X
La Corte de EE.UU desestimó la apelación del Estado argentino y no tomará el caso, según reportaron agencias internacionales. Aún continúa vigente la suspensión del pago a los bonistas que no entraron al canje de deuda hasta que se resuelva otra parte del caso, con lo que la Argentina ganaría tiempo para analizar la nueva estrategia legal sin caer en default.
Redacción 07/10/2013 9:18

La Corte Suprema de los Estados Unidos se negó a revisar el caso de Argentina contra los holdouts, según informó la agencia Bloomberg. Todavía se desconocen las razones del rechazo del máximo tribunal de EEUU y aún existen dudas sobre el “stay” o suspenso. La decisión significa que no revisará la sentencia que dictó la Corte de Apelaciones de Nueva York a fines del año pasado.

El rechazo actual es por el pari passu, cuando a nivel judicial se determinó que el país evadió obligaciones contractuales al no considerar a sus acreedores de manera equitativa.  Sin embargo, la Argentina puede realizar otro pedido por la fórmula de pago. En el comunicado de la Corte, se detalló que la jueza latina Sonia Sotomayor no tomó parte en la consideración de este pedido.

La Argentina ahora tendrá que esperar el resultado de su pedido en banc ante la Cámara de Apelaciones por la fórmula de pago. Si lo rechaza la Cámara, la estrategia del Gobierno es apelar por este tema ante la Corte Suprema de Estados Unidos. Se estima que esto sucederá a principios de 2014.

La semana pasada, el juez Thomas Griesa le prohibió al Gobierno que pague en Buenos Aires a los bonistas del canje a través de un escrito, y que el país no busque evadir la sentencia en los tribunales de Estados Unidos.

En dicho escrito, el magistrado remarcó que “el 26 de agosto de 2013, la presidente Cristina Kirchner anunció en un discurso televisado a nivel nacional, que la República establecerá los procedimientos para que los titulares de los bonos puedan sustituir estos instrumentos por otros casi idénticos que se pagarán en el país, en un aparente intento de eludir las directivas del fallo del 23 de febrero”, remarca Griesa, en el sentido de que el país tiene su sentencia en suspenso en parte porque se comprometió a no evadir las órdenes judiciales.

Esta lucha legal ha planteado la posibilidad de un nuevo default para el país y llevó Standard & Poor´s, Fitch y Moody´s a bajar las calificaciones de bonos del país. En su conferencia anual, la calificadora Moody’s aseguró que “es probable” que la Argentina entre en default, aunque aún se desconoce si será por la totalidad de la deuda o sólo la porción correspondiente a bonos en ley extranjera.