Política

Macri se inclinaría por las elecciones unificadas

Por Gabriela Pepe. – El jefe de Gobierno ya tendría la decisión tomada. Aunque estratégicamente le convendría que los comicios fueran desdoblados, para llegar a las presidenciales con un probable triunfo en la Ciudad, dice que no quiere “cansar” al electorado porteño.  Qué opinan Rodríguez Larreta y Michetti.

Llegar a las elecciones presidenciales con un triunfo porteño en el bolsillo hubiera sido un buen espaldarazo para Mauricio Macri en el escenario nacional. Pero todo parece indicar que el jefe de Gobierno ya tendría decidido unificar las elecciones de la Ciudad de Buenos Aires con las nacionales en 2015.

 

Según la información que manejan los dirigentes de primera línea del partido, el líder del PRO habría resuelto no desdoblar las elecciones. “Personalmente le convendría, pero no quiere cansar a la gente”, explican en un Ministerio porteño. En efecto, si los comicios del año próximo fueran separados, en caso de que se implementara el sistema de primarias en la Ciudad, los porteños podrían llegar a votar hasta seis veces en el año, idea que espanta al jefe de Gobierno, que no quiere ganarse la antipatía de los votantes. Otra razón más que poderosa para optar por los comicios unificados es el enorme gasto que supondría la organización de tantas jornadas electorales.

 

Desde hace tiempo, en el entorno de Macri se barajan los pros y contras de las dos opciones. Tal como informara Letra P, el empresario e incluyente amigo de Macri, Nicolás “Nicky” Caputo, le viene recomendando desde hace tiempo al jefe de Gobierno unir los comicios para evitar el fastidio ciudadano y, además, asegurar la Ciudad arrastrando votos con la boleta que llevaría al jefe de Gobierno como candidato a Presidente.

 

Otro que viene operando a favor de esa opción es Horario Rodríguez Larreta, que quiere quedarse con el distrito porteño. Según explican en el macrismo, al jefe de Gabinete le conviene atar su suerte a la de Macri, ya que el jefe de Gobierno le arrastraría a su boleta los votos que no le garantizan las encuestas.

 

Por el contrario, algunos operadores dicen que a Gabriela Michetti le convendría la otra opción porque, de ir a una interna con Rodríguez Larreta, le ganaría fácilmente si las elecciones fueran desdobladas. En caso de que fueran unificadas y tanto la senadora como el jefe de Gabinete fueran con la boleta pegada a la de Macri, se emparejaría la situación. Sin embargo, en el entorno de Michetti dicen que ya barajan la información de que las elecciones serán unificadas y que la decisión “es lógica”. “Para Gabriela es lo mismo, porque el electorado porteño es muy particular, corta mucha boleta. No necesita que Mauricio le tracciones votos”, explican. Michetti resolverá “a fin de año” si será candidata a jefa de Gobierno o no.

 

Mientras en los pasillos del Gobierno porteño hay quienes dicen que aún “es demasiado pronto” para que Macri anuncie su decisión, y que recién lo haría públicamente en diciembre, corre un plazo que puede dejar al descubierto la idea. La Legislatura porteña sancionó en diciembre de 2013 la ley que establece la implementación de boleta única y las PASO. El plazo para reglamentar la ley es de 120 días. La oposición, con el legislador Aníbal Ibarra a la cabeza, viene denunciando que el plazo venció en junio, mientras que en el PRO aseguran que la fecha límite es el 25 de agosto, ya que deben contarse 120 días hábiles, en lugar de corridos.

 

En cualquiera de los dos casos, el Ejecutivo porteño está mirando para otro lado y dejando pasar el tiempo: de implementarse la boleta única, sería casi imposible unificar las elecciones, ya que ese sistema debería convivir con el nacional, en el que la boleta única no existe. Aunque la ley 875 establece que el jefe de Gobierno debe convocar a elecciones en una fecha diferente a la fijada para los comicios nacionales, la Legislatura – donde el PRO puede imponer su mayoría y conseguir aliados – podría modificar la norma.

 

Sobre el impulso que le daría a Macri llegar a las presidenciales habiendo ganado una elección antes, que se perdería unificando las elecciones nacionales con las porteñas, en el PRO ya existe un plan B: el trampolín pasaría de la Ciudad de Buenos Aires a Santa Fe. El macrismo confía en que Miguel del Sel se alzará con un triunfo en su provincia – donde los comicios serán anticipados, porque allí existe el sistema de boleta única – que el jefe de Gobierno podrá capitalizar en su candidatura nacional.

 

Toto Caputo y Santiago Bausili  
Federico Zárate le bajó el pulgar a las designaciones a dedo en la Justicia de Faltas de Jesús María. 

También te puede interesar