Política

La UCR presiona a Paco Pérez y le condiciona las cuentas de Mendoza

Por Gabriela Pepe.- La Corte provincial convocó al radicalismo y oficialismo a una conciliación por el endeudamiento. El gobierno analiza la propuesta que le presentó la oposición, que le exige la derogación de la ley de “reconducción presupuestaria”. Para el senador Jaliff “se puede gobernar con la plata que hay”.

La Corte mendocina convocó este martes a una reunión entre el radicalismo y el oficialismo local para intentar acercar posiciones en el conflicto por el presupuesto y el endeudamiento, que tiene en jaque a las cuentas del gobierno de Francisco “Paco” Pérez.

 

Ahora el Ejecutivo analiza una propuesta de cinco puntos presentada por la UCR, que exigió, como primera medida, la derogación de la ley de “reconducción” presupuestaria.

 

“Nos hemos opuesto al endeudamiento porque creemos que se puede gobernar con la plata que hay. Tenemos fondos suficientes. El problema es que el gobierno gasta mal”, dice el senador provincial por la UCR y precandidato a gobernador Juan Carlos Jaliff.

 

El radicalismo presentó un recurso pidiendo la inconstitucionalidad de la ley de Contabilidad – llamada de reconducción  presupuestaria – , aprobada en la Legislatura,  que le permitía al gobierno kirchnerista emitir deuda por 1.200 millones de pesos, sin la autorización de los dos tercios parlamentarios que se requieren para ese fin. Ante ese recurso, la Corte dictó una medida de no innovar y convocó a las partes  a acercar posiciones.

 

De la reunión, que tuvo lugar en la mañana del miércoles, participaron el presidente del Tribunal, Pedro Llorente, el vicegobernador Carlos Ciurca y representantes del radicalismo, que presentaron una propuesta con cinco puntos, que quedó al estudio de Pérez. El primero consiste en el pedido de derogación de la ley. Las otras dos exigencia refieren al “reordenamiento fiscal” y  la presentación de “un  nuevo presupuesto, equilibrado y sin deuda”.

 

Por último, la UCR deja por escrito que se compromete a “analizar un posible endeudamiento” a futuro, y a “acompañar al gobierno provincial a gestionar ante el Gobierno nacional mayores montos de transferencias no automáticas”.

 

Según Jaliff – ex vicegobernador de Julio Cobos – el desajuste que padecen las cuentas de Pérez tiene que ver, principalmente, con “la enorme cantidad de dinero destinada a la masa salarial”. “No gastan en salud ni educación, sino en personal administrativo.

 

En 2007, cuando Cobos dejó el gobierno, la masa salarial representaba el 45 por ciento del presupuesto. Hoy, el 55 por ciento. En número de empleados, pasamos de 74 mil a más de 100 mil.  El último presupuesto ejecutado por el radicalismo fue de 4.800 millones de pesos. Hoy es de más de 30 mil millones, ocho veces mayor. Y está claro que la inflación no fue del 800 por ciento”, dice Jaliff.

 

Aunque el diálogo entre gobierno y oposición es moneda corriente en Mendoza, una provincia donde no existe la reelección y la relación de fuerzas suele ser equilibrada, después del revés sufrido en la Justicia, y ante la necesidad de conseguir dinero y equilibrar urgente las cuentas provinciales, el gobernador Pérez quedó entre la espada y la pared en la negociación con la oposición.

 

La disputa no solo debilita al oficialismo provincial frente a un radicalismo que se muestra confiado de volver al poder en 2015, sino que genera problemas hacia adentro, en la relación con los intendentes propios, por la suspensión de las obras públicas. “El gobernador se ha encaprichado con el endeudamiento, y ahora dice que las obras están frenadas por culpa de esto”, dice Jaliff.

 

El gobierno de Pérez ya había sufrido un golpe en las cuentas cuando, a partir del fallo contra Argentina en el juicio contra los fondos buitre, tuvo que frenar la emisión de bonos en dólares. La provincia tenía todo listo para tomar deuda en el exterior por 250 millones de dólares, cuando el país sufrió un traspié ante la negativa de la Corte estadounidense de tomar el caso.

 

“Nosotros creemos que este no es momento para endeudarse. Hay que esperar que Argentina resuelva los problemas, no entendemos la desesperación, porque creemos que en realidad el gobierno quiere emitir deuda para gastos corrientes”, afirma el senador.

 

Con las negociaciones políticas empantanadas, el gobierno mendocino le pedirá ahora a la Justicia que revise y corrija el fallo que dio lugar a la medida cautelar que presentó el radicalismo.

 

El gobernador Maximiliano Pullaro junto al ministro de Desarrollo Productivo, Gustavo Puccini (izq.), el secretario de Desarrollo Industrial, Guillermo Beccani en la reunión con mineras. 
Arabela Carreras espera el tiempo para un posible retorno.  Hoy se dedica a la docencia en San Carlos de Bariloche.

También te puede interesar