Política

En un clima enrarecido, la oposición pidió en el Senado la licencia de Boudou

Letra P.-La oposición firmó una nota para exigirle al vicepresidente que se aparte de su cargo, hasta tanto se aclare su situación en la causa Ciccone. Lo que en términos concretos, con un juicio que no llegará antes de mediados de 2015, es un pedido de renuncia.

La presencia de Julio Zamora al frente de la sesión era el síntoma más visible, pero no el único: el fantasma de Amado Boudou circuló desde el inicio del plenario del Senado, el primero desde que el vicepresidente fue procesado por el caso Ciccone.

 

La oposición no desaprovechó la oportunidad y lanzó su munición gruesa contra el presidente de la Cámara alta, en una movida simultánea con la Cámara de Diputados, que sesiona en paralelo y donde ya se tramita la reunión de la comisión de Juicio Político, presuntamente con la venia del propio Boudou.

 

Que el clima en el recinto estaba enrerecido resulta obvio. El temario que el Senado se disponía a tratar, cargado de asuntos de relevancia (convertir en ley la regulación de la Responsabilidad del Estado, que ya tiene media sanción de Diputados, la penalización a los acuartelamientos de fuerzas de seguridad o la moratorio previsional para autónomos y monotributistas), pasó a un segundo plano. El protagonista de la jornada, aunque a miles de kilómetros del Congreso, era Boudou.

 

Aunque el marplatense no presidió la sesión porque está en un viaje oficial, todo hace pensar que a Zamora, presidente Provisional del Senado,  se lo verá muy seguido al frente de las sesiones. Porque aunque el Gobierno nacional decidió por ahora no apartar al vicepresidente de sus funciones, sería extraño que lo sometan semanalmente al cara a cara con algunas de las principales espadas de la oposición.

 

En la reunión de Labor Parlamentaria de ayer, el radicalismo había adelantado que al inicio de la sesión presentaría una nota, avalada por otros bloques del Senado, en el que se solicitaría a Boudou que tome licencia de su cargo. Fue el jujeño Gerardo Morales el vocero de la carta. “Se tiene que apartar, si es que realmente está a disposición de la Justicia. Le va a hacer bien a él pero fundamentalmente al país”, advirtió el jefe del bloque de la UCR.

 

Para la oposición, según lo reflejado en la nota, tanto el Gobierno nacional como el propio Boudou han “obstaculizado” la investigación del salvataje y posterior venta de Ciccone Calcográfica a The Old Found, la empresa de Alejandro Vanderbroele, señalado como testaferro del vicepresidente en el expediente que lleva adelante el juez Ariel Lijo. Por eso, entiende la oposición, “el apartamiento temporal” hasta tanto se resuelva el caso le avitaría al país “todo tipo de zozobra”. Aunque este pedido, teniendo en cuenta que el juicio oral no llegaría hasta mediados de 2015, sería prácticamente remover a Boudou de su cargo.

 

Desde el oficialismo, igualmente, aclararon a Letra P que la nota enviada a Boudou no responde a ninguna vía reglamentaria para remover a Boudou, sino un pedido de neto tinte político. Por lo que será decisión del propio Boudou la respuesta al reclamo de los bloques no oficialistas.

 

Mientras el oficialismo cedía el espacio para las exposiciones de la oposición, sin intervenciones ni interrupciones, a Morales lo siguió el santafecino Rubén Giustiniani (FAP). “Acompañamos con nuestra firma la nota donde planteamos la necesidad del pedido de licencia del vicepresidente de la Nación”, arrancó. Justificó la necesidad de apartamiento del cargo de Boudou en la búsqueda de no obstruir “el funcionamiento” de la Justicia.

 

Norma Morandini, miembro del interbloque que preside Giustiniani, subrayó la “violencia” que siente al “compartir un mismo ámbito” con una persona investigada por corrupción”. “Estamos en una situación que decir gravedad es decir poco”, agregó.

 

Aunque la decisión de avanzar con un Juicio Político corresponde a la Cámara de Diputados, que en estos casos oficia de cámara acusadora, la bancada del Peronismo Federal, que encabeza el puntado Adolfo Rodríguez Saá, consideró que “se debe constituir la Comisión de Juicio Político”.

 

Javier Milei y Patricia Bullrich.
Daniel Scioli y Raúl Jalil, peronismo de saldo al servicio de Javier Milei.

También te puede interesar