Política

Zaffaroni contra las políticas de mano dura y tolerancia cero

En el marco de una charla sobre las condenas a los delincuentes, la reincidencia y el funcionamiento de la Policía como institución, el juez de la Corte Suprema Engenio Zaffaroni, expresó su rechazo a las políticas de mano dura y tolerancia cero.

 

Zaffaroni criticó la figura de Rudolph Giuliani, el ex alcalde de Nueva York que se convirtió en un emblema de la lucha contra el delito por aplicar un plan de seguridad ciudadana que no admitía contemplaciones.

 

“Ese es el lema de un demagogo que ya pasó a la historia políticamente en los Estados Unidos (obvia referencia a Giuliani). Lo único que hizo la tolerancia cero en Nueva York  fue depurar un poco la policía y hacer una gran inversión en equipos. Con eso se bajó un poco los índices de violencia; pero en otros estados de EE.UU. también bajaron y no se habló de eso. Criminológicamente es un absurdo”, afirmó el magistrado.

 

Durante el encuentro organizado por la Facultad de Derecho de Mar del Plata, el juez de la Corte suprema, ofreció adelantos del proyecto del nuevo código penal que será presentado en febrero.

 

Al respecto anticipó que “en la parte general, se lo moderniza con las alternativas de las penas no privativas de la libertad y se trata de hacer una aplicación más racional de penas, porque lo que tenemos ahora es una desproporción tremenda”.

 

El magistrado sostuvo que “nuestro código tiene un caos tan grande que nadie sabe legalmente cuál es el máximo de la pena privativa de la libertad. Lo cual es una violación del principio de legalidad y constituye una flagrante violación constitucional”.

 

Y consideró que “una pena de 50 años (de prisión) es una locura que sale de la reforma Blumberg, que se aprobó como todos sabemos”. “En mi opinión personal está derogada: el máximo de pena es de 30 años”.

 

Zaffaroni explicó que “con posterioridad a la reforma Blumberg se ratificó el Tratado de Roma y se estableció para el genocidio una pena que puede llegar a 30 años. Creo que eso deroga los máximos anteriores, porque no puede haber un delito más grave que el genocidio. En eso creo que estaremos todos de acuerdo, matar un millón de personas creo que es el delito más grave que tenemos previsto y en consecuencia creo que el máximo de la pena es de 30 años”.

 

Para finalizar, Zaffaroni reiteró que a fin de este año dejará su cargo en la Corte Suprema. “La decisión ya está tomada. Cumplo 75 años y ese es el límite que dice la Constitución”. “Los cargos en una República tienen que ser por un período de tiempo y luego deben terminar. La vitalicidad es una característica monárquica y no republicana. Ya once años fueron suficientes. Es tiempo de dar las hurras y dedicarse a otra cosa”.

 

Ignacio Torres, de aliado entusiasta a subcomandante Nacho.
vicegobernadoras y vicegobernadores respaldaron a nacho torres

También te puede interesar