X

Cambian la fórmula previsional y el acuerdo con las provincias avanza exprés

El Ejecutivo y los gobernadores acordaron atar los aumentos jubilatorios a la inflación y el aumento de salarios. El oficialismo se allana el camino del Senado para la reforma y el pacto fiscal.
Por 23/11/2017 15:30

En tiempo récord, la Casa Rosada y el peronismo acordaron cambios al proyecto de reforma previsional que envió el sábado por la madrugada el Ejecutivo al Congreso y que había generado la resistencia inicial de los gobernadores y senadores de la oposición. La propuesta fue presentada a viva voz en el Senado por el titular del bloque del PJ-Frente para la Victoria, Miguel Ángel Pichetto, y aceptada catorce minutos después por el ministro de Trabajo, Jorge Triaca

Los cambios en el cálculo de los haberes jubilatorios propuestos por el oficialismo, habían tensado la discusión sobre el paquete de reformas que envió a fines de la semana pasada el Ejecutivo, tras sellar el acuerdo con los gobernadores. La reforma previsional fue uno de los temas que trabó hasta último momento la firma del pacto fiscal. El Gobierno había planteado una actualización de haberes basada únicamente en la inflación, algo que los senadores del peronismo – y también algunos propios – se negaban a convalidar.

 

 

El jueves 16, cuando suscribieron el acuerdo en la Casa Rosada, los gobernadores aseguraron que habría cambios en el proyecto y el nuevo cálculo agregaría otra variable a la inflación, que permitiría mantener el poder adquisitivo de los jubilados. Sin embargo, el texto enviado por el Ejecutivo al Congreso modificó la situación inicial de manera casi irrisoria, al sumar un adicional del 5 por ciento sobre el crecimiento que haya tenido el PBI. Tal como adelantó Letra P el último martes, la iniciativa fue rechazada por gran parte de los senadores que empezaron a negociar cambios. 

 

 

“La propuesta del Gobierno es realmente muy pobre, muy magra. Hay que salir del esquema de ajuste por PBI, primero porque nadie lo entiende, y después porque es ínfimo, insignificante”, apuntó este jueves Pichetto en el Salón Azul del Senado, donde se reunieron las comisiones de Trabajo y Previsión Social y Presupuesto y Hacienda para tratar los proyectos de ley de Consenso Fiscal y la reforma previsional, junto a un grupo de gobernadores y vice, que pidieron a los senadores el acompañamiento al acuerdo fiscal.

Pocos minutos antes, dos de los invitados habían anticipado cambios en el texto. Tras defender el pacto fiscal, el salteño Juan Manuel Urtubey anunció que los senadores abrirían una discusión sobre el tema y confirmó que la fórmula, tal como había sido enviada por el Ejecutivo, no representaba lo acordado entre los mandatarios provinciales y la Rosada. “Habíamos quedado en que iba a ser algo superior a la inflación. Está claro que esto no es suficiente”, dijo el gobernador de Salta. En el mismo sentido se expresó el vicegobernador de Tucumán, Osvaldo Jaldo, quien confirmó a Letra P que su provincia no avalaría la propuesta del Ejecutivo.   

 

 

En ese contexto, Pichetto anunció la propuesta del peronismo. “Todos los gobernadores de nuestro partido nos pidieron acompañar esto. Pero el tema que es definitorio para nosotros es la propuesta que hace el Gobierno de modificar el índice de ajuste a los jubilados”, dijo el jefe de bloque que antes criticó a los gobernadores ausentes. “Quiero transmitir mi agradecimiento a los que vinieron y pusieron la cara sobre lo que firmaron. Algunos se ocultan, no vienen o mandan notas totalmente intrascendentes”, disparó. 

Luego, explicó la nueva fórmula propuesta, que deja de lado la fórmula inflación + PBI y plantea “un 70 por ciento de las variaciones en función del nivel general del IPC y un 30 por ciento por el coeficiente que surja de la variación del RIPTE (remuneración imponible promedio de los trabajadores estables)”.

El que planteó su rechazo abierto a la reforma previsional, junto a todo el paquete del pacto fiscal, fue el gobernador puntano Alberto Rodríguez Saá. "La provincia de San Luis no firma. No nos conviene", dijo. Agregó que "San Luis no firmó ni va a firmar el consenso fiscal, porque implica desistir de los procesos judiciales respecto al régimen de coparticipación sin ninguna compensación a cambio" y aclaró: "San Luis no pertenece ninguna liga de gobernadores. Es autónoma".

Con una velocidad inusitada, apenas 14 minutos después de que el jefe del bloque del PJ planteara su propuesta, el ministro Triaca, presente en la reunión y quien tuvo a su cargo la defensa del proyecto enviado por el Ejecutivo, anunció que su equipo había “analizado” la idea y que iba “en línea con los objetivos” del Gobierno en materia previsional. Minutos más tarde, los senadores firmaron el dictamen del proyecto, que será enviado al recinto la semana que viene.

