X

Campaña y pesada herencia: los tuits del Gobierno en plena tormenta

Un estudio de las cuentas de Twitter de funcionarios y organismos oficiales muestra que, entre mayo y julio y con acciones en tono electoral, buscaron atenuar los efectos de la crisis en las redes.
Un estudio de las cuentas de Twitter de funcionarios y organismos oficiales muestra que, entre mayo y julio y con acciones en tono electoral, buscaron atenuar los efectos de la crisis en las redes.

La agenda temática del Gobierno en Twitter se compone de un gran número de influencias. Este estudio permitió reconocer al menos tres: en primer lugar, la difusión de actos de gestión, que en muchos casos se confunde con publicaciones que, por su narrativa, están más cerca del tono de propaganda que de la difusión de informaciones de interés público. En segundo lugar, la presencia de contenidos con fuerte antagonismo hacia actores y temáticas vinculadas al periodo político anterior. y finalmente, la difusión de contenidos originados en los medios de comunicación, particularmente de aquellos más afines.

ARISTOCRACIAS TUITERAS. Las 21 cuentas analizadas totalizan 9,3 millones de seguidores. Sin embargo se observan altos niveles de concentración alrededor de un puñado de figuras.

 

SEGUIDORES DE FUNCIONARIOS DEL GABINETE EN TWITTER

 

Fuente: elaboración propia.

 

No todos los funcionarios del Gobierno poseen la misma jerarquía en la red. Algunos, por cantidad de seguidores, volumen de publicaciones y alcance de sus contenidos se convierten en “autoridades”, mientras que otros permanecen como actores periféricos, con menor protagonismo: los cuatro principales —el presidente Mauricio Macri; la vicepresidenta Gabriela Michetti; la ministra de Seguridad; Patricia Bullrich; y el jefe de Gabinete, Marcos Peña—, concentran casi el 80% del total de seguidores a cuentas de miembros del Poder Ejecutivo.

Sin embargo, el común denominador es el entendimiento de que Twitter es la red social por excelencia para la discusión política, por lo que, salvo contadas excepciones, todos los funcionarios actuales tienen allí algún tipo de presencia. Como ejemplo de la centralidad de esta herramienta podemos marcar el debut tuitero del Ministro de Producción, Dante Sica, quien abrió su cuenta diez días después de asumir en la función pública.

GESTIÓN Y HERENCIA. En materia de contenidos, las cuentas analizadas dejan ver que el Gobierno no abandona el tono de campaña que sostiene desde su llegada al poder, aún cuando el argumento central sea la exhibición de algún acto de gestión, la categoría que se impone en términos porcentuales luego de revisar más 1.900 tweets entre mayo y julio.

 

TEMÁTICAS MÁS FRECUENTES SOBRE EL TOTAL DE TUITS RELEVADOS


Fuente: elaboración propia.

 

Cuentas como las de Bullrich —la más tuitera, con 246 posteos—, los ministros de Transporte, Guillermo Dietrich, y de Energía, Javier Iguacel  -desde su asunción en junio-, se destacan como las que más exponen gestión en términos porcentuales. Estos ministros utilizan un flujo diario de publicaciones, principalmente acompañados de videos que aluden a criterios como la eficiencia o la administración racional de recursos en sus carteras.

 

 

Los límites entre las publicaciones de campaña y gestión suelen ser borrosos, ya que en ocasiones se distribuyen por varias cuentas con la firma de Presidencia, o bien incluyen a referentes de Cambiemos o gobernadores aliados. Además, prácticamente la totalidad de las cuentas destina parte de sus posteos a actividades proselitistas bajo los hashtags #CambiandoJuntos #EstáPasando #SiSePuede #NoParamos. Estos tweets -que adoptan un tono cándido y esperanzador de campaña- logran buenos resultados en términos de viralización.

Por otro lado, el Gobierno saca provecho del antagonismo político con situaciones o actores del período kirchnerista. Estos casos, minoritarios en términos porcentuales en relación al total de tweets, logran alta difusión y generan las reacciones pretendidas. Podemos identificar aquí tres tipos de contenidos diferenciados: en algunos se responde de forma directa contra dichos o conductas de personajes salientes del espectro opositor como Cristina Fernández de Kirchner o Luis D´Elía.

 

 

En otros, como en el caso del tratamiento de la “Ley de Tarifas”, se cuestiona más ampliamente la irresponsabilidad de “la oposición”.

