X
El ex ministro de Planificación Federal aseguró que el gobierno de Macri pidió su “detención en forma pública” y apuntó contra el ministro Garavano. A las 14.30 se escuchará el veredicto.
Redacción 10/10/2018 10:10

Desde la cárcel y antes de escuchar la sentencia, el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido ofreció sus últimas palabras en el juicio por la tragedia de Once y apuntó contra el gobierno del presidente Mauricio Macri al asegurar que es "víctima de una persecución política y mediática". 

“Por arte de magia o mejor dicho por arte de Macri me metieron por la ventana", señaló De Vido a través de una videoconferencia y señaló que el jefe de Estado pidió su "detención en forma pública".

 

 

Además, De Vido indicó que el ministro de Justicia, Germán Garavano, y "alguna diputada nacional", en referencia a Elisa Carrió también pidieron su detención.

Pero advirtió que ahora mantienen una "disputa publica por el mismo tema por el que pidió" su detención e ironizó: "pareciera ser que entre tantos arrepentidos hoy el ministro (Garavano) es uno más" porque "parece haber cambiado de opinión".

Por último, el ex funcionario aseveró que "sin justicia no habrá paz para las victimas y si ellos no tienen paz ninguno de los aquí presentes la tendremos".

El Tribunal Oral Federal 4 dará a conocer a las 14.30 su veredicto contra el ex ministro de Planificación Federal en el marco del juicio por la tragedia ferroviaria, donde perdieron la vida 51 personas.

Con pedidos de hasta 10 años de prisión, tanto las querellas como la Fiscalía pidieron que De Vido sea condenado por los delitos de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública y estrago culposo seguido de muerte.

Este es el segundo juicio oral por la causa Once, aunque el primero que enfrenta De Vido, luego de no haber sido incorporado en la causa anterior por la que ya fueron condenados los ex secretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, además del ex dueño de TBA, Claudio Cirigliano, y el chofer de la formación, Marcos Córdoba, entre otros.

De Vido, antes de la sentencia: “Soy víctima de una persecución política"

El ex ministro de Planificación Federal aseguró que el gobierno de Macri pidió su “detención en forma pública” y apuntó contra el ministro Garavano. A las 14.30 se escuchará el veredicto.

Desde la cárcel y antes de escuchar la sentencia, el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido ofreció sus últimas palabras en el juicio por la tragedia de Once y apuntó contra el gobierno del presidente Mauricio Macri al asegurar que es "víctima de una persecución política y mediática". 

“Por arte de magia o mejor dicho por arte de Macri me metieron por la ventana", señaló De Vido a través de una videoconferencia y señaló que el jefe de Estado pidió su "detención en forma pública".

 

 

Además, De Vido indicó que el ministro de Justicia, Germán Garavano, y "alguna diputada nacional", en referencia a Elisa Carrió también pidieron su detención.

Pero advirtió que ahora mantienen una "disputa publica por el mismo tema por el que pidió" su detención e ironizó: "pareciera ser que entre tantos arrepentidos hoy el ministro (Garavano) es uno más" porque "parece haber cambiado de opinión".

Por último, el ex funcionario aseveró que "sin justicia no habrá paz para las victimas y si ellos no tienen paz ninguno de los aquí presentes la tendremos".

El Tribunal Oral Federal 4 dará a conocer a las 14.30 su veredicto contra el ex ministro de Planificación Federal en el marco del juicio por la tragedia ferroviaria, donde perdieron la vida 51 personas.

Con pedidos de hasta 10 años de prisión, tanto las querellas como la Fiscalía pidieron que De Vido sea condenado por los delitos de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública y estrago culposo seguido de muerte.

Este es el segundo juicio oral por la causa Once, aunque el primero que enfrenta De Vido, luego de no haber sido incorporado en la causa anterior por la que ya fueron condenados los ex secretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, además del ex dueño de TBA, Claudio Cirigliano, y el chofer de la formación, Marcos Córdoba, entre otros.