Los activistas de Greenpeace detenidos en Rusia, vuelven a sus países

Camila Speziale y Hernán Pérez Orsi, tripulantes argentinos del rompehielos Arctic Sunrise de Greenpeace que pasaron dos meses en prisiones rusas, están en condiciones de volver al país después que la Justicia archivó la causa penal por la que eran investigados.

A diferencia de la mayoría de los tripulantes del rompehielos que pasaron los últimos tres meses en Rusia tras ser detenidos por intentar abordar una plataforma petrolífera en aguas del Ártico, los argentinos la brasileña Ana Paula Maciel no necesitan visado de tránsito para cruzar la frontera rusa. Tanto Argentina como Brasil tienen sendos acuerdos bilaterales sobre la exención de visados con Rusia.

 

Veintinueve de los treinta tripulantes del Arctic Sunrise fueron notificados sobre el archivo de la causa penal y podrán abandonar Rusia en los próximos días.

 

La mayoría de la tripulación inició los trámites para recibir un visado de tránsito que les permitirá salir de Rusia en los próximos días.

 

Los treinta tripulantes del Arctic Sunrise pasaron dos meses en prisiones preventivas de las ciudades rusas de Murmansk y San Petersburgo, tras ser acusados de vandalismo por tratar de abordar una plataforma petrolífera en el Ártico.

 

Los tripulantes del Arctic Sunrise fueron detenidos en aguas del Artico ruso el pasado 19 de septiembre en una operación desplegada por la guardia fronteriza cuando intentaban subirse a la plataforma petrolífera Prirazlomnaya del gigante gasístico ruso Gazprom, al que Greenpeace acusa de incumplir las medidas de seguridad y poner en peligro el ecosistema de la zona donde opera.

 

Acusados en un principio de piratería, los activistas ingresaron por orden de la Justicia en prisión preventiva por dos meses. Tras pasar ese plazo, el Comité de Instrucción ruso modificó la acusación por otra más leve (vandalismo).

 

Las Más Leídas

También te puede interesar