Judiciales

Reforma del Código Penal Procesal, “una deuda del sistema democrático”

Letra P.- Félix Crous, fiscal a cargo de la Oficina de Enlace Legislativo creada por la procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, sostuvo que la reforma del Código Penal Procesal pertenece a cambios estructurales reclamados desde hace un cuarto de siglo.

El fiscal de la Procuración General de la Nación dijo que la primera implicancia que tiene la reforma “es que distribuye las incumbencias de todos los actores del proceso de modo tal que se equilibra”.

 

En diálogo con el programa Mesa Chica de Radio Cultura, Crous reflexionó que “el sistema actual está desbalanceado, en donde el juez tiene funciones que son propias de un fiscal y su posición se desvirtúa porque no es un tercero imparcial y queda desdibujado el defensor”.

 

Para el fiscal de Ministerio Público, “el juicio oral visibiliza el litigio pero el sistema de investigación que precede al juicio es un sistema inquisitivo. Pensemos que el sistema acusatorio es un sistema que además va de la mano del juicio por jurado que establece nuestra Constitución”.

 

“Si bien el proyecto de reforma no establece el juicio por jurado sí se remite muchas veces a los jurados de manera que son pasos para cumplir cabalmente lo que la Constitución prevé: un sistema donde los fiscales investiguen, acusen, se hagan cargo de la acusación y la carga aprobatoria y el pueblo juzgue sobre la culpabilidad o la inocencia de los acusados y un juez dirija el debate y resguarde las garantías”, agregó.

 

Del mismo modo, apuntó que “claramente se está torciendo el foco hacia cuestiones instrumentales, para que cualquier sistema formado funcione”. “La alusión al nombramiento y a la reconfiguración de las instituciones es natural porque un proceso de reforma de semejante magnitud requiere que las instituciones se adapten para las nuevas tareas y el Ministerio Público viene haciendo un gran esfuerzo desde hace tiempo y los fiscales hemos sido entrenados”, expuso entre sus declaraciones radiales.

 

“Hemos tenido que afrontar desde hace muchos años los juicios por crímenes de lesa humanidad que son realmente juicios fuera de serie en el sentido más estricto del término y se salen de las reglas de los juicios habituales, algo que nos ha obligado a pensar y a actuar de manera distinta”, añadió el fiscal.

 

En cuanto al poder que la oposición le arroja a la procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, respecto a la reforma, Crous sostuvo que “son argumentos de muy baja estofa, en el sentido de que personalizar situaciones institucionales francamente es detenerse en la visión coyuntural frente a cambios estructurales reclamados desde hace un cuarto de siglo, esto es una deuda del sistema democrático”.

 

“Habrá algunos que no les gusta la persona que está al frente de la Procuración General de la Nación, asuntos propios de la vía institucional de la República. Ahora, discutamos si el sistema acusatorio es virtuoso o no virtuoso, si es superador o no superador del actual modelo. Es miserable el argumento”, disparó.

 

Asimismo, aclaró que el proyecto de reforma del Código Penal Procesal “depende de una ley de implementación que es la que dirá en qué momento entra a regir, lo cual lleva un tiempo de transición bastante largo, en algunos casos planificado, en otros con tiempos que se van incorporando de acuerdo a necesidades”.

 

“Por lo menos requiere de un año la puesta en práctica en las instituciones, una transición gradual entre un sistema y el otro, esto es natural no hay una bisagra en todo lo que ha sido el proceso de la reforma y modernización de los sistemas judiciales de las provincias. Hay una referencia excesiva al contexto político porque tanto los ministros de la Corte como la procuradora General duran en sus cargos mientras dure su buena conducta. La incidencia de la reforma debería tener un reclamo de todas las fuerzas porque el sistema inquisitivo le otorga a los jueces un poder desmesurado”, insistió.

 

Por último, el fiscal expresó que existe unanimidad desde la vida académica en cuanto a las ventajas que tiene el sistema acusatorio por sobre el inquisitivo. “Yo no conozco manifestaciones públicas de los fiscales federales, pero estamos hablando eventualmente de doce fiscales versus un universo de centenares que integran el Ministerio Público Federal. Les daría un rol distinto, una significativa carga de trabajo mayor a la que tienen hoy y visibilidad a las necesidades y hace que por ahí el rol de los fiscales quede desdibujados, sobre todo en la Ciudad de Buenos Aires donde hoy por hoy los fiscales son los que menos investigan de todas la República Argentina. Los jueces conservan para sí el rasgo más distintivo del sistema inquisitivo que es ser juez y parte”, dijo.

 

“La presión y la pérdida de poder en otro momento podía barnizarse con argumentos técnicos o institucionales y hoy, con el correr de la vida institucional argentina, es imposible cubrir con cualquier excusa legitimante”, cerró el fiscal.

 

Las Más Leídas

También te puede interesar