X
Los massistas de Miramar sufrieron el primer fracaso familiar tras 14 años de triunfos. El senador provincial esperaba llegar al Congreso. Su cuñado, el intendente Di Cesare, quedó 11 puntos abajo.
Redacción 27/10/2017 14:39

El oficialismo de General Alvarado no fue la excepción y no pudo evitar la derrota que sucumbió a la mayoría de los representantes y dirigentes encolumnados en las filas de 1País en la provincia de Buenos Aires. Victoriosos a lo largo de los últimos 14 años, la dinastía Hogan conoció el sabor del fracaso electoral el último domingo cuando todas sus aspiraciones políticas cayeron por el impacto de la ola amarilla.

Los guarismos de las PASO ya habían anticipado un escenario complicado para el oficialismo de General Alvarado y para las intenciones de la familia de escalar posiciones en el armado político de la provincia y de la nación. Cambiemos, como en el resto del país, se había posicionado en el primer lugar y, en la segunda ronda electoral, logró mantener esa ubicación haciendo mella en la supremacía política que los Hogan construyeron a lo largo de más de una década.

El apellido apareció por primera vez vinculado al sillón municipal de Miramar de la mano de Tomás Hogan en 2003, cuando se impuso en las urnas tras ocupar el cargo de delegado comunal. Su construcción territorial en ascenso posibilitó cuatro más tarde que su sucesor en el distrito fuese su hijo, Patricio Hogan, quien logró el respaldo del 42% del electorado.

En 2007 Patricio se quedó cuidando el pago chico, mientras su padre se marchó a la Cámara de Diputados provincial, tras lograr imponerse en las urnas al encabezar la lista del Frente para la Victoria por la Quinta Sección.

 

 

En las legislativas del 2009, Hogan padre encabezó la nómina de concejales como candidato testimonial, en el marco de la jugada que desplegó el kirchnerismo en distintos distritos bonaerenses. A diferencia de los resultados desfavorables cosechados por Néstor Kirchner, a nivel local la propuesta fue nuevamente acompañada. 

El triunfo también los asistió en 2011 cuando Hogan hijo logró revalidar su mandato con el 56% de los votos. En esas elecciones, la lista de concejales la encabezó su cuñado, Germán Di Césare, esposo de la titular de Juzgado de Paz local, Florencia Hogan. Di Césare ya formaba parte de la estructura municipal desde el primer gobierno que condujo la familia en 2003: primero como director de Asuntos Legales y luego como secretario General y de Gobierno.

El despegue de Sergio Massa de las filas del Frente para la Victoria y el salto de muchos dirigentes e intendentes a su espacio, el Frente Renovador, sedujo a la familia que no dudó en abandonar el kirchnerismo y sumarse a la propuesta del trigrense.

De la mano de ese espacio, Patricio Hogan llegó al Senado bonaerense en 2013, dejando la conducción del municipio a su cuñado, quien revalidó su lugar en el máximo sillón municipal en las elecciones del 2015 por el frente electoral Una Nueva Argentina con el 37,04% de los votos.

 

 

El respaldo en las urnas para la familia se quebró este año, 2017. En las PASO, el armado de Cambiemos en Miramar lideró el podio con alrededor del 33%. También las aspiraciones del senador provincial del clan comenzaron a expirar cuando la lista que encabezó Felipe Solá para la Cámara de Diputados de la nación se ubicó en tercer lugar y desdibujaron la posibilidad de que él, ubicado en el noveno casillero, tenga un lugar en el Congreso.

Este domingo, los magros resultados que vapulearon las aspiraciones políticas de todo el armado de 1País se hicieron sentir en la cena familiar de los Hogan, provocando la primera derrota tras 14 años de festejos.

La lista que propuso Di Césare perdió ante Cambiemos por 11 puntos. Los resultados determinan que hasta 2019 en el recinto del deliberativo de Miramar habrá cinco concejales de Cambiemos, siete de 1País y cuatro de Unidad Ciudadana.

En tanto, Patricio deberá volver con las manos vacías al distrito, teniendo en cuenta que su mandato en el Senado provincial concluye el 10 de diciembre y que el frente 1País sólo logró el ingreso de cuatro representantes a la Cámara baja nacional.

