Política

Mar del Plata: Baragiola, de Bachelet a Piñeira sin escalas

Letra P.- En medio de traiciones, tragedias y escándalos, la concejala radical, Vilma Baragiola cierra su acuerdo con el PRO dejando a la UCR huérfana, y se convierte en la candidata macrista a la intendencia de Mar del Plata. Vidal encuentra alguien que mide que la puede sacar a flote en la carrera por la gobernación.

El miércoles por la tarde, Vilma Baragiola llegó puntual a la cita con María Eugenia Vidal. Estaban además, el Ministro de gobierno porteño, Emilio Monzó, y el macrista de Mar del Plata, Juan Aicega. El encuentro sirvió para la foto, y para terminar de sellar un acuerdo que se venía gestando desde hacía siete meses.

 

En octubre pasado habían comenzado los contactos. Los operadores de Monzó, iniciaron la tratativas con la edil radical, que desde hace tiempo juega su campaña a la intendencia. Para concretarse esta alianza, debieron mediar muchas traiciones en el camino. También una tragedia.

 

Como si se tratara de un amante, Baragiola comenzó a dialogar con el PRO, en privado mientras continuaba en paralelo, su convivencia interna con referentes del Modeso y su coqueteo con el Massismo. De hecho, Cecilia Moreau no pudo disimular su sorpresa, cuando el pasado 14 de marzo, Baragiola votó a favor del acuerdo UCR-PRO alineándose con Sanz (a quien hoy le da la espalda) durante la Convención nacional de la UCR, en Gualeguaychú . Horas antes le había prometido a la ex diputada provincial, su voto negativo. No fue el único episodio.

 

Ya en 2013, cuando el Frente integrado por el FAP y la UCR, la dejó con boleta corta en la lista local, Baragiola no tuvo empacho en usar la tijera para repartir la boleta de Sergio Massa, cabeza de la lista de diputados nacionales del FR y darle los votos necesarios al tigrense para alzarse con el triunfo en la quinta sección. Pero en el caso del PRO, la anécdota es más dolorosa. El ex corredor de autos, Eduardo “Lalo” Ramos, amigo personal de Mauricio Macri, era el candidato PRO en Mar del Plata.

 

Durante todo ese año, el jefe de gobierno porteño, y buena parte de su equipo, se encargaron de fogonearlo. Ramos, dio charlas sobre las responsabilidades al volante, y cuestionó de forma tajantes el estado de las rutas. Sin embargo, una noche de marzo de 2014, el ex corredor -alcoholizado- embistió a una familia, y dejó en grave estado a uno de sus hijos, de apenas cuatro años. A un año del accidente, el pequeño todavía presenta secuelas motrices, y continúa con el tratamiento de rehabilitación. El caso fue un escándalo, y “Lalo” no sólo desapareció de la escena, sino que su nombre fue borrado del staff macrista sin mediar ninguna explicación por parte de los armadores políticos de Macri y mucho menos del Jefe de Gobierno.

 

Pasó el tiempo y Macri, ya lanzado a la presidencia, comenzó a buscar un candidato conocido en la ciudad balnearia. Así fue que Emilio Monzó, a través de sus operadores seccionales intentaron con un sinfín de nombres que por una u otra cosa fracasaron: Petigiani hijo, Emiliano Giri, Marcelo Artime fueron algunos de los intentos hasta contactar con Baragiola. El pasado miércoles cerraron el acuerdo, con foto incluida. En ella se suma al titular del PRO local, Juan Aicega, a quien ubicarían como cabeza de la lista de concejales marplatenses. Claro que este acuerdo, se enmarca en las imprecisiones que hoy muestra la alianza UCR- PRO.

 

Sucede que en la provincia, todavía no está claro cómo se va a expresar en términos electorales esta coalición ya alguna señales encienden alertas a los “nuevos aliados” del macrismo como la UCR que ve a sus dirigentes abrir paraguas macristas o de Gustavo Posse que -según el PRO- deberá ver quien lo cobija para ser candidato. A Baragiola nada de eso parece preocuparle, porque ya se aseguró su lugar en la lista macrista.

 

Desde el PRO, aseguran que la edil radical, es la que mejor intenciones de voto muestra, y con eso basta. Se supone que será en el marco de la cofradía PRO, con María Eugenia Vidal como candidata a la gobernación. Sin embargo, la vicejefa porteña, no muestra un repunte en su intención de voto, de hecho, en las últimas encuestas en la ciudad balnearia no supera el 10 por ciento y Baragiola sería su tabla de salvación en la ciudad feliz.

 

El derrotero de Baragiola es meteórico. Partió de una estética “Bacheletista” para disputar con “la derecha” de la ciudad que -según sus propias palabras- se encuentran en Acción Marplatense, y denunciar la proscripción en la UCR para pasar a repartir la boleta cortada de Sergio Massa y hasta terminar envuelta en un escándalo “por pedido de ayuda para la campaña” que le costó el puesto de Presidenta del Consejo Deliberante, para en tan sólo diez día traicionar a Ernesto Sanz y pasar a convertirse en la Candidata de Mauricio Macri.

 

Javier Milei en el Congreso del IAEF
El dólar en la era Javier Milei

También te puede interesar