Resistencia al tarifazo

Con menos gas y más caro, la salida de los subsidios acumula problemas para Macri

El Ministerio de Energía ordenó cortar el suministro de GNC por un día y bajar al mínimo el consumo en industrias. Huelgas, problemas de abastecimiento y medidas drásticas. Ola de amparos judiciales.

El panorama energético dista de ser un lecho de rosas para el nuevo gobierno. Transcurridos ya seis  meses de administración macrista, y tarifazo mediante, el frío obligó a volver a viejas recetas que no contienen el malestar social. Muy por el contrario, lo acrecientan.

 

Tras una década de fuertes subsidios oficiales para la tarifa domiciliaria y de grandes consumidores, el “operativo sinceramiento” enfrenta conflictos que complican la situación social: tarifazo, huelgas, facturas impagables con hasta 2.000% de aumento y dominó de amparos judiciales para frenar las subas.

 

Bajo la conducción de Juan José Aranguren, el Ministerio de Energía ordenó el martes a las industrias reducir sus consumos de gas con el objetivo de llegar a cero en el menor tiempo posible. El objetivo es preservar el abastecimiento a hogares, hospitales y escuelas. Mientras tanto, este miércoles interrumpirá el suministro de GNC.

 

La cartera fundamentó el pedido en el impacto de medidas gremiales del Sindicato de Petroleros de Tierra del Fuego y en problemas para el atraco de barcos con Gas Natural Licuado (GNL).

 

Los inconvenientes en el suministro de gas natural debido a la medida de fuerza de los petroleros fueguinos se tradujeron en una reducción de ingreso al sistema argentino de gas de 16 millones de metros cúbicos, según informó el Gobierno.

 

A esto se suma otro paro en la planta de la empresa Refinor y los atrasos por cuestiones climáticas en el arribo de barcos de GNL importado.

 

El comité de emergencia convocado por el Ente Nacional Regulador del Gas decidió solicitar a las industrias que inicien el corte progresivo de sus consumos con el objetivo de llegar a cero en el menor tiempo posible.

 

A su vez, como medida complementaria, se solicitó restringir al mínimo posible el suministro de gas a las centrales térmicas de generación eléctrica para tratar de mantener el sistema eléctrico sin cortes.

 

Para asegurar el suministro se está gestionando la importación de al menos 3 millones de metros cúbicos de gas de Chile.

 

MALESTAR.  Usuarios, intendentes de las zonas petrolíferas y sindicatos están en pie de guerra contra el brusco cambio en las reglas de juego del sector.

 

En Ushuaia, la Justicia hizo lugar "en forma interina" a la suspensión de los aumentos ante un amparo presentado por la Cooperativa de Trabajo Renacer contra la empresa Camuzzi Gas del Sur y le ordenó que emita nuevas facturas de conformidad con el cuadro tarifario anterior.

 

También se frenaron los aumentos en Santa Cruz, Chubut, Bariloche, Esquel, Mendoza y Mar del Plata, en ese último caso a pedido de la ONG Acción Marplatense.

 

Los hogares de la Patagonia representan el 7% del total del país, pero consumen el 23,6% del gas por redes, mientras los usuarios comerciales e industriales representan el 17,3% del total nacional y el 25% del consumo, según revela un informe del Centro de Estudios Patagónicos.

 

Y el tema más espinoso: la Patagonia, más La Pampa, Malargüe, la Puna, Mendoza, San Luis, Santa Fe, Mar del Plata y distintas localidades de la provincia de Buenos Aires estuvieron  eximidas de los aumentos producidos en 2014.

 

Con el tarifazo PRO, los siderales aumentos que llegan al 2.000% (algunos dicen que aún es mayor) se intentaron arreglar de un plumazo. La pulseada entre usuarios y el Gobierno, ante su necesidad de reducir subsidios para mejorar la caja, por ahora, parece que se dirimirá en la Justicia.

 

El crecimiento del monotributo, tanto social como independiente, señala la precarización de las condiciones de empleo en la Argentina.
La segunda fuga de Toto Caputo: con Mauricio Macri ya lo hizo

También te puede interesar