasó lo mismo con el Presupuesto y otras leyes como el consenso fiscal, la reforma tributaria...

-Nosotros sabemos que tenemos que poner la provincia sobre todo, para eso nos votaron los entrerrianos. Somos parte del equipo del gobernador Bordet y tenemos que garantizarle al gobierno provincial que pueda llevar adelante la gestión. El gobernador tiene una gestión muy ordenada y una muy buena imagen. Entre Ríos es una de las provincias en las que se pudo minimizar bastante el impacto de medidas nacionales, ha salido a paliar las consecuencias negativas.

 

 

-Como pasa en lo nacional, en Entre Ríos también el peronismo debate si irá a la elección unido o dividido. ¿Cuál es su posición al respecto?

-Nosotros no tenemos que perder de vista el objetivo que es ganar las elecciones a nivel nacional: Mauricio Macri se tiene que ir. Y en Entre Ríos tenemos que mantener el gobierno provincial. La única salida para esto es mantenernos todos unidos. Si hay PASO está perfecto, esa instancia es parte de la democracia. Tenemos que permitir que todos aquellos que tengan aspiraciones políticas puedan participar y también ser hábiles para sentarnos a cerrar acuerdos. No solamente no vamos a ganar las elecciones divididos sino que vamos a tener cuatro años más de Macri, con todo lo que eso significa para el país.

-En Argentina Federal, el espacio del que usted forma parte, hay dirigentes como Juan Manuel Urtubey o Miguel Ángel Pichetto que plantean que no irían a una primaria con Cristina Fernández de Kirchner ni con el kirchnerismo.

-Los argentinos ya no quieren escuchar discusiones sobre kirchnerismo sí o no. En todos los sectores hay compañeros y personas valiosas que tenemos que rescatar y sumar. En Argentina Federal tenemos que abrir el espacio a que se sumen todos los compañeros que tengan la visión de federalismo, de poner en valor a las provincias. No nos podemos dar el lujo de excluir a nadie si pensamos que Macri es la persona que tenemos enfrente. Hay que terminar con este gobierno.