Política

La nueva Conducción de Luz y Fuerza reclama un bono navideño y la finalización del cepo tarifario

Por Antonio Rossi.- A menos de un mes de haber asumido, la nueva conducción nacional de la Federación de Trabajadores de Luz y Fuerza (FATLYF) que encabeza Guillermo Moser salió a marcar la cancha con dos definiciones clave orientadas al plano gremial y al funcionamiento del sistema eléctrico.

En un acto realizado por la transportista eléctrica TRANSNOA en Termas de Río Hondo y ante los secretarios generales de los gremios de Luz y Fuerza de las provincias norteñas, Moser se sumó al reclamo del pago de un “bono navideño” para compensar la pérdida salarial de los últimos meses y planteó la necesidad de terminar cuanto antes con el “cepo” tarifario que le impide a las provincias mejorar los ingresos de las distribuidoras eléctricas.

 

Tras haberle ganado la elección interna al sindicato de la Capital Federal que durante el reinado de Oscar Lescano siempre tuvo las riendas de la federación, ahora la apuesta de Moser (oriundo de Chaco y titular de la poderosa seccional Mercedes) es recuperar el terreno y el protagonismo que la FATLYF perdió durante la última década tanto en el ámbito gremial, como en el escenario político.

 

Sin sacar los “pies del plato” de la CGT oficialista que pilotea Antonio Caló, el nuevo timonel de la FATLYF solicitó el desembolso de un bono salarial para fin de año para atemperar el malhumor de los afiliados del interior que ven como día a día se evapora el poder adquisitivo de sus sueldos por el avance inflacionario que provoca la política económica que lleva adelante el ministro Axel Kicillof.

 

Al igual que los otros gremios que también vienen reclamando el pago de un extra para las fiestas (Camioneros, UOCRA, Metalúrgicos, Docentes, Bancarios y Municipales), el planteo de Moser se origina en la negativa del Gobierno a actualizar el mínimo no imponible de Ganancias antes del cobro del aguinaldo.

 

Por más que quieran hacerse los distraídos, a los dirigentes de los gremios más grandes no les queda otra alternativa que salir a exigir el pago del bono para no quedar descolocados frente al creciente reclamo que están recibiendo de las bases ante la complicada situación económica y social.

 

Además, esa presión interna se ha visto potenciada por los anuncios de los gobiernos provinciales de Córdoba, Santa Fe y San Luis y los municipios bonaerenses enrolados en el massismo que ya anticiparon que van pagarle a sus empleados un “plus” de fin de año para recortar el deterioro salarial.

 

Si bien no le puso cifras, la idea de Moser es arrancarle a las empresas eléctricas estatales y privadas una “gratificación” que oscile entre los $ 3.000 y $ 4.500 a pagar en una ó dos cuotas.

 

Con respecto al tema tarifario, Moser no hizo más que poner sobre la mesa el planteo que todas las provincias están planteando en forma extraoficial desde hace varios meses.

 

Se trata de la finalización anticipada del “acuerdo de convergencia tarifaria” que firmaron a principios de año todas las provincias y Nación.

 

Por medio de ese convenio –que el relato oficial bautizó como la “reafirmación del federalismo eléctrico–, las provincias se comprometieron a no aumentar las tarifas hasta enero de 2015  a cambio de que la Nación aporte durante este año algo más de $ 4.000 millones para la realización de las obras más urgentes que estaban programadas en el interior.

 

Del total prometido por la Nación, las provincias sólo recibieron el equivalente al 30% mientras sus costos operativos y salariales no pararon de subir por el impacto inflacionario.

 

Tras haberle brindado al gobernador bonaerense Daniel Scioli una discreta pero significativa ayuda para que salte el cepo tarifario con el incremento de los cargos específicos que dispuso la semana pasada, ahora Moser solicitó la extensión de esa movida al resto de las provincias que tienen las facturas del servicio eléctrico congeladas desde hace más de un año.

 

Además de reportarle los recursos para el pago del bono anual, la vía libre para las actualizaciones tarifarias que plantea la FATLYF se justifican en la imperiosa necesidad de fondos que tienen las distribuidoras y cooperativas del interior para poder realizar contrarreloj las obras y las tareas de mantenimiento que le permitan morigerar en parte los inevitables cortes de suministro que se registrarán con la llegada del verano.

 

COLE, el sistema de transporte público en Neuquén capital. La crisis complica a Rolando Figueroa e intendentes.
Eduardo López Segura, el hombre designado por Rogelio Frigerio al frente del Ente Túnel Subfluvial por Entre Ríos.

También te puede interesar