Un tercer grupo lo integran contenidos que anclan en “el pasado” como punto de referencia para elevar actos de gestión presentes. En este último grupo se inscriben desde cuestionamientos a los gastos excesivos que realizó el Estado durante la administración previa hasta contenidos que exhiben un “antes y después”, dando cuenta de la superación de una etapa de atraso o la implementación de políticas demoradas para los ciudadanos. “Es una obra que se viene esperando hace diez años mínimo”, afirma el video que acompaña la publicación más viralizada desde la cuenta del Ministro del Interior, Rogelio Frigerio

 

 

Consultada sobre la lógica de funcionamiento de las redes sociales en momentos de crisis, la Doctora en Ciencias Sociales e investigadora de Conicet, Natalia Aruguete, explicó a Letra P que, en esos casos, se intensifica la polarización y los usuarios interactúan más hacia el interior de sus burbujas: “Es muy probable que los mensajes que confronten más fuertemente con la idiosincrasia dominante en la comunidad contraria tengan mayor probabilidad de propagarse”.

 

 

TU(I)TEAME SI QUERÉS. Un aspecto saliente del estudio es el alto grado de remisión que realizan las cuentas de los funcionarios hacia contenidos publicados por los medios de comunicación. Se trata en general de un uso de Twitter en que la cobertura de los medios sirve y apoya la agenda del funcionario, quien a su vez “levanta” un artículo y ayuda a su difusión en las redes. En la mayoría de los casos se trata de cobertura informativa de novedades vinculadas a su propia repartición, artículos donde se lo cita textualmente o entrevistas completas.

 

MEDIOS/PERIODISTAS MÁS CITADOS DESDE CUENTAS DE FUNCIONARIOS

Fuente: elaboración propia.

 

De los 1.966 tweets analizados, 142 incluyeron algún link a contenidos de portales web o fragmentos de programas televisivos. Como se observa en el gráfico, los medios más difundidos son La Nación, Clarín e Infobae, y en menor medida, Perfil. Sobresale aquí también la figura del periodista Luis Majul, que aparece mencionado en varias cuentas, entre ellas la del jefe del Gabinete. En los casos de Pablo Avelluto (Cultura) y Germán Garavano (Justicia y Derechos Humanos) entre el 40 y 45% de los tweets del periodo son links a los principales medios. En los casos de los ministros Garavano y Andrés Ibarra (Modernización) se registran incluso links a notas y columnas de opinión de su propia autoría en estos medios.

Aunque no se trata de una práctica transversal a todo el gabinete, estos funcionarios actúan como amplificadores de los contenidos de los medios que, en líneas generales, son afines a las políticas oficiales. No obstante, algunas investigaciones señalan que el porcentaje de inclusión de links a medios es variable según la temática y el nivel de conmoción que ocasione. “Los usuarios de las redes sociales suelen citar medios tradicionales cuando estos son congruentes con el discurso dominante en sus comunidades de pertenencia”, analiza Aruguete.

En suma, existe una línea de continuidad con la conducta offline, donde el Gobierno también elige preferentemente como interlocutores a medios y periodistas que considera cercanos. En este punto al menos, la nueva esfera pública que se perfila en las redes sociales se parece a algo conocido cuando refleja el vínculo de los funcionarios con los grandes medios. En una lógica endogámica, se trata de instalar entre la comunidad de usuarios temas de conversación que retoman la agenda mediática, que a su vez se basan en informaciones proporcionadas por entes oficiales.

POSICIONES SOBRE #ABORTO. Como han dado cuenta relevamientos recientes sobre la interacción producida durante el debate parlamentario del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo, la temática #Aborto presentó particularidades si se compara con otros asuntos de interés público visibles en Twitter, ya que atravesó a los partidos políticos y las cuentas más importantes.

Un hecho que se comprueba en el seguimiento a los funcionarios durantes los meses elegidos, en la medida que los ministros se expresaron de manera diferente, y sus pronunciamientos rankearon entre los contenidos más retuiteados y likeados. Michetti, con una postura en contra, bajo la consigna #SalvemosLasDosVidas logró una gran interacción, en lo que fue su tercer tweet más compartido. Otro caso paradigmático es el de Nicolás Dujovne -de relativo bajo perfil en la red-, quien se pronunció a favor de la ley con un posteo de alto impacto, que se impuso por sobre su segunda publicación más popular, en rechazo del paro de la CGT del 25 de junio.

 

 

A mediados de julio, Macri utilizó Instagram para chatear con usuarios de la red social y volvió a instalar la discusión sobre el uso oficial de dichas plataformas como un modo de interpelación más directa.

Dentro de esta reflexión se debe mirar a Twitter, que para Cambiemos funciona fundamentalmente como un espacio de interacción jerárquica entre cuentas oficiales -donde el Presidente es el centro-, que permite exponer y circular contenidos de gestión y que, por sus características de polarización, resulta por demás efectiva para reforzar la propia identidad política y distinguirse principalmente del kirchnerismo.

Twitter no es cualquier red, perfila audiencias “calificadas” generalmente interesadas en la conversación pública, algo que el Gobierno toma en cuenta para mostrar obras y fortalecer el perfil de sus ministros. En este movimiento, los medios tradicionales no se encuentran al margen. Por el contrario, son parte del resorte utilizado para viralizar mensajes o legitimar acciones de los funcionarios.