Política

Massa evitó dar señales políticas antes de cruzarse con Scioli

“Hola a todos. ¿Cómo quieren hacer? Parados mejor, ¿no?”. Sergio Massa llegó a la rueda de prensa en Mar del Plata de buen humor. Hizo algunas bromas antes de que los grabadores y las cámaras se prendieran. Tras algunas respuestas de rigor sobre la jornada de Seguridad que lo convocó llegó la pregunta que él esperaba: su encuentro con Daniel Scioli.

Más allá de las especulaciones políticas que se generaron por la foto que ambos se sacaron hace pocos días y un nuevo posible encuentro este viernes en Mar del Plata, allegados al intendente de Tigre aseguran que la relación con el gobernador es tensa. “No se tienen confianza”, resumen.

 

- ¿Este posible encuentro con Scioli puede tomarse como una señal política? – le preguntaron a Massa.

 

- Cada cosa que uno hace se presta a lecturas políticas y me parece un error. Si vas porque vas, si no vas porque no vas. Si saliste sonriente o si saliste serio… Más allá de la especulación electoral, tenemos la responsabilidad de seguir trabajando todos los días. Podés coincidir con uno u otro legislador, con uno u otro intendente, gobernador o funcionario nacional. Eso es la gestión, es la tarea de todos los días. La clave es bajarle los decibeles a cada cosa. Si no transformamos todo en una discusión de cartel, de vedettes, cuando en realidad la gente espera respuestas de nosotros.

 

Esa fue la respuesta diplomática del intendente de Tigre. Mientras caminaba para una nueva entrevista televisiva, 0223 le consultó si estaba de acuerdo con el reclamo que realizó el sciolismo para que la Nación modifique la Ley de Coparticipación.

 

- No hubo ningún pedido formal – replicó Massa.

 

- ¿Y si lo hace usted lo va a apoyar? – insistió este medio.

 

- Cuando lo haga hablamos – cerró el jefe comunal.

 

Lo cierto es que –con cintura- Massa le escapa a las definiciones políticas. Sabe que dar una definición hoy es apresurarse y no lo necesita. “Yo soy intendente, soy el más chico”, se justifica. “En este país seis meses es una enormidad”, remarca al referirse al tiempo que resta para cerrar los frentes.

 

Cuando se le remarca que su nombre hoy está en el centro de la escena, el intendente de Tigre asegura que no es el único. Y destaca a Joaquín De la Torre (San Miguel) y a Luis Acuña (Hurlingam). No es casual la mención de Acuña, quien cada vez está más alejado del mundo K.

 

Con una enorme sonrisa, Massa se despidió de los periodistas y se encamina al escenario principal de la jornada de Seguridad. Allí habló de la seguridad de Tigre, de las cámaras, de lo que invierte el Municipio. Ante la insistencia por sus aspiraciones y sus movimientos, tira como al pasar: “No busco empleo. Soy feliz como intendente de Tigre”.

 

Mariano Suárez. Editor de 0223.com.ar

 

Fernando Rambaldi cosecha apoyos de Juntos por el Cambio y abre el lobby hacia el PJ para eliminar el peaje de La Calera. 
El senador nacional por Entre Ríos Edgardo Kueider

También te puede interesar