CAMPO

El Gobierno retomó el diálogo con la Mesa de Enlace, que pidió más guiños para el sector

Tras años de cese de comunicaciones entre el kirchnerismo y las cuatro entidades agropecuarias más fuertes del país, el macrismo les abrió las puertas y pidió “trabajo en conjunto”.

El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, recibió este viernes a los titulares de la Mesa de Enlace, que reúne a las cuatro organizaciones agropecuarias más grandes de la Argentina para retomar el diálogo perdido con la gestión de Cristina Fernández de Kirchner luego del conflicto con el campo.

 

Al encuentro también se sumó el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, para obtener una foto de carácter nacional que exprese el apoyo del gobierno de Mauricio Macri a los reclamos del sector rural y el evento no quede circunscripto a las paredes del Ministerio de Agroindustria, ubicado sobre la Avenida Paseo Colón.

 

El primer contacto institucional entre el Gobierno y las entidades del campo estuvo marcado, como era de esperarse, por promesas y reclamos. Desde el macrismo pidieron “trabajo en conjunto” y priorizar esfuerzos para revitalizar el desarrollo de las economías regionales, el crecimiento de los pequeños productores y la generación de empleo.

 

“Queremos que los productores puedan promover una agenda de discusión hacia el interior de sus organizaciones y vamos a trabajar en conjunto en todos los niveles con metas y objetivos específicos”, sostuvo Peña al abrir el diálogo.

 

Además, para dejar en claro el mensaje del Presidente, el jefe de ministros advirtió que el sector rural tiene un rol “clave” a la hora de avanzar con dos de los tres desafíos que Macri planteó arduamente en la campaña: “unir a los argentinos y llegar a una Argentina con pobreza cero”.

 

Después de la charla introductoria de Peña, los representantes de la Mesa de Enlace avanzaron con sus reclamos. Según consignó el diario La Nación, se marcaron como prioridades la ley de semillas y medidas para la lechería y los productos frutales.

 

Vale recordar que el Gobierno nacional cumplió uno de los deseos más repetidos por los productores rurales: la quita de retenciones. El 14 de diciembre en un acto en la ciudad bonaerense de Pergamino, Macri anunció la eliminación de retenciones para el trigo y el maíz, además de reducir a un 5 por ciento las retenciones a la soja.

 

A pesar de ese gesto, los ruralistas no vendieron la cantidad de soja que estimaban en la Casa Rosada. Funcionarios del Gobierno admitieron, a principios de mes, que esperaban mayores niveles de venta debido a las medidas que habían dictado en su favor. Ahora, las entidades aumentaron sus reclamos al Gobierno.

 

De todas formas, desde Casa de Gobierno buscan resaltar el regreso del diálogo entre el campo y el Poder Ejecutivo que había quedado trunco desde la resolución 125, que establecía un sistema móvil para las retenciones impositivas a la soja, el trigo y el maíz.

 

Por la Mesa de Enlace asistieron Luis Etchevehere (Sociedad Rural Argentina), Omar Príncipe (Federación Agraria Argentina), Dardo Chiesa (Confederaciones Rurales Argentinas) y Egidio Mailland (Coninagro).

 

“Hoy volvió el diálogo porque es imprescindible para que esta Argentina crezca con producción, con  empleo y generando valor  agregado para recuperar presencia en los mercados mundiales”, subrayó el ministro Buryaile.

 

Según informaron desde el Gobierno, luego de una charla introductoria la reunión continuó con un encuentro ampliado al que se sumaron el titular de la AFIP, Alberto Abad;  el vicepresidente del Banco Nación, Enrique Szewach; el director nacional del INTA, Héctor Espina; el vicepresidente del SENASA, Guillermo Rossi, y el titular del INASE, Raimundo Lavignole, entre otras autoridades. También participaron  el senador nacional Alfredo De Angeli y los diputados nacionales Juan Castañas, Pablo Torello y Yanina Gayol.

 

Los productores lecheros de Córdoba ganan menos que sus pares de Buenos Aires.
Juez federal bajo proceso disciplinario, Marcelo Bailaque.

También te puede interesar