Política

Causa Once: Una pericia contable clave niega desvío de subsidios

Fue redactada por peritos por pedido del Tribunal Oral.  Esos datos dejan con poco sustento la acusación del juez Claudio Bonadío, quien instruyó la causa. Fue realizada por 8 peritos contadores, 3 peritos oficiales y 5 peritos de parte. Todos los profesionales que la redactaron la firmaron, no hubo disidencia en la misma.

Una nueva pericia contable -realizada en el marco del juicio oral y público de la tragedia de Once – podría desvirtuar buena parte de las acusaciones iniciales sobre el destino de los millonarios subsidios y la falta de control estatal que recaen los ex funcionarios del Gobierno y los dueños y gerentes de la ex empresa prestataria, TBA.

 

 

Se trata una ampliación de la pericia contable que solicitó el Tribunal Oral Federal (TOF) 2 a un grupo de 8 peritos contadores para que analicen y precisen cuál fue la real incidencia que tuvieron los subsidios cobrados por TBA entre 2004 y 2010 con respecto a sus ingresos operativos, egresos de explotación y el pago de los sueldos y cargas sociales.

 

Hay una cuestión importante que se traduce de la pericia contable: se registraron ejercicios contables que muestran que la ex empresa prestataria tuvo egresos superiores a los ingresos en concepto de subsidios y venta de pasajes. Es por ello que la mencionada empresa mantenía deudas en el sector privado.

 

Lo que dice la pericia

 

El informe -que lleva las firmas de los peritos oficiales Oscar Fernández, Lucia Guelfi y Héctor Chyrikins y los peritos de las partes Rodolfo Buenaventura, Carlos Fogarolli, Judith Konig, Alejandro López y Martín Sole- puso sobre el tapete las siguientes conclusiones:

 

  • En los seis ejercicios económicos que van de 2004 a 2010, los egresos de explotación (gastos en personal, combustible, electricidad, mantenimiento, etc.) de las líneas ferroviarias operadas por TBA fueron superiores a los subsidios.
  • En 2005, los egresos operativos representaron el 225% de los subsidios; en 2006, el 188% y en 2007, el 153%. En tanto, en 2008 frente a un costo total de explotación de $ 473 millones recibió una asistencia estatal de $ 356 millones. En 2009, los gastos subieron a $ 553 millones y los subsidios a $ 433 millones y en 2010, los egresos de funcionamiento se ubicaron en $ 673 millones y los subsidios en $ 625 millones.
  • Entre 2004 y 2010, TBA pagó sueldos, cargas sociales y otros gastos de personal por un total de $ 1.764 millones y recibió en concepto de subsidios un total de $ 1.999 millones.
  • En 2005, los  sueldos y gastos de personal ( $ 109 millones) representaron el 117% de los ingresos por subsidio ($ 94 millones). En 2006, el gasto salarial ( $ 153 millones) significó el 72% de los subsidios ($ 211 millones); en 2008, el 89% ($ 410 millones de salarios y $ 433 millones de subsidios) y en 2010, el 86% ($ 538 millones de gastos en personal y $ 625 millones de subsidios).

Para los abogados que defienden a los ex funcionarios y empresarios, los resultados de esta nueva pericia contable demuestran que casi el 90% los subsidios se fueron en pago de salarios y costos de personal y que el resto de los subsidios otorgados por el Estado Nacional no alcanzaron para cubrir otros gastos como el pago de la energía eléctrica, el combustible y realizar el mantenimiento en vías y trenes.

 

Según la interpretación de los letrados, con estos datos quedaría con muy poco sustento la acusación del custionado juez Claudio Bonadío sobre la malversación y desvío de los subsidios a otros negocios del grupo Cirigliano y la falta de control y fiscalización del ente regulador y las autoridades de Transporte.

 

Descargue la Pericia Contable informe final

 

Descargue losPericia Contable anexos

 

El Cabildo de Córdoba.
milei, el objetivo final del avance de macri sobre el bullrichismo bonaerense

También te puede interesar