LETRA P EN CHILE. JOSÉ OCTAVIO BORDÓN

"Argentina debe imitar el modelo Chile y hacer cambios graduales y no de shock"

SANTIAGO DE CHILE (Enviado Especial) -¿Qué análisis hace de la elección?, después de una primera vuelta que podría definirse como sorpresiva.

 

-Hubo un proceso largo y complejo, porque aparecieron nuevos actores y se reordenaron coaliciones. Por otra parte, en la primera vuelta, todos los candidatos tuvieron la posibilidad de estar en igualdad de condiciones en los debates públicos. El resultado fue una sorpresa en un sentido, pero en otros no. Los analistas no se equivocaron en quién ganaría en primera vuelta ni en el orden de los tres primeros candidatos.

 

-Sin embargo estuvo el caso de Beatriz Sánchez, que sacudió el tablero.

 

-Si. Si bien se le pronosticaban muchos menos votos a Beatriz Sánchez, se veía una fluctuación permanente entre sus votos y los de Alejandro Guillier y había indicadores respecto a los porcentajes que obtendrían Felipe Kast y Carolina Goic. Lo que nadie esperaba es que sacaran tan pocos votos respecto a las encuestas los candidatos Sebastian Piñera y Guillier, más allá de la diferencia de 14 puntos a favor del primero.

 

-¿Cómo siguió la campaña?

 

-La campaña se desarrolló en un clima de respeto y convivencia e, incluso en el último debate, no hubo ningún tipo de agresión. Ha habido diferencias políticas pero no personales. Respecto al resultado, el clima general que hay es que va a ser una elección cerrada. Los principales asesores de las alianzas hablan de diferencias de entre 0,5 y 2% de los votos. La sorpresa sería que alguno de los candidatos gane por más de 3 puntos.

 

 

-Hace cuatro años Bachelet llega al Gobierno subida a una serie de reclamos novedosos para Chile, sobre todo en relación al tema educación. ¿Hoy cambió esa agenda? ¿Están más divididas las opiniones? Porque un eventual triunfo de Piñera traería la prevalescencia de otra mirada sobre esas cuestiones.

 

-Son dos caras de la misma moneda. Hay coincidencia de que los temas donde implantó sus principales medidas Bachelet son los temas principales de la agenda pública. En lo que difieren es en cómo deben ser llevados adelante. Algunos creen que las reformas fueron excelentemente implementadas, otros creen que son insuficientes y otros, si bien coinciden con la agenda, no coinciden ni con la perspectiva ni con la implementación. Si ustedes ven, la agenda de temas a discutir por los dos candidatos no son sustancialmente diferentes, lo que es diferente son las propuestas, los énfasis. Uno puede ver por un lado una fuerte polarización pero, a su vez, cuando hay coincidencias en la agenda, si hay madurez, cosa que Chile ha mostrado muchas veces en los últimos 30 años, quizás gane quien gane, porque nadie va a tener mayoría absoluta en el Parlamento, pueden llegar a acordarse políticas y eso le va a hacer bien a Chile.

 

-¿Prevé un escenario de mayor diálogo, por lo reñido de la elección?

 

-No me extrañaría que después del 11 de marzo haya clima de diálogo. En el camino que inició Chile hace 30 años y que le ha generado tantos éxitos convirtiéndolo en uno de los países con mejores indicadores económicos y sociales, acompañados de políticas de gran responsabilidad fiscal y que lo han convertido en un país muy atractivo a las inversiones externas e internas, hay conciencia de que no se han equivocado en lo que hicieron, pero que es insuficiente. Sobre todo porque han crecido los sectores medios. Hoy está cerca de ser una sociedad con preeminencia de sectores medios, como lo fue la Argentina de los 70, y eso genera nuevos desafíos. El éxito genera nuevos desafíos.

 

-¿Podría decirse que el modelo chileno es un modelo a imitar por la Argentina hoy?

 

-El presidente Mauricio Macri ha planteado que la Concertación como método político es un modelo y yo coincido. En segundo lugar, yo valoro que se ha ido avanzando paso a paso. Se estudia poco lo que pasó con Chile tras la vuelta de la democracia, hay una sensación de que hubo cambios con los "Chicago boys" y que el ex presidente (Patricio) Alwyn lo único que hizo fue instalar la democracia y las garantías para los derechos humanos y no fue así. Lo que hizo el Gobierno fue no retroceder con el crecimiento económico pero bajar la inflación, que era muy alta en función de los problemas financieros, que eran muy grandes, y de la pobreza, que era muy alta, y avanzar paso a paso en la disminución de eso. Paso a paso y no con una metodología de shock, que es lo que está haciendo Argentina en este momento. No es fácil y creo que en eso Chile ha sido un modelo a seguir. Ahora, hay cosas para copiar y cosas que no. Argentina tiene una densidad productiva que un shock económico significaría la pérdida de cientos de miles de empleos de calidad.

 

-¿Y cómo se puede avanzar en términos de integración regional?

 

-Es muy importante el diálogo Alianza del Pacífico y Mercosur, que no significa que vamos a ser lo mismo, pero tenemos que tener una mayor inserción a nivel mundial. El Mercosur tiene hoy un subdesarrollo respecto a nuestra capacidad de acceso a otros mercados que es muy preocupante. Pero cuando uno accede a otros mercados tiene que también abrir el acceso al propio y eso es ver cómo hacemos para que nuestras ventajas comparativas, que no es solamente agroindustria y servicios sino que hay sectores industriales y nuevos sectores de servicios donde hay capacidad y hay competitividad y hay que fortalecerla para vender con más calidad. Y hay otros sectores que sólo existen porque los hemos protegido y no tienen competitividad y ahí viene el desafío para que, paso a paso, estos sectores se vayan reconvirtiendo a otras actividades con equilibrio social y económico.

 

Hay algo que siempre dice el Papa Francisco: escucharnos, que no significa coincidir en todo sino que, cuando alguien no coincide con nosotros, no es abandonar nuestras convicciones sino pensar, ¿por qué me dice esto? ¿Qué hay de verdad en lo que me dice el otro? La Argentina necesita conseguir consensos amplios en cuatro o cinco temas. Por ejemplo, mayor apertura sin destruir nuestra competitividad. Vender más y de más calidad y comprar a mejores precios. Fácil de decir pero complejo de hacer.

 

bullrich amenaza con partir el pro en la legislatura bonaerense
movio macri: jaque a bullrich en buenos aires

Las Más Leídas

También te puede interesar