Política

Marín, el empresario cercano a Massa y Macri en medio de un escándalo

Guillermo Marín, el empresario que llevó a Roger Federer al Tigre de Sergio Massa y a Usain Bolt para correr con Mauricio Macri, estaría involucrado en una situación más que particular donde se habla de lavado de dinero cercano a narcos colombianos.

Un escándalo que rodea al entorno de Leonel Messi, alcanza a un reconocido empresario argentino. Guillermo Marín, el encargado de traer a Roger Federer a jugar un partido en Tigre, tierra que maneja el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y promover una carrera entre el hombre más rápido del mundo, Usain Bolt, con el metrobus de Mauricio Macri, quedó involucrado en una tensa situación.

 

Según publica el diario El País de España, la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil investiga “por supuesto lavado de dinero del narcotráfico colombiano” a la  red que “pudo utilizar para sus ilícitos fines eventos deportivos como los “partidos benéficos” que convocó al máximo referente de la selección argentina con otros jugadores profesionales de renombre en diferentes países de América.

 

En el artículo se cuenta que Andrés Barco, al que se considera el “presunto cabecilla de esta trama” de blanqueo, se “desplazó directamente desde Colombia a Barcelona para verse con el empresario argentino Guillermo Marín”. A través de su empresa Imagen Deportiva, es como se lo vincula al hecho por quien que “gestiona los partidos benéficos del astro argentino”.

 

Uno de los detenidos en la causa, Jairo Alberto Criado, declaró hace poco tiempo sobre el hecho y habló de Marín. “El motivo de ir directo a Barcelona era porque Andrés Barco había hablado por teléfono con Guillermo Marín, un empresario argentino mánager de Lionel Messi y habían acordado tener una reunión sobre un negocio que el argentino quería proponer a Barco; en concreto la celebración de un partido de fútbol amistoso teniendo como protagonista a Messi”.

 

Los polémicos dichos fueron acrecentándose cuando se refirió a una importante cantidad de dinero. “El acuerdo fue que Andrés Barco entregaría cuatro millones de euros a Guillermo Marín para que él se encargara de buscar y contratar a los jugadores participantes. Y Marín sería la persona encargada de pagarles”.

 

En medio de este panorama, Marín habló con el diario Clarín  y dijo que “antes de tocar el billete de un narco, me pego un tiro”. Además, planteó: “tengo todos los papeles para demostrar que no tengo nada que ver”.

 

Con los pergaminos de “un gran visionario”, en medio de esta situación, espera traer a Kobie Briant al país, además de llevar adelante la despedida de Gabriel Milito, uno de los ídolos del Club Atlético Independiente, algo similar a la organización del “adiós” de Ariel Ortega, referente de River Plate.

 

“Si me citan, iré sin problemas”, advirtió Marín, quien todavía no recibió una citación formal de la justicia española.

 

Boleta única de papel para las PASO
Javier Milei junto a gobernadores en Tucumán.

También te puede interesar