ENTREVISTA. MARTÍN SORIA

"La plata de los contratos petroleros se la gastaron o se la robaron"

El intendente de Roca dice que el gobernador Weretilneck renegoció contratos por un plan de obras, "pero si vas a los lugares que prometieron obras, no están". Mensaje a Pichetto para el armado 2019.

Martín Soria transita los últimos dos años como intendente de General Roca, en Río Negro. Con el objetivo de cumplir con las promesas de campaña, que se concentró en obra pública en el distrito, se dedicó a conformar un gran espacio opositor que le permita ganar la provincia en 2019, como lo hizo su padre en 2011 acompañado del actual gobernador, Alberto Weretilneck, hoy su máximo rival. Después de la apertura de sesiones, en la que repasó una a una las diferencias con la administración provincial, anticipó un escenario de negociación con otras fuerzas opositoras para llegar consolidado a la instancia final que definirá si puede, o no, cumplir el objetivo de gobernar su provincia.

 

“A pocos meses de la muerte de mi viejo, advertí que no era el rumbo”, cuenta Soria sobre el actual gobierno rionegrino. Esa escena de polarización, en la que -deja entrever- el partido Juntos Somos Río Negro (JSRN) arribará a un acuerdo final con Cambiemos, posiciona a dos espacios. “Los que están con Macri y Weretilneck y nosotros, el peronismo, con sus aliados”, insiste.

 

El despacho parece un santuario. Imágenes, cuadros -algunos con un rosario encima- y placas dedicada a su padre, el "Gringo" Carlos Soria, decoran un cuarto largo, pero bien iluminado al que se llega después de subir dos escaleras y abrir tres puertas. En uno de los extremos que dan al ventanal principal, sobre una pequeña mesa, reposa una camiseta de la selección argentina de rugby enmarcada. “Para ‘El Gringo’, con cariño”, se puede leer en la casaca de Los Pumas. En otro, una mesa que se utiliza para grandes reuniones con un centro de manzanas plateadas. Al final, un escritorio con más imágenes de su familia. Ése es el reducto que Soria hijo recibe a Letra P, en el primer piso de la Municipalidad de Roca.

 

 

-Usted convoca a un rearmado del justicialismo en la provincia y resalta las bondades de la gestión municipal en obra pública. ¿Eso influirá, como en 2017, en los procesos electorales que se vienen?

 

-En realidad, vengo marcando la diferencia a pocos meses de la pérdida del gobernador Carlos Soria. A pocos días del mandato de Weretilneck, empecé a marcar diferencias a través de medidas que se tomaban. Recuerdo que una de ellas fue el tratamiento del Superior Tribunal de Justicia (STJ), la cúpula del Poder Judicial de la provincia y de ahí en más fui resaltando las diferencias para que todos vieran que el rumbo que tomaba Weretilneck no era el indicado. Hoy, si se compara la provincia del 2011 con la de marzo de 2018, está cada vez más endeudada. (El ex gobernador radical) Miguel Saiz dejó casi 4 mil millones de deuda. Ahora hay casi 15 mil millones de deuda. Weretilneck es más malo que Saiz.

 

 

Renegociaron contratos petroleros millonarios, con la excusa de un plan de obra pública monumental, pero si vas a cada uno de los lugares que prometieron obras no están. El hospital de Catriel, de Las Grutas, que hoy no existen (…) Tampoco existe la plata. Se la gastaron en algo o se la robaron, algún día van a tener que explicar dónde está ese dinero.

 

 

-¿No hay nada bueno del mandato? En 2014, con la renegociación de contratos petroleros, se anunciaron varias obras.

 

-Los resultados están a la vista. Weretilneck gobernó cuatro veces más mal que Saiz. La provincia está peor, con parálisis de obra pública y la administración del Estado. Sin clases. No hay plata para pagar sueldos. ¿Cuáles fueron las grandes obras en Río Negro? Renegociaron contratos petroleros millonarios, con la excusa de un plan de obra pública monumental, pero si vas a cada uno de los lugares que prometieron obras no están. El hospital de Catriel, de Las Grutas, que hoy no existen (…) Tampoco existe la plata. Se la gastaron en algo o se la robaron, algún día van a tener que explicar dónde está ese dinero.

 

-¿Qué opina del Plan Castello? La provincia ya largó varias licitaciones y varias comunas manifestaron su respaldo.

 

-Es una estafa. No creo que acá a que entregue su gobierno vayamos a ver muchas obras del Plan Castello. Es una estafa al pueblo rionegrino y absolutamente perjudicial, porque el único beneficiado con el mega endeudamiento es su amigo y socio Mauricio Macri, porque nos endeudan en dólares, en el peor momento. Le prestan dólares, que le dan 17 pesos por cada uno. En un par de semanas, se dispara a 21 pesos (…) ya estamos debiendo mucho más y a los dólares se los queda Macri, pero los rionegrinos debemos devolver a una tasa de casi el 8 por ciento.

 

-Usted remarca la sintonía de Weretilneck y Macri pero por la situación financiera actual, o por el sistema de coparticipación, es muy difícil no mantener diálogo con la Casa Rosada.

 

-No conozco gobernador del país que se haya acercado a Macri y que hoy le esté yendo bien. A ninguno le fue bien. La verdad, lamento que no sepan leer la realidad.

 

-¿Y cómo se posiciona el peronismo de Río Negro en este contexto social, económico y político? En un mes habrá una elección municipal clave (N de R: se elegirá intendente en Villa Regina luego de la destitución de Daniel Fioretti).

 

-Muy bien. Estamos convencidos que en Villa Regina, que tenía un intendente al que terminaron volteando, nos irá muy bien. El reginense sabe que, en 2015, por siete votos no continuó el trabajo que venía realizando un peronista como -el hoy legislador provincial- Luis Albrieu. Vamos a recuperar, con Carlos Vazzana, el municipio.

