LETRA P EN ESQUEL

Una de las querellas intentará saber dónde se activó el celular de Maldonado

El experto en telecomunicaciones Ariel Garbarz llegó a Chubut para asumir como perito de la CPM. Este portal lo acompañó en su recorrida para identificar las antenas que pueden haber tomado la señal.

ESQUEL (Enviada) Una de las querellas de la causa por la desaparición forzada de Santiago Maldonado, que tramita ante el juez federal Guido Otranto, solicitará este lunes una serie de medidas tendientes a identificar, con la mayor precisión posible, dónde se activó el celular del joven artesano el 2 de agosto, cuando recibió un llamado de un amigo que duró 22 segundos. El pedido será presentado por el ingeniero experto en telecomunicaciones de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) Ariel Garbarz, que asumirá como perito de parte de la Comisión Provincial de la Memoria (CPM).

 

“Vamos a pedir todos los datos para poder hacer una triangulación fina, para determinar exactamente dónde se encendió el celular de Santiago el 2 de agosto”, explicó Garbarz a Letra P en esta ciudad, durante la recorrida que hizo este domingo para identificar todas las antenas de la zona y determinar cuál pudo haber tomado la señal del teléfono del joven desaparecido.

 

Garbarz llegó desde Buenos Aires junto a Guillermo Anderson, representante de la CPM, el organismo bonaerense que preside el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel. En el mismo vuelo arribaron el secretario de Seguridad Interior, Gerardo Milman, y el secretario de Cooperación con los Poderes Judiciales, Ministerios Públicos y Legislaturas, Gonzalo Cané. Milman se reunió por la tarde con Otranto.

 

La CPM es querellante en la causa y le solicitó al juez que designara a Garbarz como perito de oficio. El laboratorio de seguridad de telecomunicaciones (ComSec) de la UTN, que dirige este experto, ofrece una tecnología que fue determinante, por ejemplo, para identificar a los autores del crimen de Mariano Ferreyra. Ante el pedido de la CPM, el juez respondió que las pericias oficiales están a cargo de la Policía Federal y sugirió que lo designaran perito de parte.

 

 

EN EL TERRENO. Este domingo, Letra P acompañó a Garbarz y a los representantes de la CPM en su intento por identificar la antena que pudo haber captado la señal de celular de Santiago el 2 de agosto, un día después de su desaparición tras el operativo de Gendarmería nacional en la Pu Lof en Resistencia Cushamen. Tras varias horas de recorrida, después de pasar por el aeropuerto, transitar la ruta 40 y el centro de esquí La Hoya – completamente nevado-, la conclusión del especialista fue que “la única antena que abarca zonas urbanas hacia al norte, entre la Pu Lof y Esquel”, es la ubicada en la reserva natural de la laguna La Zeta.

 

Con ese dato, Garbarz podrá avanzar en lo que se denomina “triangulación fina”, que permitirá dar con la ubicación de un celular con un margen de error de apenas 50 metros. Según explicó el técnico, habitualmente las fuerzas de seguridad utilizan las antenas para determinar las celdas que usan los celulares y así averiguar su ubicación. Esa área de cobertura se consigue trazando un círculo con un compás imaginario, ubicado en la punta de la antena.

 

 

 

Sin embargo, ese método tiene un alto margen de error. La antena tiene, a su vez, lo que se denomina elementos radiantes –una especie de barras verticales, conocidas como AP- que hacen coberturas parciales dentro de ese círculo. Los elementos radiantes rodean la antena y apuntan, cada uno, hacia una dirección diferente.

 

Por último, la UTN aplica un tercer filtro, que se denomina tecnología de coordenadas polares, que permite unir el celular con la antena mediante rectas y un ángulo. “Las coordenadas polares son el dato determinante para saber exactamente dónde se encendió el celular”, explicó Garbarz.

 

Con los datos que el perito le pedirá al juez que le solicite a la empresa Movistar, también podría determinarse la distancia exacta desde la antena hasta el celular, en función del tiempo que tardó en llegar la señal. El perito ya le había dado explicaciones sobre el tema a la fiscal Silvina Ávila, con quien se reunió hace dos semanas en la sede del Ministerio Público Fiscal en Buenos Aires.

 

 

Ésta es la antena que, según Garbarz, habría tomado la señal del teléfono de Maldonado cuando recibió la llamada del 2 de agosto.

 

 

“Tenemos la presunción de que encendieron el celular de Santiago al día siguiente de su desaparición para decir ‘estuvo acá’. Haya sido a propósito o por accidente, eso corrobora la hipótesis de la desaparición forzada sobre la que trabaja el juez Otrano”, dijo Garbarz a Letra P.

 

Según consta en el expediente, un amigo de Maldonado, Ariel Garzi, llamó al celular chileno del joven el 2 de agosto a las 15:34. Alguien atendió, pero no contestó. “Escuché ecos y pasos y después cortaron”, dijo Garzi. La llamada duró 22 segundos. El joven volvió a llamar un minuto más tarde, pero el celular estaba apagado.

 

Este lunes, a primera hora, el perito Garbarz se presentará ante el magistrado para aceptar el cargo y dejar un escrito con el pedido de una serie de medidas que permitirán avanzar en la investigación. Mientras tanto, se retomarán los rastrillajes en el río Chubut -en la estancia Leleque, propiedad del grupo Benetton- para tratar de encontrar rastros del joven desaparecidos.

 

Déjà vu del horror: el Gobierno tiene detenida en Ezeiza a una sobrina de desaparecidos
Javier Milei. 

Las Más Leídas

También te puede interesar