Municipios

San Vicente: tierra de interna justicialista y termómetro político de la Tercera

Letra P.- El distrito de Daniel Di Sabatino vive un momento especial. El kirchnerismo, el justicialismo duro y el massismo se disputan el poder en un proceso de transición.

Parece que las apetencias políticas de los contendientes que pretenden subirse al ring para dar batalla por la intendencia en el distrito que hoy encabeza Daniel Di Sabatino son cada vez más grandes, y las exposiciones mediáticas y las operaciones políticas comienzan a jugar un papel clave para ellos.

 

San Vicente supo ser un verdadero bastión duhualdista–menemista en los ´90, con un conductor que saboreó las mieles del éxito político sin restricciones, y que hoy parece estar en un aparente estado de descanso, pero a punto de dar su golpe para intentar volver a capitanear el distrito.

 

Antonio Arcuri. “El Tano”. El hombre que puso a su esposa Brígida por 11 largos años en el sillón de la municipalidad, mientras él controlaba y manejaba a su antojo una de las “cajas” más importantes que tuvo la provincia en aquellos días, cuando presidía el Ente de Reconstrucción del Gran Buenos Aires.

 

Derrotado por el kirchnerismo a manos del actual Jefe comunal, se retiró a cuarteles de invierno para rearmar a su tropa con lo poco que le quedaba, porque algunas de sus allegados fueron seducidos por el massismo.

 

No hay dudas que para Arcuri la mejor carta de triunfo sigue siendo su esposa, Brígida, ya que él mismo no pudo, o no supo, como ganarse al electorado después de su paso por la provincia y por la Nación. Mientras tanto el coqueteo es con Marcelo Padró, quien parece haberle dado la cinta de capitán, por más bajo que le den las encuestas.

 

Carlos Acuña, el hombre fuerte de los estacioneros de servicio, parece estar muy cómodo con Julio Goya y Fernando Vitaller. “Por ese lugar no”, pensó.

 

Darío Giustozzi, que tiene dificultades para instalar a un candidato como el concejal Julio Goya, platense y actualmente en Brandsen.

 

PJ ortodoxo

 

Por el lado de Jesús Cariglino, el que a priori es el más débil a nivel local, tiene bajo la manga a su candidato, el vecino (ex arcurista) Daniel Garat, que ya se exhibe con la ropa de candidato.

 

Otro de los hombres que le supo rendir bien al otrora “Patrón del Conurbano” es el concejal del (FPV), Daniel Pérez, quién tendría todo listo para jugarle la interna al Intendente actual, luego de traicionar los principios por los que llegó al HCD sanvicentino.

 

Arcuri abrió su Unidad Básica, la “Agrupación Juan Domingo Perón” (más peronista que massista) la que por el momento no exhibe movimientos, pero que podría ser el bunker de Marcelo Padró, o del abogado Luis Furiasse, quién también ya lanzó panfletos a la calle, o de la ex mandataria, si es que decide jugar las cartas familiares seguras, puertas adentro, después de desgastar a un par de sus jugadores. Algo normal en la política de estos tiempos, pero mucho más normal en el enorme universo del “Tano”.

 

Axel Kicillof y Julio Alak, oradores en un curso de formación política
Javier Milei busca reencausar la relación con Mauricio Macri pero en el PRO hay desconfianza.

También te puede interesar