 

 

El único beneficiado con el mega endeudamiento -de Weretilneck- es su amigo y socio Mauricio Macri, porque nos endeudan en dólares, en el peor momento. Le prestan dólares, que le dan 17 pesos por cada uno. En un par de semanas, se dispara a 21 pesos (…) ya estamos debiendo mucho más y a los dólares se los queda Macri.

 

 

 

ECONOMÍA. El 1 de marzo, en la Legislatura provincial, Weretilneck describió -una vez más- la endeble situación de la fruticultura, la principal economía del Alto Valle. Si bien el avance en la explotación de hidrocarburos generó ganancias en ciudades históricamente ligadas a esa economía regional, como en Allen -distrito productor de peras de alta calidad-, el problema no convence a los pequeños y medianos productores, hoy atados a los vaivenes del mercado impuesto por las grandes corporaciones como Expofrut, Patagonian Fruits Trade o Moño Azul. Soria, quien no se destacó por mantener una gran relación con algunos sectores productivos, apunta contra la estrategia rionegrina.

 

"No se le puede decir a los chacareros, en el medio de la peor crisis de los últimos años, que arranquen la planta y pongan otra variedad. Hay que impulsar otro tipo de cosas. Se tiene que armar un acuerdo con otras provincias para que ese productor reciba ayuda y meta esa fruta en el mercado interno."

-¿Qué puede decir del diagnóstico que dio sobre el complejo frutícola?

 

-Cuando uno no tiene ni idea de lo que está haciendo, todo parece que se termina. No me extraña que después de gobernar siete años diga que la crisis es terminal. Dijo cosas peores ese día, en los que explicó cómo no se hacen correctamente los tratamientos cloacales. Pienso que la situación de la fruticultura no es terminal, pero sí lo estará si el gobernador al ritmo de Macri dice que hay que reconvertir todo.

 

Siempre hay que ir apostando al mejoramiento de calidad y variedades, así es en el mundo. Pero no se le puede decir a los chacareros, en el medio de la peor crisis de los últimos años, que arranquen la planta y pongan otra variedad. Hay que impulsar otro tipo de cosas. Si hay un mercado interno que se cae a pedazos, se tiene que armar un acuerdo con otras provincias para que ese productor reciba ayuda y meta esa fruta en el mercado interno.

 

-¿Debería hablarse con gobernadores de la región?  

 

-Sí, para que los chicos de las escuelas de La Pampa, San Luis o Chubut puedan consumir manzana rionegrina. Hace poco, Weretilneck viajó a Italia para ver cómo funciona el modelo de asociativismo europeo, pero ahora nos habla de reconverción.

 

-¿La única salida a la crisis es el mercado interno?

 

-En el caso del pequeño y mediano productor que ya no puede mantener la producción acorde para exportar, si. Pero si se cierran los puertos patagónicos y el gobernador no hace nada (…).

 

 

 

RIVALES. La histórica pelea geopolítica entre Viedma, la capital administrativa, y General Roca, capital económica de la provincia, también atraviesa al peronismo. En 2017, cuando se cerraba la lista del Frente para la Victoria (FpV), un sector apoyó a la diputada nacional Emilia Soria, hermana del intendente, con reclamos y críticas antes y después de la campaña. En 2019, el gran desafío para Soria será integrar al sector que conduce el senador Miguel Ángel Pichetto.

 

-¿Se podrá meter a todos los sectores del peronismo adentro, como el año pasado?

 

-Ahora hablan de ir todos juntos, se dieron cuenta. A nosotros nos fue bárbaro, hicimos una de las diferencias más abultadas con el peronismo como articulador, convocando a todos los sectores que están en frente de las políticas neoliberales que padecemos por culpa del presidente Macri y su socio. Recuerdo cuando en las PASO decíamos que Macri y Weretilneck eran socios, nos decían que era falso. Después de agosto, el Gobernador fue capaz de bajar a su candidato.

 

-¿Y cómo se convence al peronismo más crítico, que se referencia en la línea justicialista de la región atlántica?

 

-Existen peronistas con los que uno puede estar, al igual que otros espacios con los que se puede coincidir. Lo que digo es que también existen algunos que solo buscan la confrontación interna para tratar de posicionarse. Todas esas discusiones políticas de posicionamientos tienen un plazo de vencimiento. Eso nos pasó en Villa Regina, había cinco candidatos y solo uno decidió no hacer caso a las encuestas que teníamos y se fue sin ningún acuerdo. Lo mismo pasará hasta que se cierre la lista para la Gobernación. Seguro algún personaje, de entrada, no querrá estar de acuerdo.

 

"Recuerdo cuando en las PASO decíamos que Macri y Weretilneck eran socios, nos decían que era falso. Después de agosto, el Gobernador fue capaz de bajar a su candidato."

-Un sector del peronismo, en Viedma, avanza en la conformación de un partido vecinalista. ¿Qué piensa de eso?

 

-Todos lo que quieran acompañar a un candidato peronista, bienvenido sea. Desde el vecinalismo, desde otras fuerzas políticas, pero el límite es claro: Macri y Weretilneck.

 

-El partido que se está formando, Nueva Viedma, ¿podría ingresar al Frente para la Victoria (FpV)?

 

-En cada localidad se puede armar frente. Eso está en la ley electoral y en nuestra carta orgánica partidaria. En enero reformamos la carta orgánica, que buscaba un gran frente político con el peronismo como generador. Hoy, esa reforma, posibilita que haya muchas unidades básicas porque quiero más rionegrinos coincidiendo con lo que pensamos. Bienvenido sean, pero, sin hablar de nadie en particular, sumemos lo mejor.

 

También te puede interesar