Cambian la fórmula previsional y el acuerdo con las provincias avanza exprés

El Ejecutivo y los gobernadores acordaron atar los aumentos jubilatorios a la inflación y el aumento de salarios. El oficialismo se allana el camino del Senado para la reforma y el pacto fiscal.

En tiempo récord, la Casa Rosada y el peronismo acordaron cambios al proyecto de reforma previsional que envió el sábado por la madrugada el Ejecutivo al Congreso y que había generado la resistencia inicial de los gobernadores y senadores de la oposición. La propuesta fue presentada a viva voz en el Senado por el titular del bloque del PJ-Frente para la Victoria, Miguel Ángel Pichetto, y aceptada catorce minutos después por el ministro de Trabajo, Jorge Triaca

Los cambios en el cálculo de los haberes jubilatorios propuestos por el oficialismo, habían tensado la discusión sobre el paquete de reformas que envió a fines de la semana pasada el Ejecutivo, tras sellar el acuerdo con los gobernadores. La reforma previsional fue uno de los temas que trabó hasta último momento la firma del pacto fiscal. El Gobierno había planteado una actualización de haberes basada únicamente en la inflación, algo que los senadores del peronismo – y también algunos propios – se negaban a convalidar.

 

 

El jueves 16, cuando suscribieron el acuerdo en la Casa Rosada, los gobernadores aseguraron que habría cambios en el proyecto y el nuevo cálculo agregaría otra variable a la inflación, que permitiría mantener el poder adquisitivo de los jubilados. Sin embargo, el texto enviado por el Ejecutivo al Congreso modificó la situación inicial de manera casi irrisoria, al sumar un adicional del 5 por ciento sobre el crecimiento que haya tenido el PBI. Tal como adelantó Letra P el último martes, la iniciativa fue rechazada por gran parte de los senadores que empezaron a negociar cambios. 

 

 

“La propuesta del Gobierno es realmente muy pobre, muy magra. Hay que salir del esquema de ajuste por PBI, primero porque nadie lo entiende, y después porque es ínfimo, insignificante”, apuntó este jueves Pichetto en el Salón Azul del Senado, donde se reunieron las comisiones de Trabajo y Previsión Social y Presupuesto y Hacienda para tratar los proyectos de ley de Consenso Fiscal y la reforma previsional, junto a un grupo de gobernadores y vice, que pidieron a los senadores el acompañamiento al acuerdo fiscal.

Pocos minutos antes, dos de los invitados habían anticipado cambios en el texto. Tras defender el pacto fiscal, el salteño Juan Manuel Urtubey anunció que los senadores abrirían una discusión sobre el tema y confirmó que la fórmula, tal como había sido enviada por el Ejecutivo, no representaba lo acordado entre los mandatarios provinciales y la Rosada. “Habíamos quedado en que iba a ser algo superior a la inflación. Está claro que esto no es suficiente”, dijo el gobernador de Salta. En el mismo sentido se expresó el vicegobernador de Tucumán, Osvaldo Jaldo, quien confirmó a Letra P que su provincia no avalaría la propuesta del Ejecutivo.   

 

 

En ese contexto, Pichetto anunció la propuesta del peronismo. “Todos los gobernadores de nuestro partido nos pidieron acompañar esto. Pero el tema que es definitorio para nosotros es la propuesta que hace el Gobierno de modificar el índice de ajuste a los jubilados”, dijo el jefe de bloque que antes criticó a los gobernadores ausentes. “Quiero transmitir mi agradecimiento a los que vinieron y pusieron la cara sobre lo que firmaron. Algunos se ocultan, no vienen o mandan notas totalmente intrascendentes”, disparó. 

Luego, explicó la nueva fórmula propuesta, que deja de lado la fórmula inflación + PBI y plantea “un 70 por ciento de las variaciones en función del nivel general del IPC y un 30 por ciento por el coeficiente que surja de la variación del RIPTE (remuneración imponible promedio de los trabajadores estables)”.

El que planteó su rechazo abierto a la reforma previsional, junto a todo el paquete del pacto fiscal, fue el gobernador puntano Alberto Rodríguez Saá. "La provincia de San Luis no firma. No nos conviene", dijo. Agregó que "San Luis no firmó ni va a firmar el consenso fiscal, porque implica desistir de los procesos judiciales respecto al régimen de coparticipación sin ninguna compensación a cambio" y aclaró: "San Luis no pertenece ninguna liga de gobernadores. Es autónoma".

Con una velocidad inusitada, apenas 14 minutos después de que el jefe del bloque del PJ planteara su propuesta, el ministro Triaca, presente en la reunión y quien tuvo a su cargo la defensa del proyecto enviado por el Ejecutivo, anunció que su equipo había “analizado” la idea y que iba “en línea con los objetivos” del Gobierno en materia previsional. Minutos más tarde, los senadores firmaron el dictamen del proyecto, que será enviado al recinto la semana que viene.