Judiciales

El affaire Thales Spectrum volvió a Comodoro Py y ahora es para quedarse

El juez Casanello quiere saber si el pago de coimas para favorecer a la empresa francesa se organizó desde el exterior. La Casación espera el expediente. Conductas extrañas en la Corte. El misterioso Jorge Neuss.

Cuentas millonarias en el extranjero, empresarios enigmáticos y funcionarios dispuestos a todo son solo algunos de los elementos que hicieron del affaire Thales Spectrum uno de los casos de corrupción más emblemáticos de la década del 90. El expediente ahora vuelve circular por los tribunales. Hace 10 días la Corte Suprema revocó una serie de sobreseimientos otorgados por la Casación Penal y ahora el juez  Sebastián Casanello ordenó una pericia en un desprendimiento de la causa que investiga si existió el pago de coimas al ex presidente Carlos Menem.

 

La investigación tiene dos partes: primero la referida a las presuntas irregularidades en el proceso de licitación por el cual se entregó a la empresa francesa el control del espacio radioeléctrico argentino y la segunda si esto se vio favorecido por el pago de una coima de 25 millones de dólares.

 

Recientemente el máximo tribunal revocó los sobreseimientos que habían desvinculado de la investigación a todos los funcionarios de la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) y al empresario Jorge Neuss, que en los 90 era titular local de Thales e integraba el circulo íntimo del presidente Menem. Todos habían sido sobreseídos en 2011 por un polémico fallo dividido de la Sala Cuarta de la Cámara Federal de Casación Penal, argumentando que no estaba acreditada la configuración de la maniobra defraudatoria contra la administración pública.

 

Extraño: el fallo no lo firmó ninguno de los dos penalistas que tiene la Corte. Carmen Argibay porque es fiel a su línea de que ella no interviene en cuestiones de arbitrariedad (o sea, cree que la Corte no debe opinar sobre la valoración de las pruebas en los expedientes) y Raúl Zaffaroni porque, emulando a esa frase siempre atribuida a Carlos Reutemann en 2002, dijo que había mirado el caso y que “había algo que olía muy mal”. No dijo nada más pero en la Corte algunos lo asociaron a otro caso reciente que llegó a la Corte referido al Excel Group y donde la decisión final generó algunas internas (ampliaremos).

 

Ahora el expediente vuelve a la Casación, puntualmente a la Sala IV donde por estos días se decide el destino judicial del vicepresidente Amado Boudou. Se espera que el camarista Gustavo Hornos se excusara ya que anteriormente opinó en el trámite. Mariano Borinsky y Juan Carlos Gemignani tendrían vía libre ya que son jueces relativamente nuevos en la Casación.

 

El nuevo panorama toca algún nervio en el Gobierno y también en el Frente Renovador de Sergio Massa. A ambas esquinas JorgeNeuss llegó con ideas y negocios de la mano del siempre servicial José Luis Manzano. En cambio el socio de este, Daniel Vila, siempre despreció a Neuss.

 

Este último es un personaje relevante en la causa que investiga Casanello, que en su momento fue del juez  Jorge Urso. A Casanello el caso le interesa y dice que la instrucción de Urso sobre la vía de los sobornos (Argentina fue uno de los pocos países en el mundo que privatizó su espacio radioeléctrico) fue desastrosa. Sin embargo al joven magistrado no lo sorprendió. Fue uno de los últimos casos que tuvo el juez Urso antes de abandonar el edificio de Retiro y recluirse en su piso de Recoleta. Ahora se dedica a algunos negocios concretos y tiene una vida, por momentos, algo desordenada.

 

Las Más Leídas

También te puede interesar