Crisis dirigencial

Luis Miguel Segura renunció a la AFA

Lo hizo a través de una carta, en el peor momento de la institución. La FIFA lo había desplazado la semana pasada por Damián Dupiellet y el panorama es totalmente incierto.

Luis Miguel Segura finalmente pegó el portazo a la AFA, el día después de la derrota de la selección Argentina en Estados Unidos y en el marco de una amenaza de bomba en el edificio de calle Viamonte. El rumbo del fútbol argentino es incierto, porque está inmerso en una disputa de poder entre sectores que no dan el brazo a torcer, aunque en realidad esto está opacado por algo más grave: el desembarco de la FIFA a través de una comisión normalizadora, que despertó nuevas peleas, de las que también forma parte la Justicia.

 

El último viernes, la FIFA había decidido nombrar un comité de regularización para ordenar el caos en el que está inmerso la dirigencia de la Asociación del Fútbol Argentino. Con el no de la Justicia a Hugo Moyano para realizar las elecciones a fines de junio, el máximo organismo del fútbol mundial había anticipado que serían entre cinco y siete miembros los encargados de acomodar el día a día en calle Viamonte. Ellos tendrán plazo de 1 año para organizar los comicios, e inmediatamente con esta decisión, Luis Segura dejaba de ser presidente automáticamente. Quien asumía en su lugar era Damián Dupiellet, hombre del Ascenso Unido puesto por Grondona, que estuvo a cargo del Fútbol Playa.

 

Este lunes, el día después de la derrota del equipo de Gerardo Martino, que trajo consigo también la dolorosa renuncia de Lionel Messi al seleccionado, Segura renunció. Su dimisión se hará efectiva el jueves -30 de junio-, por lo que este martes debería estar presente en una nueva reunión.

 

Las amenazas de una posible desafiliación de la AFA inquietan a todos, porque sería la peor consecuencia; un desenlace que por como viene la mano, hay algunos dirigentes que dicen que es inevitable.

 

Los veedores de la FIFA descubrieron lo obvio: lo que está pasando es que hay una pelea política detrás de esta disputa, porque el gobierno de Mauricio Macri no quiere a Hugo Moyano y entonces opera a través de su contacto en AFA, con fuertes vínculos en la Justicia: el presidente de Boca, Daniel Angelici. Esto es algo que el organismo presidido por Gianni Infantino no piensa permitir.

 

La AFA está sumergida en una profunda crisis económica e institucional, con dirigentes que no pueden -o no quieren- ponerse de acuerdo para resolver una fecha de elecciones, luego del papelón que fue la realización de los fallidos comicios de diciembre pasado, cuando contabilizaron un voto de más y no se pudo conocer al ganador. La feroz disputa entre los bandos protagonizados principalmente por Angelici, Marcelo Tinelli y cía. versus Hugo Moyano y Chiqui Tapia, entre otros, fue sumando capítulos que entorpecieron el desarrollo del día a día en el organismo.

 

En los últimos días, Primo Corvaro -por parte de la FIFA-, y la jurista Monserrat Jiménez -por parte de la Conmebol-, aterrizaron en Buenos Aires para conocer de cerca dónde se había destinado el dinero del programa implementado por el kirchnerismo, Fútbol para Todos. Así, este último jueves, se conoció la decisión de la Justicia de procesar a los ex jefes de Gabinete de la Nación Aníbal Fernández, Jorge Capitanich y Juan Abal Medina, además de AFA Luis Segura y los dirigentes y ex dirigentes Gabriel Mariotto -ex vicegobernador de Buenos Aires-, Pablo Paladino, Rafael Savino, Carlos Portel, José Lemme, Miguel Ángel Silva, Eduardo Spinosa y Rubén Raposo. La orden de la jueza federal María Servini de Cubría es en el marco de la causa por las irregularidades en el manejo y aplicación del programa Fútbol para Todos.

 

el plan b de milei para avanzar con las sad, una ley con futuro incierto
Victoria Villarruel.

También te puede interesar