Poderío en baja: el clan Hogan no pudo superar el desafío legislativo

Los massistas de Miramar sufrieron el primer fracaso familiar tras 14 años de triunfos. El senador provincial esperaba  llegar al Congreso. Su cuñado, el intendente Di Cesare, quedó 11 puntos abajo.

El oficialismo de General Alvarado no fue la excepción y no pudo evitar la derrota que sucumbió a la mayoría de los representantes y dirigentes encolumnados en las filas de 1País en la provincia de Buenos Aires. Victoriosos a lo largo de los últimos 14 años, la dinastía Hogan conoció el sabor del fracaso electoral el último domingo cuando todas sus aspiraciones políticas cayeron por el impacto de la ola amarilla.

Los guarismos de las PASO ya habían anticipado un escenario complicado para el oficialismo de General Alvarado y para las intenciones de la familia de escalar posiciones en el armado político de la provincia y de la nación. Cambiemos, como en el resto del país, se había posicionado en el primer lugar y, en la segunda ronda electoral, logró mantener esa ubicación haciendo mella en la supremacía política que los Hogan construyeron a lo largo de más de una década.

El apellido apareció por primera vez vinculado al sillón municipal de Miramar de la mano de Tomás Hogan en 2003, cuando se impuso en las urnas tras ocupar el cargo de delegado comunal. Su construcción territorial en ascenso posibilitó cuatro más tarde que su sucesor en el distrito fuese su hijo, Patricio Hogan, quien logró el respaldo del 42% del electorado.

En 2007 Patricio se quedó cuidando el pago chico, mientras su padre se marchó a la Cámara de Diputados provincial, tras lograr imponerse en las urnas al encabezar la lista del Frente para la Victoria por la Quinta Sección.

 

 

En las legislativas del 2009, Hogan padre encabezó la nómina de concejales como candidato testimonial, en el marco de la jugada que desplegó el kirchnerismo en distintos distritos bonaerenses. A diferencia de los resultados desfavorables cosechados por Néstor Kirchner, a nivel local la propuesta fue nuevamente acompañada. 

El triunfo también los asistió en 2011 cuando Hogan hijo logró revalidar su mandato con el 56% de los votos. En esas elecciones, la lista de concejales la encabezó su cuñado, Germán Di Césare, esposo de la titular de Juzgado de Paz local, Florencia Hogan. Di Césare ya formaba parte de la estructura municipal desde el primer gobierno que condujo la familia en 2003: primero como director de Asuntos Legales y luego como secretario General y de Gobierno.

El despegue de Sergio Massa de las filas del Frente para la Victoria y el salto de muchos dirigentes e intendentes a su espacio, el Frente Renovador, sedujo a la familia que no dudó en abandonar el kirchnerismo y sumarse a la propuesta del trigrense.

De la mano de ese espacio, Patricio Hogan llegó al Senado bonaerense en 2013, dejando la conducción del municipio a su cuñado, quien revalidó su lugar en el máximo sillón municipal en las elecciones del 2015 por el frente electoral Una Nueva Argentina con el 37,04% de los votos.

 

 

El respaldo en las urnas para la familia se quebró este año, 2017. En las PASO, el armado de Cambiemos en Miramar lideró el podio con alrededor del 33%. También las aspiraciones del senador provincial del clan comenzaron a expirar cuando la lista que encabezó Felipe Solá para la Cámara de Diputados de la nación se ubicó en tercer lugar y desdibujaron la posibilidad de que él, ubicado en el noveno casillero, tenga un lugar en el Congreso.

Este domingo, los magros resultados que vapulearon las aspiraciones políticas de todo el armado de 1País se hicieron sentir en la cena familiar de los Hogan, provocando la primera derrota tras 14 años de festejos.

La lista que propuso Di Césare perdió ante Cambiemos por 11 puntos. Los resultados determinan que hasta 2019 en el recinto del deliberativo de Miramar habrá cinco concejales de Cambiemos, siete de 1País y cuatro de Unidad Ciudadana.

En tanto, Patricio deberá volver con las manos vacías al distrito, teniendo en cuenta que su mandato en el Senado provincial concluye el 10 de diciembre y que el frente 1País sólo logró el ingreso de cuatro representantes a la Cámara baja nacional.